Archivo de la categoría: Uncategorized

LA DIVERSIDAD LINGÚÍSTICA…

 

imagen2

El próximo lunes, 26 de septiembre, se celebra una vez más el Día Europeo de las Lenguas y su conmemoración es un buen momento para reflexionar sobre cómo se trabaja el tema de la diversidad lingüística en las aulas.

Si nos atenemos a la interpretación que de este tema se hace en la mayor parte de materiales didácticos de ESO o Bachillerato, estos aspectos del aprendizaje lingüístico comunicativo se consideran contenidos de relleno y se despachan con unos apartados sobre la diversidad lingúística en dos unidades didácticas del programa: por un lado se afronta la caracterización de las lenguas del Estado y, por otro, se trabajan las variedades diastráticas y diafásicas de la lengua.

Sin embargo, apenas si aparecen aspectos como las relaciones de las lenguas entre sí, los fenómenos de contacto entre lenguas, los derechos de los hablantes, los procesos de sustitución de lenguas y sus causas… Hay todo un universo de temas relacionados con la diversidad lingüística y con las lenguas y los hablntes que quedan fuera de las interpretaciones habituales que del currículo hacen los libros de texto. Es posible que esta ausencia se deba a que, por lo general, estos aspectos son polémicos, esconden relaciones de fuerza y de poder, traslucen la manipulación a que se ven sometidas, en muchas ocasiones, las lenguas y su utilización interesada como herramienta política.

Pero, pensamos que en un Estado plurilingüe, con cuatro lenguas cooficiales, como el nuestro, este tipo de reflexiones debería formar parte del bagaje que desde la escuela se ofrece al alumnado.Mucho más, si queremos impulsar, como de hecho se hace, el aprendizaje de lenguas extranjeras para favorecer la comunicación y la movilidad en este mundo global al que pertenecemos. Y mucho más, todavía, si pensamos en el número cada vez mayor de lenguas presentes en nuestra sociedad y en las aulas debido a la fuerza de los movimientos migratorios. Solamente con reflexión y con conocimiento sobre los fenómenos lingüísticos se pueden erradicar los prejuicios sobre las lenguas y sus hablantes y favorecer las actitudes positivas hacia la diversidad lingüística.

El trabajo con estos contenidos es de carácter, fundamentalmente, actitudinal por lo que exige utilizar en su tratamiento metodologías participativas que favorezcan el análisis de las realidades lingüísticas y el libre debate sobre las mismas. Es un campo de trabajo que favorece el desarrollo de la Competencia en Comunicación Lingüística y de la Competencia Social y Cívica así como la Competencia de la conciencia y expresiones culturales. En el currículo de Lenguas de la CAPV hay un bloque de contenidos que recoge la Dimensión social de la Lengua en el que se proponen estos aspectos. El criterio de evaluación correspondiente está enunciado de la siguiente manera “Interpretar críticamente la diversidad de realidades lingüísticas y valorarla, mostrando respeto hacia las lenguas y la diversidad lingüística, utilizando conocimientos sociolingüísticos básicos.”

Dentro del proyecto “Hacemos cosas con palabras” integrado en los REA del proyecto Edia del CEDEC hay una propuesta didáctica de nombre las “Las lenguas que nos rodean”. Una de las secuencias de la propuesta, “¿Todas las lenguas son iguales?”,  tiene como objetivo que el alumnado  valore la pluralidad y diversidad lingüística, respete los derechos de los hablantes y destierre los prejuicios lingüísticos.

imagen1

A lo largo de diferentes actividades, los alumnos y alumnas reflexionan sobre el tema de la igualdad de las lenguas y de los prejuicios lingüísticos. Al finalizar esta secuencia deben elaborar un decálogo de acciones o principios en contra de esos prejuicios y en defensa de la diversidad lingüística, que formará parte del mural que es el producto final del todo el proyecto. Para redactar este decálogo utilizan una plantilla de planificación a partir de un modelo de decálogo.

Esperamos que las actividades de esta secuenia os den ideas para introducir la diversidad lingüística en vuestras programaciones.

 

 

PON UN PROYECTO EN TU PROGRAMACIÓN…

imagen2

La llegada del nuevo curso viene siempre cargada de ideas, proyectos, ilusiones…Es el momento más adecuado para planificar la introducción en nuestra práctica de alguna de las innovaciones que pide la sociedad del siglo XXI para conseguir una formación integral de nuestros estudiantes.

Desde la introducción de las competencias básicas en nuestro sistema educativo, la mayoría del profesorado está buscando caminos para adecuar su trabajo a una sociedad que pide el paso de un sistema centrado en los contenidos a otro centrado en el desarrollo de competencias.

