Archivo de la etiqueta: aprendizaje cooperativo

III Simposium de Aprendizaje Cooperativo: recordando a Pujolas:

Teníamos intención de volver en septiembre contándoos algunos de los eventos importantes en los que participamos en julio, entre ellos el III Simposium de Aprendizaje Cooperativo, pero no podemos citar este evento sin hacer previamente mención al fallecimiento de  nuestro maestro y compañero, Pere Pujolas.

iiisimposium 2

Esta es la imagen que sus compañeros/as del GRAD de la Universidad de Vic colocaron en su página web el 28 de julio tras su inesperada muerte. Cuando nos enteramos de la noticia, nos parecía mentira que el mismo 1 y 2 de julio hubiéramos estado disfrutando de su compañía y aprendiendo con él en el III Simposium de Aprendizaje Cooperativo que se celebró en Vigo.

Creemos que no podemos hacerle un mejor homenaje a Pere que contaros aquí la maravillosa experiencia de este III Simposium, ya que, en un inicio, él fue uno de los principales responsables de que el aprendizaje cooperativo y,  en concreto, el programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar (CA/AC), haya adquirido en los últimos años la dimensión que tiene actualmente en todo el estado.

iii simposium cartel

Este III Simposium, como el II en Donosti, fue un gran éxito. Más de trescientas personas nos reunimos el 1 y 2 de julio para compartir y aprender de manera cooperativa en Vigo. Estos Simposium no son congresos universitarios al uso, son espacios de participación, horizontales, en los que todos los que acudimos nos sentimos realmente participes del evento; un planteamiento realmente coherente con lo que se propone.

La conferencia inaugural, “El desarrollo de sociedades más inclusivas desde la escuela”, corrió a cargo de la Dra. Ángeles Parrilla Latas de la Universidad de Vigo, y fue realmente inspiradora, por el marco teórico sobre la escuela inclusiva que dibujó y por los ejemplos de experiencias tan interesantes que aportó.

El resto del programa fueron mesas de debate y presentación de experiencias; en todas ellas los protagonistas eran básicamente los profesores y profesoras  que están poniendo en práctica el aprendizaje cooperativo en sus aulas.

En nuestro caso, como  hemos comentado en entradas anteriores, llevamos ya varios años trabajando con muchos centros de la comunidad el aprendizaje cooperativo de la mano de José Ramón Lago y el equipo de VIC, poniendo en práctica en las aulas el programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar (CA/AC), así que la oportunidad de compartir alli nuestras experiencias con personas de diferentes comunidades fue un verdadero lujo.

En las mesas de debate se tocaron los principales retos con los que nos encontramos en la aplicación del aprendizaje cooperativo en los centros;  temas tan sugerentes como:

  • El proceso de construcción del aprendizaje cooperativo del centro
  • Evaluación y aprendizaje cooperativo
  • Participación de las familias en el aprendizaje cooperativo
  • La participación en los equipos con alumnos que se encuentran con mayores barreras para el aprendizaje
  • Competencias básicas y aprendizaje cooperativo
  • Del aprendizaje cooperativo como recurso al aprendizaje cooperativo como contenido (de las estructuras cooperativas al plan de equipo)
  • Aprendizaje cooperativa y las tecnologías del aprendizaje y la comunicación
  • La cohesión del grupo y el equipo y la cohesión social

Por otra parte, se establecieron 11 mesas de comunicación de experiencias, por etapas y temas, en las que participamos con una presentación sobre Aprendizaje Cooperativo y estrategias de lectura:

presentacion simposium

(hacer click en la imagen para entrar en la presentación)

Por último, otro momento muy interesante y emotivo del Simposium fue la presentación de la RED KHELIDÔN de centros para el aprendizaje cooperativo, una red que pretende poner en relación a todos los centros del estado que están actualmente trabajando con el programa CA/AC. El propio Pere la presentó como el que iba a ser en el futuro su principal cometido y compromiso con el programa. Desgraciadamente él ya no podrá liderarlo pero estamos seguros de que el gran equipo que le rodeaba seguirá adelante tanto con la red como con la difusión del aprendizaje cooperativo con la misma ilusión y pasión que él puso siempre en ello.

