Archivo de la categoría: Reseña de lecturas profesionales

Reseñas de libros, artículos, etc. que pueden ser de utilidad para la mejora profesional

SIGNOS (teoría y práctica de la educación)

Los profesionales de la enseñanza somos un colectivo singular cuya vida profesional está muy ligada a la práctica, al día al día… que normalmente transcurre, además, con bastante urgencia, con prisas y con pocos tiempos y espacios dedicados a la reflexión. Esto hace que en nuestro gremio sea complicado encontrar formatos y recursos apropiados para la formación continua. Y sin embargo la formación es indispensable, la puesta al día es una exigencia inapelable para poder llevar a cabo una práctica fundamentada y que no se convierta en una sucesión de ocurrencias.

En esa búsqueda de recursos adecuados que puedan cumplir esa función, nos parece que las revistas educativas, con sus artículos, son un formato que pueden realizar un papel de intermediarias entre las lecturas propias de nuestra base epistemológica y nuestra práctica. Las revistas, los artículos nos acercan a temas relacionados con nuestras disciplinas de base y con las innovaciones metodológicas y nos posibilitan profundizar, posteriormente, en los temas que más interés nos han suscitado.

Por esta razón, hoy queremos reseñar no un libro, como en nuestras últimas entradas, sino una revista “SIGNOS” que significó en la década de los 90 una puerta abierta a las innovaciones disciplinares y metodológicas en nuestra área. “SIGNOS” empezó a publicarse en 1990 y mantuvo su publicación impresa durante siete años. La revista estaba editada por el CEP del profesorado de Gijón y su director fue Carlos Lomas, autor de numerosos títulos sobre la enseñanza de las Lenguas y codirector de la revista “Textos”. “SIGNOS” como indica su subtítulo tenía una vocación generalista para hablar de educación en general; sin embargo, dedicó una especial atención a la educación lingüística y literaria y sus páginas están llenas de artículos que se pueden considerar “fundacionales” en relación con estos temas. Su proyecto editorial era una aventura quijotesca al publicar una revista con un contenido de altísima calidad y con una maquetación cuidada en extremo.

Semejante aventura no podía durar mucho teniendo en cuenta la escasa presencia de las revistas profesionales en los centros de enseñanza obligatoria, en los que, por desgracia, no es muy habitual estar suscritos a este tipo de lectura. La revista dejó de publicarse, como hemos indicado en 1997, pero, afortunadamente, sus 22 números están digitalizados y son accesibles en la red a través de “Quaderns digitals” de manera totalmente abierta.

En nuestra opinión, las páginas de “SIGNOS” guardan un pequeño tesoro para todos los profesionales de la educación. Tesoro que os recomendamos degustar con tiempo buceando entre sus páginas para encontrar artículos sobre la educación en general, sobre la formación del profesorado, sobre evaluación, sobre coeducación… Nosotras os presentamos una pequeña selección relacionada con diversos aspectos de la enseñanza aprendizaje de las lenguas: lengua:

El número dos, dedicado a la lengua oral.

El número 5/6 con sendos artículos imprescindibles de Ignasi Vilá y de Felipe Zayas.

El número 7 con el artículo sobre “Ciencias del lenguaje, competencia comunicativa y enseñanza de la lengua” de Lomas, Osoro y Tusón.

El número 11 con el artículo “Prejuicios lingüísticos y enseñanza” de Jesús Tusón.

El número 12, con diferentes artículos sobre los discursos orales.

El número 17 y el número 18 con el artículo de Michael Canale y Merrill Swain que fundamenta el concepto de competencia comunicativa.

Los números 19 y 20 con el articulo de Breen que describe los diferentes paradigmas y enfoques de enseñanza de las lenguas.

El número 21 dedicado al lenguaje y a los medios de comunicación.

.

¡QUÉ LOS DISFRUTÉIS!

La escritura creativa en las aulas. En torno a los talleres literarios

Uno de los primeros títulos que quisimos reseñar en esta pequeña colección de nuestros libros de cabecera fue “Grafein. Teoría y práctica de un taller de escritura”, por ser uno de nuestros primeros descubrimientos recién llegadas a la docencia. Como su nombre indica, nos invitaba a trabajar la escritura creativa en el aula con un montón de propuestas eficaces e imaginativas. 

Quizás haya una parte del profesorado que no sienta tanto la necesidad de trabajar la escritura creativa, de trabajar con el alumnado la producción de textos de  intención literaria. Está claro que nuestro alumnos y alumnas tienen que aprender a escribir adecuadamente pero …” al fin y al cabo nuestro alumnado no va a dedicarse a la literatura…” Es evidente que no. Entonces… ¿por qué es importante trabajar la escritura creativa? 

A nuestro entender, y como se justifica en este libro de Benigno Delmiro  que os presentamos, la gran virtualidad de la escritura creativa es que permite al alumnado un acercamiento a la literatura desde lo vivencial porque la lectura e interpretación de textos literarios se convierte entonces en una experiencia emocional que nos sirve de base para crear nuestros propios textos. Y es en este mismo acto de creación donde los chicos y chicas pueden llegar a entender mucho mejor cuál es la función de la literatura, cómo funciona el lenguaje literario, qué nos aporta la función estética…, a la par que desarrollan su propia creatividad y aprenden a expresar sus emociones.

Sin embargo, la corriente de escritura creativa que tomó cuerpo en los llamados talleres literarios (en España especialmente hacia finales de los setenta y en la década de los ochenta, unidos también al auge de los movimientos de renovación pedagógica) se fue desvaneciendo en las siguientes décadas debido a la introducción en el curriculum y en las aulas de las propuestas  de la gramática del texto, las tipologías textuales, la psicolingüística… que enmarcaban y daban sentido al trabajo de producción  de textos pero centrado en la creación de textos funcionales,  fuera del ámbito literario. Se seguía haciendo creación de textos pero no tanto escritura creativa.