Este camino no es fácil porque hay muchos obstáculos: cierta cultura profesional, la rutina, la presión de las familias, la zona de confort…Sin embargo, el principio de curso puede ser el momento más adecuado para poner en práctica una manera distinta de hacer las cosas en las aulas. Para buscar argumentos con los que llenaros de razones para este cambio podéis escuchar este vídeo de Fernando Trujillo.

imagen1

Es posible planificar un proyecto e introducirlo en nuestra programación de una manera relativamente sencilla. Ahora estamos a tiempo para hacerlo.Para ello, es esencial buscar una situación, un reto  comunicativo que pueda ser significativo para nuestros estudiantes y pensar cuál pudiera ser el producto comunicativo que tienen que elaborar para dar respuesta a ese reto. Esta plantilla de Conecta13 os puede ayudar en el proceso de planificación:canvas_proyectos_c13_blog

Asimismo, podéis encontrar en la red muchos ejemplos de los que sacar ideas. Os dejamos para ello unas cuantas direcciones:

Komunikazio proiektuak

Hacemos cosas con palabras

Secuencias didácticas

Symbaloo sobre ABP

A VUELTAS CON LA SITUACIÓN PROBLEMA…

light-bulb-1002783_960_720

Dominio público

En una entrada anterior presentamos el archivo de situaciones elaborado por el grupo de Desarrollo Curricular del Berritzegune Nagusia. Este concepto ligado a la búsqueda de modelos didácticos adecuados para el desarrollo de las competencias, es uno de los ejes del trabajo de los Berritzegunes tanto en su aspecto de formación como en el aspecto de asesoramiento a los centros.

Como ya comentábamos, aunque el nombre puede sonar novedoso, el concepto y el sentido que se esconde debajo de la noción de situación problema no es nuevo. La necesidad de plantear un trabajo en el aula basado en un aprendizaje situado, funcional, motivador… se puede rastrear en palabras de maestros como Dewey: “Una inspección cuidadosa de los métodos que han sido permanentemente exitosos en la educación formal revelará que su eficiencia depende del hecho que ellos vuelven a la situación que causa la reflexión fuera del colegio en la vida ordinaria. Le dan a los alumnos algo que hacer, no algo que aprender…”

La situación problema, el problema, el reto… como se quiera denominarlo afecta a todas las variables metodológicas que determinan la práctica didáctica pero, especialmente, tiene que ver con la organización de las actividades y de los contenidos que se vehiculan a través de las mismas.

En el caso de la enseñanza aprendizaje de las Lenguas la diferencia está muy clara. Frente al modelo más habitual en los materiales didácticos de las editoriales (versión en papel o digital) que se organizan siguiendo los apartados en los que tradicionalmente se describen los sistemas lingüísticos (léxico, morfología, sintaxis…) o las etapas de la Historia de la Literatura; organizar las unidades de enseñanza aprendizaje en torno a situaciones problema supone partir de las necesidades comunicativas del alumnado en los diferentes ámbitos en los que desarrolla o puede desarrollar su actividad (social, personal, académico, profesional…).

Esto supone que frente a un modelo organizativo de tipo analítico en el que los diferentes elementos que conforman una unidad de enseñanza aprendizaje, son independientes, siguen una lógica disciplinar y no tienen relación unos con otros, es necesario apostar por foormas organizativas de carácter sintético en las que todos los elementos de la unidad didáctica están interrrelacionados y al servicio de la consecuención de un producto final que es la respuesta al problema planteado al comienzo de la unidad.

Asimismo, en este planteamiento los contenidos que tradicionalmente  han sido el eje de la organización de nuestra materia, pierden su carácter fundamental para convertirse en elementos de ayuda para la resolución de las actividades y del reto planteado. Además, el eje de organización de estos contenidos se modifica puesto que no tienen por qué seguir una lógica disciplinar sino que se organizan según lo exija la resolución de los problemas comunicativos planteados al alumnado.

Estamos, en definitiva, hablando de algo tan oído y escuchado como el trabajo por proyectos, proyectos de comunicación, el enfoque basado en tareas, el ABP… Oído hasta la saciedad, pero en la práctica… ¿dónde nos situamos en nuestra práctica? ¿Hasta qué punto estamos introduciendo estos métodos de trabajo en nuestras aulas?

El currículo no es un obstáculo, puesto que nos demanda que lo hagamos así, por tanto… ¿te animas a diseñar una situación problema y a organizar una unidad didáctica a partir de la misma?