Volvimos de allí, como todos nuestros compañeros y compañeras, llenas de nuevas ideas, ilusiones y retos, y convencidas de que el aprendizaje cooperativo es un camino inmejorable para avanzar en la consecución de una escuela inclusiva, -como defendió siempre el maestro Pujolas- y en el desarrollo de las competencias básicas.

El material del Simposium no está aún publicado en la red pero en cuanto sea posible lo reseñaremos para que podáis acceder a todo su contenido.

De momento os dejamos algunas direcciones donde podéis encontrar información sobre el tema:

 

 

IZARO OJINAGA TE REGALA UNA ACTIVIDAD TIC

Izaro Ojinaga es, una excelente docente, contagia la ilusión y la  fuerza que pone en cada proyecto. Contar con ella  en esta sección de Bloggendo es un placer y agradecemos de verdad su colaboración. Escuchamos su experiencia en las VII Jornadas Jedi  y le pedimos que la compartiera con quienes nos seguís en el blog. Esta es su propuesta. Gracias, Izaro y hasta la próxima  porque… seguro que muy pronto llevarás un nuevo proyecto  adelante con tus alumnos y alumnas.

Geralt

Geralt

Tuve la suerte de empezar a utilizar los recursos TIC cuando todavía era
estudiante (que en realidad nunca he dejado de serlo). Hace tres cursos académicos cursé el Máster en Formación de Profesorado y fui alumna de un equipo de profesores del área de lengua. (Entre ellos Marcos, con el que aún mantengo contacto). Docentes que impartían no sé qué relacionado con algo llamado TIC.

Hasta entonces, mi experiencia digital como alumna se limitaba a entregar
trabajos de decenas de páginas redactadas en Word y exponer presentaciones con Power Point. Aquellos profesores, en cambio, no me pidieron nada de eso. Tuve que grabar un poema con mi propia voz, crear una entrada para un blog con varios links, incluso me “obligaron” a abrir una cuenta en Twitter y me enseñaron a utilizarlo como herramienta pedagógica.

Por fin alguien me enseñó a utilizar la caña de pescar en vez de calificarme por
la cantidad de peces que había pescado. Cuando terminé el curso, lo que  tuve claro es que quería para mis alumnos lo mismo que quise yo como alumna: herramientas válidas.

Durante estos dos años he diseñado varios proyectos para mis alumnos de
Lengua Castellana y Taller de Prensa. A uno de ellos, quizá al más emotivo de todos, lo titulé Su vida.

Su vida ha sido un trabajo basado en una experiencia real en la que hemos
trasladado el aula de Lengua Castellana de 2º de ESO a una residencia de ancianos.
Se vertebra en cuatro ejes:

Su vida es un proyecto intergeneracional. Es decir, un intercambio intencionado de recursos y aprendizaje entre las generaciones mayores y las más jóvenes que tiene como beneficio mejorar las vidas de sus participantes.

Además, es un aprendizaje servicio. Una metodología que combina el aprendizaje de contenidos, competencias y valores con la realización de tareas de servicio a la comunidad. Parte de la idea de que la ayuda mutua es un mecanismo de progreso personal y social mejor que la persecución obsesiva del provecho individual.

Para llevar a cabo el proyecto hemos utilizado recursos TIC; soporte tecnológico como herramienta para llevar a cabo ciertas actividades.

Para terminar, hemos organizado la clase teniendo en cuenta el aprendizaje cooperativo. Los alumnos han trabajado en grupos heterogéneos de cuatro personas.

