Archivo de la etiqueta: reseñas

TRAS LAS LÍNEAS

Hace tiempo escribimos una entrada sobre el libro Reparar la escritura de Daniel Cassany y señalamos que no sería la única obra a la que haríamos referencia porque Daniel, desde el comienzo de su tarea como investigador, divulgador y profesor, nos ha enseñado y guiado en aspectos fundamentales relacionados con la didáctica y metodología en la enseñanza aprendizaje de las lenguas.

De Daniel destaca su capacidad para hacer comprensible y sencillo lo complejo, su capacidad para ver más allá del día a día y ofrecer pautas y caminos que sirven de ayuda real y práctica a los docentes preocupados en su tarea.

Tal y como comentamos en el post anterior, su trabajo en los últimos tiempos se ha centrado más en el ámbito de la lectura crítica por lo que hoy vamos a referenciar un ensayo publicado por Anagrama en el año 2006   y cuyo título es Tras las líneas. Sobre la lectura contemporánea. En él se abordan aspectos relacionados con las nuevas prácticas de lectura en el S XXI.

Daniel Cassany profesor de discurso en la Universidad Pompeu y Fabra afirma que uno de los factores que está transformando el acto de leer es “nuestra conciencia de que todo texto esconde una ideología, desde un artículo científico hasta una sentencia judicial”. Esto implica que es esencial “enseñar a la ciudadanía a leer ideología” lo que supone enseñar a aproximarse a los textos de forma crítica.

“Tras las líneas” explora, mediante ejemplos prácticos, las transformaciones que ha sufrido la lectura en su paso del papel a la pantalla y las repercusiones que esto trae, como la necesidad de aprender a leer webs, a discernir el “grano de la paja” … y todo ello en un marco escolar que evoluciona a un ritmo menor del que evoluciona la sociedad.

“Tras las líneas” intenta posicionar al lector y motivar una lectura crítica, para ello introduce “tres falsedades premeditadas” que se deben descubrir y cuyas soluciones se encuentran en la página personal del autor.

En palabras de Cassany “En cada lugar, en cada momento, leer y escribir han adoptado practicas propias, en forma de géneros discursivos particulares”. Conocer esos géneros es necesario para saber dónde se encuentra la información relevante y dónde “está socialmente permitido hacer nuestra aportación como lectores”.

La primera parte del libro denominada “Leer la ideología” nos introduce en el sesgo ideológico que tienen todos los discursos y, por lo tanto, en la necesidad de comprender su contenido y la ideología que en ellos hay oculta.

Cassany distingue tres planos en la comprensión de los textos: él que denomina las líneas y hace referencia a la lectura literal del texto. Entre líneas que tiene que ver con lo que está implícito en el texto y detrás de las líneas que permite comprender el texto con la ideología que en él subyace.

El autor señala que la comprensión crítica de un texto implica analizar el discurso a partir de la elaboración de inferencias que requieren una conciencia crítica y propone una serie de recursos para propiciar dicha comprensión.

La segunda parte del libro Leer en otras lenguas se centra en la complejidad de leer en otras lenguas que no sean la materna estableciendo las diferencias entre lo que él denomina lectura intracultural y lectura interculturual  y donde aparece el término “multiliteracidad “entendida como el uso de varias lenguas, registros, géneros discursivos, entre otros aspectos.

La tercera parte del libro Leer en la pantalla nos habla de nuevo de literacidad, pero asociada a nuevas prácticas y estrategias de lectura. “La literacidad electrónica nos hace más conscientes de la naturaleza social del discurso y de la función de coautoría que ejercemos todos en la construcción del entramado discursivo de una comunidad”.

La última parte de libro, Leer ciencia se centra en los textos de divulgación científica como medio para democratizar el conocimiento y, por lo tanto, la necesidad de asumir una postura crítica ante ellos dado ese “carácter de divulgación” necesario para llegar a la comunidad, lo que implica un peligro de sesgo ideológico al” tener que seleccionar algunos datos de acuerdo a la relevancia que puedan tener en la sociedad”.

Finaliza este ensayo con unas reflexiones que nos llevan a replantearnos la concepción de comprensión lectora que teníamos hasta el momento.

Siempre es recomendable leer a Daniel Cassany y el libro que hoy os referenciamos, seguro que nos plantea muchas cuestiones como docentes.

