Archivo de la etiqueta: competencias básicas

TRATAMIENTO “INTEGRAL” DE LENGUAS…¿DE QUE ESTAMOS HABLANDO?

alphabet-1223622_1280

crédito de la imagen

El capítulo 11 del actual decreto curricular de la CAPV tiene como título “Tratamiento Integrado e Integral de Lenguas”.  La primera parte de este titular se refiere a un planteamiento didáctico de las lenguas curriculares conocido y vigente desde la época de la LOGSE y que coméntabamos en la entrada anterior. Sin embargo, la segunda parte del titular nos remite a un nombre más novedoso, al menos en apariencia.

El Tratamiento Integral de las lenguas se caracteriza en este mismo artículo con estas palabras “El tratamiento integral de las lenguas requiere que todo el profesorado, tanto el de lenguas como los de las áreas y materias no lingüísticas, cooperen conjuntamente en el desarrollo de la competencia comunicativa. A la misma contribuirán todas las formas de expresión propias de los conocimientos correspondientes a cada área o materia y todas las situaciones y experiencias lingüísticas que se desarrollan en cada una de las lenguas vehiculares.”

Es decir, que debajo de este término subyace la competencia en comunicación lingüística y todas las medidas que han de tomarse  en un centro para favorecer su desarrollo. Por ello, nos preguntamos si era necesario acuñar otro término nuevo (una complicación añadida más en este magma de términos curriculares que nos envuelve) o no. Parece que cada reforma educativa, cada decreto curricular….se complace en crear su nuevo vocabulario, un lexicón diferente, aunque en la mayor parte de los casos se siga refiriendo a los mismos conceptos. El cambio de etiquetas sólo conlleva un trabajo de interpretación y asimilación añadido para que el profesorado y los centros adopten las novedades relevantes y las vayan introduciendo en su práctica.

Por desgracia, el nuevo decreto curricular es un magnífico ejemplo de esta necesidad de los equipos políticos de renombrar la realidad (aunque sin cambiarla) para dar la falsa impresión de  que están creando marcos conceptuales novedosos. La lista es bastante extensa, pero por dar un ejemplo se puede hablar de la división de las competencias en dos grupos diferenciados (tranversales y disciplinares), del cambio de nombre de todas ellas cuando aún se estaba tratando de familiarizar a los centros con los anteriores, etc.

En relación con el tema de esta entrada, el Tratamiento Integral de Lenguas, creemos que debajo del término están todas las decisiones, organizativas y metodológicas, que un centro debe tomar para favorecer el desarrollo de la competencia en comunicación lingüística. Solo eso, pero tampoco menos.

El conjunto de estas medidas conforma un amplio listado y las decisiones alcanzadas y las acciones para poner en práctica estas decisiones deben recogerse en el Proyecto Lingüístico de Centro, documento imprescindible para promover la mejora de la competencia en comunicación lingüística del alumnado.

En estos tres documentos que os enlazamos a continuación se recogen una serie de cuestiones que, a nuestro juicio, corresponden a la mayor parte de los aspectos que tanto en el nivel organizativo como metodológico, deben organizar la reflexión y toma de decisiones de los centros sobre la Competencia en Comunicación Lingüística, o si lo decimos de manera “más moderna” sobre el Tratamiento Integral de Lenguas.

Criterios de organización de las Lenguas

Decisiones metodológicas en las áreas lingüísticas

Decisiones metodológicas en las áreas no lingüisticas

Os dejamos también esta presentación con ideas y sugerencias para el trabajo en el centro en torno a la Competencia en Comunicación Lingüística:

Imagen1

 

COMPETENCIAS, PROBLEMAS, SITUACIONES…

problemas

Crédito de la imagen

Desde que las competencias básicas empezaron, en el 2007, a asomar en el currículo, comenzamos a escuchar de manera asidua los términos “situación”, “problema”… Desde las primeras definiciones de las competencias básicas, podemos observar su presencia. DeSeCo  ya en el 2003  definió el concepto competencia como “la capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada”. Además, la competencia “supone una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones, y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz”. En el documento de MEC sobre las competencias clave se expone …”Las competencias, por tanto, se conceptualizan como un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales.”

Con el paso del tiempo, el concepto de situación problema como motor de una secuencia de aprendizaje de tipo competencial ha ido ganando terreno. No es que no existiera con anterioridad, puesto que la contextualización de los aprendizajes, las tareas ligadas al aprendizaje activo, etc. llevan ya mucho tiempo formando parte de nuestro quehacer didáctico. Pero, en estos momentos, en los que las competencias básicas son el eje del currículo y en los que el aprendizaje del alumnado se mide por el grado de desarrollo de las mismas, estos conceptos se hacen indispensables para guiar la tarea didáctica.