Con este proyecto hemos ofrecido un servicio a la comunidad (visitando una
residencia de ancianos) entablando una relación intergeneracional (con sus mayores) para aprender una serie de contenidos de la asignatura Lengua Castellana (la biografía y la autobiografía) utilizando recursos TIC (teléfono móvil o grabadora de voz y ordenador) y organizado en grupos (aprendizaje cooperativo).

Lo hemos dividido en varias fases:

La llamada “Fase 0” la hemos dedicado a la motivación. Nos ha servido para
concienciarnos, compartiendo experiencias que hemos vivido con nuestros mayores. Nos ha servido, además, para cohesionar grupo y acercarnos más a nuestros compañeros.

La “Fase 1” la hemos trabajado mediante un cuaderno dedicado a la documentación. En esta etapa del proyecto nos hemos acercado al género de la
biografía y la autobiografía. Además, hemos preparado la visita. Decidimos qué les queremos preguntar, qué deberíamos preguntarle de cara a nuestra producción final y cómo lo íbamos a hacer.

En la “Fase 2” hemos visitado la residencia de ancianos, entrevistando a una
persona que vive allí. (Hemos grabado la entrevista en voz).

Después, hemos vuelto al aula y hemos redactado la biografía completa de la persona entrevistada. Para ello, hemos utilizado las grabaciones. Lo hemos llamado “Fase 3”.

Por petición de todas las personas implicadas en el proyecto, decidí incluir al
final una cuarta fase, con una segunda visita a la residencia en la que presentamos nuestros trabajos. Gran acierto, resultó ser lo más emotivo de todo el proyecto.

Sus vidas ha sido un aprendizaje realizado mediante una experiencia real en el
que no solo hemos adquirido contenidos propios de Lengua Castellana, también nos hemos formado en valores.

Izaro Ojinaga Apraiz

APRENSEÑAR: ¿APRENDER ENSEÑANDO?

A menudo en este blog hemos hablado de aprendizaje cooperativo. Un aprendizaje basado en la interacción entre iguales, en el que dentro del equipo sus miembros ayudan a los otros a aprender y aprenden explicando, argumentando, discutiendo con los iguales.

Comentábamos también que en ocasiones existen algunas opiniones (de algunas familias, alumnos/as académicamente brillantes…) acerca de que el trabajo en equipo va en detrimento del desarrollo académico individual, y siempre hemos argumentado que esa idea es fácilmente rebatible: quién mejor que el profesorado para saber que se aprende sobre todo enseñando. Quienes somos docentes somos muy conscientes de ello, así, cuántas más veces y de más maneras diferentes sea capaz un alumno/a de explicar un concepto o un procedimiento a un compañero en ese proceso de ayuda mutua, más elaborado y profundo será su proceso cognitivo y mejorará su aprendizaje.

Ahora, no sólo la propia experiencia, sino que las evidencias científicas vienen también a darnos la razón.  El nuevo libro de David Durán “Aprenseñar. Evidencias e implicaciones educativas de aprender enseñando” (Narcea, 2014) habla precisamente de esto. 

David Durán (doctor en Psicología y profesor agregado del Departamento de Psicología Básica, Evolutiva y de la Educación de la Universitat Autònoma de Barcelona), como experto en el tema del aprendizaje entre iguales y en relación a este último libro apunta: “Las investigaciones disponibles muestran que, en determinadas condiciones, la actividad de enseñar –exclusivamente humana- comporta oportunidades de aprendizaje para quien la desarrolla. Si es así, ¿por qué no promovemos que nuestros alumnos aprendan enseñando a sus compañeros?”.