Autor: Daniel Cassany

Título: Tras las líneas. sobre la lectura contemporánea

Editorial: Anagrama 2006

LAS COSAS DEL DECIR

Los títulos de los libros son importantes, “Las cosas del decir” es un título importante porque no solo la elección de sus palabras es perfecta, sugerente y motivadora, sino porque es un libro fundamental sobre el Análisis del discurso, al igual que son fundamentales las autoras del mismo Helena Calsamiglia y Amparo Tusón.
Se citan aquí unas palabras de la presentación:
“El interés por el análisis del discurso no ha hecho más que crecer en las últimas décadas… la atención al uso lingüístico contextualizado se está implantando de pleno derecho no solo en los ámbitos académicos si no también en otros muchos ámbitos profesionales en los que el trato personal, la discusión, la negociación o la correspondencia ocupan un lugar principal”.
Estas palabras son de 1999, han pasado unos cuantos años y la realidad es que los avances en este campo todavía están bastante lejos de ser realidad en muchas aulas. Por ello, “Las cosas del decir” sigue siendo un libro de referencia para aquellos docentes que entienden el uso lingüístico contextualizado y el discurso como una práctica social, una relación dialéctica.
El libro está organizado en tres partes:
La primera aborda la noción de discurso para pasar en los capítulos dos y tres a caracterizar las dos modalidades de realización del discurso: el oral y el escrito. En ellos se describen las diversas situaciones de enunciación, sus principales prácticas discursivas, cómo se adquiere la competencia oral y escrita, los elementos de cada una y sus características.
La segunda parte, dividida en cuatro capítulos se centra en los aspectos más relevantes del estudio del discurso, es decir, la importancia del contexto en el análisis del discurso, las personas del discurso, la importancia que se concede al sujeto, no sólo en la producción y recepción del discurso, sino también como su protagonista fundamental, las relaciones interpersonales y los fines del discurso.
La tercera y última parte plantea los mecanismos de organización discursiva y textual.es decir, aspectos como la coherencia y la cohesión, el concepto de género y las tipologías textuales, los modos de organización del discurso (narración, descripción, argumentación, explicación y diálogo), el registro y los procedimientos retóricos.

Una lectura de gran interés para los docentes de lenguas que os animamos a leer.

Título: Las cosas del decir Manual de análisis del discurso
Autoras: Helena Calsamiglia Blancafort y Amparo Tusón Valls
Editorial: Ariel lingüística 1999

El discurso oral formal o el reto de trabajar la oralidad en el aula

Cuando hablamos de lengua oral y de enseñar la competencia oral en el aula nuestro referente durante todos estos años ha sido y es Montserrat Vilà,

Desde que en el 84 -cuando el trabajo de lengua oral era casi inexistente en las aulas-  descubrimos ese librito (ya descatalogado, por supuesto) llamado Expresión oral, en el que  nos ofrecía importantes claves y actividades para desarrollar la didáctica de la lengua oral, hasta la lectura de sus últimas aportaciones -mucho más elaboradas-, Montserrat Vilà nos ha guiado al igual que ese faro de la portada de su libro, para caminar hacia un planteamiento serio y sistemático del trabajo de la expresión oral en las aulas.

En todo este tiempo, además, hemos tenido la oportunidad de tomar parte en varios de los cursos que imparte sobre el tema, e incluso organizarlos desde los Berritzegunes, y siempre nos han maravillado, no solo su fundamentación teórica y sus propuestas didácticas, sino también su extraordinaria competencia oral que constituye un magnífico modelo práctico para el profesorado. 

Estaremos de acuerdo seguramente en que tradicionalmente la lengua oral ha sido la gran olvidada en las aulas. Seguro que si preguntamos a cualquier docente de lenguas si le parece importante trabajar la lengua oral nos dirá que por supuesto, sin embargo esto no ha tenido un reflejo real en las programaciones didácticas ni en la práctica de aula. 

En épocas pasadas, y especialmente en el caso de las primeras lenguas, se creía que la lengua oral se adquiría en la familia o en los primeros años de escolarización, por lo que la escuela tenía que centrarse casi exclusivamente en la lengua escrita. En las últimas décadas, siendo ya conscientes de la importancia que el dominio de la lengua oral tiene para el aprendizaje y para la competencia social y profesional del alumnado, no ha sido tampoco fácil sistematizar en las programaciones didácticas el trabajo sobre lengua oral debido a la dificultad para explicitar los contenidos y estrategias a trabajar, al esfuerzo añadido que suponen estas actividades para la gestión del aula, a la problemática para registrar adecuadamente las prácticas orales, a la falta de criterios y herramientas de evaluación del discurso oral, etc.