Te dejamos algunas ideas:

EDUCACIÓN PRIMARIA

EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA

 

 

10 CLAVES PARA LA ELABORACIÓN DE MATERIALES DIDÁCTICOS

Imagen1

Como bien describe la imagen de Néstor Alonso (@arrukero) el profesorado que decide elaborar materiales didácticos para su aula o mejorar los que le proporcionan las editoriales o busca en la red, se encuentra en una difícil encrucijada. Hoy en día, hay una multitud de aspectos en relación con el aprendizaje y la enseñanza que están emergiendo desde propuestas y presupuestos muy diferentes ante los que hay que dar respuesta.

¿Programo por inteligencias múltiples? ¿Cómo desarrollo en mi aula todas las competencias básicas? ¿Cómo integro las TIC? Y el aprendizaje cooperativo…¿introduzco estas técnicas en todas y cada una de las actividades? ¿Qué hago con el Flipped?

Hay tantos aspectos para contemplar que es muy probable que ante la duda, optemos por dejar todo como está abrumados por tan ingente tarea.

La primera medida es mantener la calma. No dejarse llevar por la sensación de que es necesario introducir en nuestros materiales y en nuestras actividades todos estas líneas emergentes y todas ellas a la vez. Es indispensable pararse y pensar. ¿quiénes son mis alumnos y alumnas? ¿Qué necesitan? ¿Qué puedo ofrecerles?

Es indudable que los cambio socio culturales que estamos viviendo, nos tienen que llevar a poner en cuestión ciertas prácticas y rutinas que tienen poco que ver con los aprendizajes necesarios para los futuros ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI. Desde una perspectiva, quizás simplista, pero que encierra en si misma un enorme potencial de cambio nuestro punto de partida es que hay un eje básico del cual surgen después un gran número de cambios: el APRENDIZAJE ACTIVO.

Alejarse del paradigma trasmisivo para acercarse al paradigma de un aprendizaje activo (en cualquiera de sus versiones) es el primer paso para plantear las actividades de enseñanza aprendizaje, la práctica diaria del aula… de un modo diferente, con un enfoque metodológico adecuado a las exigencias de la sociedad actual. Una vez dado este primer paso, todo el conjunto de variables metodológicas se van modificando: el tipo de evaluación, el papel del profesorado, los agrupamientos…

En una charla con los coordinadores del proyecto Sare@Hezkuntza, intentamos reflejar en una presentación cuáles serían los elementos claves de un material didáctico que sea adecuado para los nuevos retos de la institución escolar. Estos elementos serían los siguientes:

  1. El aprendizaje activo que se traduce en creer que se aprende haciendo y no escuchando.
  2. La organización de las actividades que deben formar un todo organizado y no constituir un listado de actividades sueltas y descontextualizadas.
  3. La situación problema o reto que da origen, sentido y funcionalidad a la unidad didáctica, tarea, proyecto…
  4. El acceso a la información, proponiendo diversidad de fuentes y desarrollando el sentido crítico en su valoración e interpretación.
  5. El aprendizaje cooperativo por entender que la interacción es un motor para el aprendizaje.
  6. La utilización de las Tic en el proceso de enseñanza aprendizaje porque leer, escribir, trabajar… en la sociedad digital así lo exige.
  7. La meta-cognición que permite al alumnado ser consciente de su aprendizaje y desarrollar su capacidad de autorregulación.
  8. Las herramientas de andamiaje necesarias para guiar al alumnado en su proceso de aprendizaje.
  9. La evaluación con carácter formativo como elemento que ayuda a aprender y no solo sanciona.
  10. El producto final como muestra del trabajo realizado y respuesta al problema inicialmente planteado.

¿Estáis de acuerdo con estos elementos? ¿Quitaríais muchos de ellos? ¿Qué añadiríais?

Imagen2

 

LOS CURSOS SON PARA EL VERANO…

 

palacio

Crédito de la imagen

Al llegar el verano, aunque esta estación es sinónimo de vacaciones, comienza también a desarrollarse la oferta formativa para el profesorado a través, entre otras entidades, de los cursos de verano de las diferentes universidades.

En la oferta de cursos de la Universidad de Verano de EHU-UPV, dentro del ciclo de Educación hay varios dirigidos y gestionados por asesores del Berritzegune Nagusia:

A través de los vínculos podéis encontrar información más completa sobre el programa de cada uno de ellos y el procedimiento de matrícula que está ya abierta.

Además, para el profesorado de la CAPV todos ellos están dentro del programa de Formación de Profesorado PREST GARA cuyo plazo de inscripción se cierra el próximo día 27.