En el libro se desgranan ideas interesantísimas en torno a este neologismo de “aprenseñar”que, por otra parte, es fácilmente comprensible. Destacamos algunas de ellas:

  • en este escenario de “aprendizaje a lo largo de la vida”, en el que actualmente nos encontramos, para construir una sociedad realmente democrática y sostenible todos/as tenemos que aprender de todos/as.
  • el carácter interactivo y colaborativo de la red, a menudo en contextos no formales,  nos lleva más que nunca al aprendizaje entre iguales (PLE);  este puede ser un buen ejemplo exportable a los contextos formales.
  • diferentes niveles de aprender enseñando:
    • Aprender para enseñar, mejor que aprender para uno mismo.
    • Aprender y explicar, mejor que sólo aprender para enseñar.
    • Enseñar interactuando, mejor que enseñar explicando.
  • diferentes formas de organizar la clase para ofrecer al alumnado la posibilidad de aprender enseñando:
    • aprender elaborando materiales didácticos
    • aprendizaje cooperativo
    • evaluación entre iguales (individuales o en equipo)
    • tutoría entre iguales
    • docencia compartida con alumnos/as
  • diferentes formas de “aprenseñar” como docentes:
    • Pre-activo: preparar las clases aprendiendo.
    • Inter-activo: promover la bidireccionalidad para aprender mientras enseñamos.
    • Post-activo: espacios de práctica compartida y reflexiva para aprender con otros.

imagen_aprendizaje_coopertivo

David Durán participó el pasado 30 de actubre en las 28 Jornadas Pedagógicas de Barakaldo, “LA DIVERSIDAD EN POSITIVO”, organizadas por el Berritzegune de Barakaldo, con una ponencia sobre el tema: “Aprender enseñando”.  Quizás algunos/as de vosotros/as le hayáis podido escuchar. Nosotras no tuvimos la suerte de poder acudir, pero participamos también en las Jornadas coordinando junto con la compañera  del B06 Ixone Akesolo un Taller sobre “Ikasketa Kooperatiboa (Aprendizaje cooperativo)”. En el Blog de la Jornada podéis encontrar información sobre todo ello.

Por otro lado, David Durán, en coherencia con sus planteamientos, ha habilitado una página web donde se puede interactuar en relación a su libro, organizando una especie de tertulia virtual. Os animamos a leerlo y, sobre todo, a experimentarlo en vuestra práctica docente, como profesores/as y con vuestro alumnado.

LA LECTURA COMPARTIDA: UNA ESTRUCTURA COOPERATIVA PARA DESARROLLAR ESTRATEGIAS DE LECTURA

crédito de imagen

En la entrada anterior  reseñábamos el curso organizado por el Berritzegune Nagusia CAMINOS PARA EL DESARROLLO DE LA COMPETENCIA LECTORA. En ella compartíamos las presentaciones de Daniel Cassany (@dancassany) e Isabel Solé, que nos ofrecieron el marco teórico de la competencia lectora. La otra parte del curso, como ya apuntábamos, constaba de diferentes experiencias de centros.

Un eje común entre las  experiencias que se presentaron en el curso fue el uso de la interacción entre iguales como potente estrategia para desarrollar la competencia lectora (tertulias dialógicas, lectura en pareja, lectura compartida…). Frente a la idea más extendida de la lectura como actividad solitaria, hay que decir que la interacción entre iguales ayuda de manera muy significativa a la mejor comprensión de un texto y puede ser igualmente una oportunidad para aprender las estrategias de lectura e incluso el gusto por los libros. Así lo señala Isabel Solé en su libro Estrategias de lectura.

La experiencia que nosotras presentamos en el curso está relacionada con el aprendizaje cooperativo que, como ya hemos comentado en entradas anteriores, venimos trabajando con los centros estos últimos años en un Seminario del Berritzegune de Basauri-Galdakao, vinculado al programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar del equipo de Père Pujolas y José Ramón Lago de la Universidad de Vic.

Aunque casi cualquiera de las estructuras cooperativas que trabajamos en el Ámbito B de este programa son apropiadas para trabajar muchas de las estrategias de lectura que se recomiendan para antes y después de la lectura de un texto (Folio giratorio, Lápices al centro, Parada de tres minutos, Juego de palabras…), hay una que nos interesa destacar especialmente porque  se vincula directamente con la competencia lectora y es muy adecuada para “durante la lectura”: La lectura compartida.