Es verdad que las nuevas tecnologías han venido a subsanar algunos de estos inconvenientes y, hoy en día, podemos decir que el alumnado realiza más prácticas orales y que incluso crea discursos  orales o audiovisuales más a menudo, pero quizás no es tan claro que haya un trabajo previo sistemático que permita que esa competencia oral que ahora ponemos más en juego mejore y resulte más eficaz. No se trata solo de hablar sino de aprender a hablar mejor, en diferentes contextos y con diferentes finalidades.

Ahí es donde la aportación de Montserrat nos puede ayudar sobre manera. Y, entre sus libros, hemos escogido  El discurso oral formal. Contenidos de aprendizaje y secuencias didácticas, que recoge muchas de sus propuestas anteriores de una manera más desarrollada y estructurada y que da respuesta a muchos de esos interrogantes o dificultades con los que nos hemos topado en este tema. Es un libro coordinado por ella y compartido con otros autores con los que a menudo colabora (J.M. Castellà, A. Cros, M. Grau…).

Como el subtítulo ya anuncia, el libro, tiene  dos grandes partes. La primera, más teórica, se centra en los aspectos discursivos y en las estrategias retóricas que caracterizan a los géneros discursivos orales, y que constituyen el corpus de contenidos propios de la lengua oral formal. Entre ellos se analizan las estrategias comunicativas de la exposición oral, los rasgos lingüísticos y discursivos de la argumentación oral,  los recursos de modalización para adecuarse a la situación comunicativa, el valor de los elementos no verbales en la comunicación oral, etc.

La segunda parte se centra, por contra, en los aspectos metodológicos y es eminentemente práctica. Se aportan criterios metodológicos para orientar la didáctica de la lengua oral en el aula y se propone el modelo de la secuencia didáctica como el vehículo ideal para poner en práctica este trabajo. El resto del libro son precisamente varios ejemplos de secuencia didácticas que muestran cómo seleccionar los objetivos y contenidos de aprendizaje, qué tipo de actividades proponer, cómo llevar a cabo una evaluación formativa y cómo organizar la interacción en el aula… Son propuestas ya elaboradas que nos pueden servir de base para nuestra programación. Sus títulos son los siguientes:

  • La explicación de un tema académico
  • La discusión oral: argumentos y falacias
  • La defensa de un punto de vista
  • La modalización
  • La lectura en voz alta: enseñar a leer para comunicar

Leer -y escuchar si es posible- a Montse Vilá es siempre un placer. Por eso, antes de acabar queremos citar también otras publicaciones suyas que nos parecen fundamentales como “Juegos de expresión oral y escrita” que ofrece una colección de recursos sencillos basados en el juego, “Entender(se) en clase. Estrategias discursivas y habilidades comunicativas” sobre las estrategias comunicativas de los docentes  o la imprescindible  “Enseñar la competencia oral en clase. Aprender a hablar en público”, dentro de la colección 10 ideas clave, de Editorial Grao. Esperamos que su lectura os resulte tan inspiradora como lo ha sido siempre para nosotras.

 

EL JUEGO INFINITO

J.Carlos Mtz

Nuestro compañero J. Carlos Martínez, profesor de Secundaria-Bachillerato en el IES Julio Caro Baroja, acaba de publicar su último libro El juego infinito.

Citando sus palabras “El juego infinito es una historia de adolescentes que ocurre en nuestra misma localidad, Algorta, en un centro escolar. Después de muchos años en esta profesión, y alentado por amigos y alumnos, finalmente decidí contar esta historia con el conocimiento y la sensibilidad que tenemos quienes amamos esta profesión. Es decir: desde dentro.”

El juego infinito trata de una historia contada por el propio Juego. El tablero, para esta partida, será la vida misma discurriendo en un aula de instituto de tercero de secundaria. Las fichas serán las protagonistas y destinatarias del caprichoso designio de sus maniobras y… ¿Por qué? Porque es así precisamente como funciona esto.

En esta historia veremos fichas deambulando por veintiún episodios como si de veinte etapas del juego se tratase: el Juego de los objetos, el Juego de las identidades, el Juego del líder, el Juego del qué ocurriría si…,  pasapalabra, premios y castigos; el del aburrimiento, el de polis y cacos, el Juego de los celos, el de la amistad, el de verdad o mentira, el Juego de los deseos, el de las tinieblas, el de quiero morirme… El Juego infinito.

Desde aquí queremos felicitar a J. Carlos y os animamos a conocer su novela y, si así lo queréis, podéis poneros en contacto con él ya que está dispuesto a pasar  por vuestro centro a dar una charla sobre cómo se gestó el libro y cómo escribir un libro.

Correo electrónico  jcmarxtinez@gmail.com