En efecto, para promover el desarrollo de competencias es necesario plantear retos, problemas, situaciones a los que el alumnado tenga que responder movilizando sus conocimientos, estrategias, habilidades, actitudes… y adquiriendo en ese proceso otros nuevos.

El desarrollo de las competencias exige unidades de aprendizaje que como punto de partida planteen una SITUACIÓN, en un CONTEXTO concreto, que suponga un RETO o PROBLEMA y que desemboque en una TAREA que intente dar respuesta al problema planteado. Estos tres elementos son los componentes básicos de las situaciones problema que configuran el archivo de situaciones en el que hemos estado trabajando a lo largo de este trimestre desde el Berritzegune Nagusia.

Imagen2

Las situaciones problema pueden tener en el marco de una unidad didáctica dos finalidades diferenciadas:

  • Antes de los aprendizajes: como motor de la unidad didáctica para introducir los contenidos y hacer progresar al alumnado.
  • Después de los aprendizajes: para evaluar los contenidos adquiridos en función de las competencias esperadas.

Este conjunto o archivo de situaciones tiene como finalidad dar al profesorado ideas y modelos que puedan introducir en su práctica para otorgar a sus unidades didácticas un sentido más competencial.

El archivo de situaciones está organizado por etapas y dentro de cada una de ellas, por áreas, materias o ámbitos según la organización de cada una de ellas. Todas ellas siguen una misma estructura y tienen los mismos componentes. Os dejamos su referencia como material de ayuda. Podéis encontrarlo en esta página web, en la subpágina correspondiente.

Imagen1

 

101… ACTIVIDADES DE COMPETENCIA AUDIOVISUAL

Crédito de la imagen

Aunque pueda parecer por el comienzo del título de esta entrada que nos remitimos a una conocida película de dibuos animados, lo cierto es que queremos referirnos a algo mucho más serio: una reciente publicación de la editorial Graó, dentro de la colección Biblioteca de Aula.

El nuevo libro que lleva por título “101 actividades de competencia audiovisual” está escrito por Ramón Breu Panella, profesor de Secundaria y conocido especialista en Comunicación Audiovisual.

Crédito de la imagen

El autor sostiene que la competencia audiovisual está relacionada con la competencia comunicativa y que exige, como esta, un adecuado desarrollo de los procesos de recepción y comprensión crítica de los discursos audiovisuales. Para el trabajo con estos procesos  hay dos estrategias clave: la estrategia de comparación de textos breves (cinematográfico, literario, narrativo, ilustrado, etc.) y la estrategia de traducción de textos (por ejemplo, explicar con imágenes un fragmento escrito, narrar de forma oral o escrita una secuencia fílmica…). Defiende, asimismo, la necesidad de un trabajo específico enfocado a la producción eficaz de estos nuevos textos que favorezca el desarrollo de esta competencia audiovisual.

Como indica el título, el libro es una recopilación de 101 actividades sobre el cine. Todas ellas siguen un esquema semejante y tienen los siguientes apartados:

  • objetivos
  • planteamiento
  • material

Se organizan en diferentes bloques temáticos:

  • Actividades preliminares
  • Actividades sobre el precine
  • Actividades sobre los pioneros del cine
  • Actividades sobre el lenguaje y las técnicas audiovisuales
  • Actividades sobre recepción y análisis del cine

Las actividades del libro están pensadas para poder ser utilizadas, con distinto nivel de profundidad tanto en Primaria, como en Secundaria o Educación de Adultos. Las propuestas son muy sugerentes y dan juego para el desarrollo de diferentes competencias, para la discusión y el debate, para el trabajo de aspectos emocionales, para plantear proyectos interdisciplinares…

Como pequeña muestra os avanzamos sobre qué trata la primera actividad del libro que se llama “La primera vez que fui al cine…” ¿Lo recordáis? ¿Sabéis qué película vistéis? ¿Con quien? ¿Dónde? ¿Qué sensación te produjo?…

¿Os imagináis el caudal de recuerdos y de ideas que se pueden extraer a través de propuestas como esta? Os animamos a la lectura del libro, un instrumento valioso para cualquier docente o materia.

NOTA: En el portal Cinescola gestionado por Ramón Breu, podréis encontrar muchas propuestas didácticas para las diferentes etapas educativas en las que a través de actividades concretas se fomenta la lectura crítica y reflexiva de la imagen.

APRENSEÑAR: ¿APRENDER ENSEÑANDO?

A menudo en este blog hemos hablado de aprendizaje cooperativo. Un aprendizaje basado en la interacción entre iguales, en el que dentro del equipo sus miembros ayudan a los otros a aprender y aprenden explicando, argumentando, discutiendo con los iguales.