El sentido de esta estructura es que los alumnos en grupos de cuatro se repartan las tareas a la hora de leer un texto. Dividido el texto en cuatro partes, el primero lee el primer párrafo, el segundo hace un resumen de lo leído y los otros dos completan el resumen; ahora el segundo lee el segundo párrafo, el tercero hace el resumen… y así sucesivamente. Así, esa fase de la lectura del “durante” en la que a menudo les dejamos solos frente al texto se ve aquí favorecida por la ayuda mutua. Evidentemente, la comprensión del texto trabajada y conseguida entre los cuatro – incluido el contraste de puntos de vista, las argumentaciones para explicar o discutir el resumen realizado, etc.-  resulta mucho más rico y profundo que la que se puede lograr en una lectura en solitario, y los alumnos que más dificultades tienen contarán con un ayuda extra de sus iguales que colaborarán a que consiga una mejor comprensión del texto y de quienes aprenderá que hacen otras personas para comprender un texto.

Como ya sabemos,  realizar el resumen de cada párrafo según se va leyendo el texto -que es la estrategia que aquí se utiliza- es una de las estrategias que se recomiendan  durante la lectura, pero a nuestro entender esta estructura cooperativa se puede enriquecer  integrando en ella no sólo esta sino otras de las estrategias de lectura propias de la fase de “durante la lectura”, como por ejemplo: marcar y tratar de explicar las palabras desconocidas o difíciles, adjudicar un título o palabra clave a cada párrafo, fijarse en los elementos gráficos si los hubiera, elaborar hipótesis al hilo de la lectura, etc. Así, el primer alumno puede leer el primer párrafo pero el segundo puede, por ejemplo, haber apuntado las palabras desconocidas o difíciles y tratar de explicarlas con la ayuda de los demás, el siguiente hacer el resumen y el último adjudicar una palabra clave al párrafo, o hacer una hipótesis; o el primero, antes de leer el párrafo que le corresponde, se debe fijar en los elementos gráficos, el segundo leerlo, el tercero…, y así sucesivamente, incluyendo diferentes estrategias de lectura. Es decir, que no perdiendo de vista las dos condiciones que deben cumplir las estructuras cooperativas como son la participación equitativa y la interacción simultánea, podemos flexibilizar y adecuar la estructura para convertirla en una potente oportunidad para desarrollar en el alumnado las estrategias de lectura a través de su entrenamiento sistemático dentro de un equipo cooperativo.

En definitiva, se trata de brindar a los alumnos y alumnas situaciones de aprendizaje en las que, ayudados de sus iguales y favoreciendo el intercambio entre ellos/as, tengan mejores experiencias de lectura y puedan ir incorporando estrategias que les permitan poco a poco convertirse en lectores autónomos y competentes

Os dejamos aquí la presentación que utilizamos en el curso para presentar la experiencia.

APRENDER A COOPERAR PASO A PASO (III): El trabajo cooperativo como contenido a enseñar

(crédito de la imagen)

Esta es la tercera entrada que dedicamos a nuestra experiencia en el Seminario de Aprendizaje cooperativo del Berritzegune de Basauri-Galdakao tutorizado por José Ramón Lago (Universidad de Vic). En ella nos centraremos en el Ámbito C del esquema ya conocido que venimos utilizando desde el comienzo: ahora nos ocuparemos del trabajo en equipo como contenido a enseñar, y presentaremos algunos recursos para organizar los equipos, planificar el trabajo y enseñar las habilidades sociales necesarias para el trabajo cooperativo.