Comentábamos también que en ocasiones existen algunas opiniones (de algunas familias, alumnos/as académicamente brillantes…) acerca de que el trabajo en equipo va en detrimento del desarrollo académico individual, y siempre hemos argumentado que esa idea es fácilmente rebatible: quién mejor que el profesorado para saber que se aprende sobre todo enseñando. Quienes somos docentes somos muy conscientes de ello, así, cuántas más veces y de más maneras diferentes sea capaz un alumno/a de explicar un concepto o un procedimiento a un compañero en ese proceso de ayuda mutua, más elaborado y profundo será su proceso cognitivo y mejorará su aprendizaje.

Ahora, no sólo la propia experiencia, sino que las evidencias científicas vienen también a darnos la razón.  El nuevo libro de David Durán “Aprenseñar. Evidencias e implicaciones educativas de aprender enseñando” (Narcea, 2014) habla precisamente de esto. 

David Durán (doctor en Psicología y profesor agregado del Departamento de Psicología Básica, Evolutiva y de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona), como experto en el tema del aprendizaje entre iguales y en relación a este último libro apunta: “Las investigaciones disponibles muestran que, en determinadas condiciones, la actividad de enseñar –exclusivamente humana- comporta oportunidades de aprendizaje para quien la desarrolla. Si es así, ¿por qué no promovemos que nuestros alumnos aprendan enseñando a sus compañeros?”.

En el libro se desgranan ideas interesantísimas en torno a este neologismo de “aprenseñar”que, por otra parte, es fácilmente comprensible. Destacamos algunas de ellas:

  • en este escenario de “aprendizaje a lo largo de la vida”, en el que actualmente nos encontramos, para construir una sociedad realmente democrática y sostenible todos/as tenemos que aprender de todos/as.
  • el carácter interactivo y colaborativo de la red, a menudo en contextos no formales,  nos lleva más que nunca al aprendizaje entre iguales (PLE);  este puede ser un buen ejemplo exportable a los contextos formales.
  • diferentes niveles de aprender enseñando:
    • Aprender para enseñar, mejor que aprender para uno mismo.
    • Aprender y explicar, mejor que sólo aprender para enseñar.
    • Enseñar interactuando, mejor que enseñar explicando.
  • diferentes formas de organizar la clase para ofrecer al alumnado la posibilidad de aprender enseñando:
    • aprender elaborando materiales didácticos
    • aprendizaje cooperativo
    • evaluación entre iguales (individuales o en equipo)
    • tutoría entre iguales
    • docencia compartida con alumnos/as
  • diferentes formas de “aprenseñar” como docentes:
    • Pre-activo: preparar las clases aprendiendo.
    • Inter-activo: promover la bidireccionalidad para aprender mientras enseñamos.
    • Post-activo: espacios de práctica compartida y reflexiva para aprender con otros.

imagen_aprendizaje_coopertivo

David Durán participó el pasado 30 de actubre en las 28 Jornadas Pedagógicas de Barakaldo, “LA DIVERSIDAD EN POSITIVO”, organizadas por el Berritzegune de Barakaldo, con una ponencia sobre el tema: “Aprender enseñando”.  Quizás algunos/as de vosotros/as le hayáis podido escuchar. Nosotras no tuvimos la suerte de poder acudir, pero participamos también en las Jornadas coordinando junto con la compañera  del B06 Ixone Akesolo un Taller sobre “Ikasketa Kooperatiboa (Aprendizaje cooperativo)”. En el Blog de la Jornada podéis encontrar información sobre todo ello.

Por otro lado, David Durán, en coherencia con sus planteamientos, ha habilitado una página web donde se puede interactuar en relación a su libro, organizando una especie de tertulia virtual. Os animamos a leerlo y, sobre todo, a experimentarlo en vuestra práctica docente, como profesores/as y con vuestro alumnado.

COMPETENCIAS BÁSICAS: DEL CURRÍCULO AL AULA

Crédito de la imagen

En esta entrada os queremos dar información y poner a vuestra disposición los materiales del curso “Competencias Básicas: del currículo al aula” que tuvo lugar los días 4 y 5 de septiembre dentro de la programación de los cursos de Verano de la UPV.  El curso se organizaba desde el grupo de Desarrollo Curricular del Berritzegune Nagusia y estaba dirigido por Elvira González y Mª del Mar Pérez, asesoras de Ciencias de la Naturaleza y de Lengua Castellana, respectivamente. El curso buscaba reunir tanto a profesorado como a futuros profesores y profesoras para reflexionar, debatir y compartir ideas sobre modos de actuación eficaces para la incorporación de las competencias básicas a la práctica didáctica en las aulas.

El objetivo de este curso era actualizar y revivir la reflexión sobre las Competencias Básicas desde la convicción de que la introducción de las mismas en los currículos de la enseñanza no universitaria a partir del 2007 con el desarrollo de la LOE ha supuesto la mayor innovación del sistema educativo en los últimos años. En efecto, centrar la educación en el desarrollo de las competencias básicas de los futuros ciudadanos y ciudadanas exige buscar modelos pedagógicos centrados en el alumnado, que superen la habitual compartimentación de la enseñanza en disciplinas y que sean adecuados para abordar los retos que plantea una sociedad global y compleja como la que vivimos.  Por ello, la incorporación efectiva de las competencias básicas en las aulas necesita de un proceso de reflexión sobre la práctica para investigar cuáles son las claves metodológicas que favorecen el desarrollo de las competencias basicas desde cualquiera de las áreas o materias de la educación obligatoria.

El curso estaba dividido en seis sesiones con el siguiente contenido y desarrollo. Contamos con el lujo de la presencia  de Fernando Trujillo, profesor de la Universidad de Granada, que abrió  el curso con dos ponencias. En la primera de ellas, reflexionó sobre el concepto de “Competencia Básica” para defender que pueden ser un  motor para el desarrollo integral del alumnado y para la mejora de la Educación Obligatoria por lo que es necesario conquistar el concepto y redefinirlo para reinventar (o revisar) así nuestra mejor versión de la Educación Obligatoria. En la segunda conferencia ahondó en el potencial transformador de las Competencias Básicas para reorientar la actuación educativa y focalizarla en la puesta en práctica de los contenidos en situaciones de aprendizaje complejas y variadas lo cual tiene importantes implicaciones metodológicas, evaluadoras e incluso respecto a las competencias profesionales del profesorado.

Elvira González y Marimar Pérez, asesoras del Berritegune Nagusia, centraron el desarrollo de la tercera ponencia del curso en la metodología. Hay consenso generalizado en que la metodología es un factor clave para el trabajo en torno a la mejora de las competencias claves. La metodología se entiende como el conjunto de decisiones  en torno a todas las variables que configuran los procesos de enseñanza aprendizaje y que  afectan a elementos tan diversos como la organización del espacio y el tiempo en el centro o en el aula, el clima afectivo y relacional de aula o los materiales curriculares. De la concreción de estos factores en un sentido u otro, depende que los procesos de enseñanza aprendizaje promuevan o dificulten el desarrollo de competencias. Efectivamente, el uso adecuado de todas estas variables asegura el desarrollo de las competencias al ofrecer situaciones de aprendizaje en las que es posible tomar decisiones, impulsar el trabajo cooperativo entre iguales, etc. y donde se abren nuevas posibilidades para aprender a aprender.

Carmen Cobo y Carlos Puerta, asesores del Berritzegune Nagusia, abrieron las sesiones del segundo día del curso con una ponencia centrada en la evaluación. La evvaluación es uno de los puntos clave del actual sistema educativo ya que un proceso de evaluación eficaz es considerado como un indicador de calidad de un sistema educativo. La evaluación es el motor de los procesos de mejora; es más que la mera recogida de datos, se convierte en la pieza clave imprescindible para que el profesor preste al alumno la ayuda necesaria, y en consecuencia, pueda valorar las transformaciones que se han ido produciendo a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje. En esta sesión del curso, se abordaron  aspectos relacionados con la evaluación interna y externa de las competencias básicas, en distintos ámbitos de referencia.

 Las dos últimas sesiones del curso, a cargo de Joseba Eguren, Carlos Puerta y Nerea Terán, asesores del Berritzegune Nagusia, se vertebraron en torno al análisis de materiales diseñados específicamente para el desarrollo de las competencias básicas en las aulas. Se presentaron y comentaron ejemplos concretos de actividades didácticas, con el objeto de conocer y reflexionar sobre las claves metodológicas que favorecen dicho desarrollo. Algunas de esas actividades están dirigidas al alumnado de Educación Primaria y otras al de Educación Secundaria Obligatoria, y todas ellas están extraídas de secuencias didácticas, de áreas y materias diferentes, elaboradas desde el Berritzegune Nagusia para facilitar al profesorado la puesta en marcha en sus aula de un trabajo de tipo competencial.

Todas las presentaciones del curso están recogidas en la página web que se creó para el mismo.  Además, podéis encontrar una sección con recursos en relación con las Competencias Básicas que abarca desde aspectos normativos hasta materiales didácticos. Os dejamos su dirección.

Imagen1