(Tomado de la presentación de J.R. Lago Cooperar para aprender. Aprender a cooperar)

A menudo, cuando hablamos del trabajo cooperativo/trabajo en grupo, surgen las típicas dudas “… si, esto está muy bien, las estructuras son muy útiles, pero a pesar de usarlas, en el funcionamiento del grupo surgen muchas dificultades: unos participan más que otros,  hay problemas para asumir responsabilidades, hay alumnos que van mucho a lo suyo, etc.”. Evidentemente. El alumnado no sabe cooperar y la única manera de aprender es “haciendo”: poniéndolo en práctica y regulándolo para conseguir poco a poco equipos verdaderamente cooperativos. De esto precisamente se ocupa el Ámbito C, de enseñar a los alumnos a cooperar.

Así pues, en este Ámbito, se busca la mejora del funcionamiento como grupo a través de la autoevaluación y la autorregulación de los equipos, fijándose siempre, para ello, tanto en lo individual y como en lo grupal.

Para trabajar este aspecto el equipo de José Ramón Lago nos propone básicamente dos herramientas: el Plan de equipo y el Cuaderno de Equipo.

(Tomado de la presentación de J. R. Lago “Plan de equipo”)

La puesta en marcha de un Plan de equipo precisa de dos requisitos:

  • Trabajar con equipos estables
  • Sistematizar  mínimamente el uso de las estructuras en el área durante un periodo suficiente (mes y medio, por ejemplo) para poder aplicar y evaluar el Plan: se programan por ejemplo una o dos Unidades Didácticas (depende de su extensión), en las que de forma habitual se utilizan algunas de estas estructuras (antes de empezar el tema, al inicio, durante su desarrollo y al final).

El Plan de equipo, que debe hacerlo el propio grupo (con la ayuda del profesor, sobre todo al principio), articula fundamentalmente dos aspectos: los objetivos para ese periodo de tiempo: individuales (de cada miembro del equipo) y del grupo,  y los cargos o responsabilidades de cada miembro. El Plan se revisa dos veces durante su puesta en práctica y se evalúa al final para hacer propuestas de mejora que se recogerán en el siguiente Plan de Equipo, y asi sucesivamente.

El Cuaderno de Equipo, por su lado, es una herramienta que recoge de manera personalizada  el funcionamiento de cada grupo: quiénes son, cómo se van a organizar, cargos y funciones, las normas de funcionamiento, los diferentes Planes de Equipo que se van estableciendo, los diarios de sesiones y las revisiones periódicas del equipo. Asimismo, si se trabaja por proyectos, se podrían recoger también los planes del grupo para el desarrollo del proyecto correspondiente: objetivos, planificación del trabajo, autoevaluación, los productos realizados, etc.

En esta presentación de José Ramón Lago se explica detenidamente el objetivo de este ámbito y se aportan ejemplos de plantillas para realizar los planes de equipo que clarifican bastante la tarea.

A nuestro entender, esta parte de la experiencia es quizás la más interesante porque todo este trabajo de reflexión sobre el aprendizaje y de autoevaluación y autoregulación del funcionamiento del grupo permite desarrollar de manera contextualizada y significativa competencias como la de aprender a aprender, la de autonomía personal  y la competencia social y ciudadana, que a menudo, por su carácter transversal  se quedan fuera del trabajo del área.

En la experiencia del seminario, durante el primer año de iniciación, los centros llegan a este ámbito en el tercer trimestre, una vez de que han trabajado la cohesión grupal y han utilizado, de forma más o menos sistemática, las estructuras cooperativas para desarrollar contenidos del área. Este curso, sin embargo, en la etapa de generalización, algunos centros, han trabajado ya desde el principio de manera sistemática con los Planes de equipo. Como en ocasiones anteriores, os remitimos al wiki del seminario (curso 10-11 y curso 11-12) para consultar los informes y los planes hechos por los centros. 

El próximo curso, seguiremos aprendiendo, en la etapa de Consolidación, con el objetivo de ir sistematizando esta metodología de trabajo e ir incorporando nuevos profesores y nuevos centros a la experiencia. Os animamos a que lo probéis; los que lo han hecho repiten.