A pesar de esto, el concepto de educación literaria, que ha ido cogiendo fuerza en los últimos tiempos, junto con todo el aporte de herramientas que nos ha llegado del mundo digital parece que han hecho revivir de nuevo esta práctica docente. Hemos visto y vemos en los últimos veinte años propuestas muy interesantes de trabajo de educación literaria unida a la creación/recreación de textos.

Esto nos lleva a revisar de nuevo, además del Grafein, muchos de los libros y autores que nos condujeron por este camino. Y como son tantos, y sería difícil reseñarlos todos, hemos escogido el libro de Benigno Delmiro Coto “La escritura creativa en las aulas. En torno a los talleres literarios” porque el autor hace en él un verdadero compendio de todos ellos.

El libro se divide en tres grandes apartados:

  • La escritura en los aledaños de lo literario. En este apartado hace una reflexión sobre la escritura creativa. La sitúa dentro del desarrollo de la competencia de aprender a escribir pero ahondando en la idea de que desarrollar la escritura creativa de intención literaria, junto con la lectura y la interpretación de los textos, es la mejor manera de acercamiento al hecho literario para nuestro alumnado.
  • Los talleres literarios como alternativa didáctica En este apartado, después de definir la esencia de los talleres literarios, hace un compendio bastante exhaustivo de los principales autores y libros referentes de este ámbito. Desde los primeros talleres en Estados Unidos, pasando por las propuestas “oulipianas” como el imprescindible “Ejercicios de estilo” de Queneau, pasando en Italia por el entrañable Rodari con “La gramática de la fantasía”, parándose en España en el tándem Sanchez-Enciso y Rincón, que nos enseñaron en la década de los 80 a entender la enseñanza de la literatura de otra manera con sus libros “El Taller de la novela”, “El alfar de poesía”…, y sin olvidar las propuestas latinoamericanas, entre las que está por supuesto el citado Grafein, etc. Si alguien está realmente interesado en el tema le resultará muy útil este apartado porque seguramente no están todos los que son pero desde luego son imprescindibles todos los que están. Este catálogo que nos ofrece Benigno nos permite un recorrido por las principales propuestas de talleres literarios a través de la historia. 
  • Algunas propuestas de intervención en el aula. Esta parte es una colección de diez propuestas propias de un taller literario inspiradas en muchos de los modelos arriba citados e inspiradoras asimismo para todo docente que quiera trabajar la escritura creativa.

Benigno Delmiro Coto es catedrático de Lengua y Literatura en Educación Secundaria. Actualmente, trabaja en el IES Rosario de Acuña de Gijón (Asturias). Ha publicado artículos en el ámbito de la enseñanza literaria en diversas revistas y ha colaborado en varias obras colectivas sobre el tema. Asimismo ha participado en numerosas actividades de formación del profesorado y ha dirigido también talleres literarios en otros ámbitos profesionales fuera de la enseñanza reglada. En este libro habla de su práctica pero también hace un recorrido histórico por las referencias más importantes en la escritura creativa. Un libro muy recomendable si quieres bucear con tu alumnado en el mundo de la creación literaria.

 

LAS COSAS DEL DECIR

Los títulos de los libros son importantes, “Las cosas del decir” es un título importante porque no solo la elección de sus palabras es perfecta, sugerente y motivadora, sino porque es un libro fundamental sobre el Análisis del discurso, al igual que son fundamentales las autoras del mismo Helena Calsamiglia y Amparo Tusón.
Se citan aquí unas palabras de la presentación:
“El interés por el análisis del discurso no ha hecho más que crecer en las últimas décadas… la atención al uso lingüístico contextualizado se está implantando de pleno derecho no solo en los ámbitos académicos si no también en otros muchos ámbitos profesionales en los que el trato personal, la discusión, la negociación o la correspondencia ocupan un lugar principal”.
Estas palabras son de 1999, han pasado unos cuantos años y la realidad es que los avances en este campo todavía están bastante lejos de ser realidad en muchas aulas. Por ello, “Las cosas del decir” sigue siendo un libro de referencia para aquellos docentes que entienden el uso lingüístico contextualizado y el discurso como una práctica social, una relación dialéctica.
El libro está organizado en tres partes:
La primera aborda la noción de discurso para pasar en los capítulos dos y tres a caracterizar las dos modalidades de realización del discurso: el oral y el escrito. En ellos se describen las diversas situaciones de enunciación, sus principales prácticas discursivas, cómo se adquiere la competencia oral y escrita, los elementos de cada una y sus características.
La segunda parte, dividida en cuatro capítulos se centra en los aspectos más relevantes del estudio del discurso, es decir, la importancia del contexto en el análisis del discurso, las personas del discurso, la importancia que se concede al sujeto, no sólo en la producción y recepción del discurso, sino también como su protagonista fundamental, las relaciones interpersonales y los fines del discurso.
La tercera y última parte plantea los mecanismos de organización discursiva y textual.es decir, aspectos como la coherencia y la cohesión, el concepto de género y las tipologías textuales, los modos de organización del discurso (narración, descripción, argumentación, explicación y diálogo), el registro y los procedimientos retóricos.

Una lectura de gran interés para los docentes de lenguas que os animamos a leer.

Título: Las cosas del decir Manual de análisis del discurso
Autoras: Helena Calsamiglia Blancafort y Amparo Tusón Valls
Editorial: Ariel lingüística 1999

Ayudando a comprender los textos en el aula

Seguro que los problemas de comprensión lectora son unos de los que más preocupan al profesorado, en general, y al profesorado de lenguas, en particular. “No entienden lo que leen” , “no tienen recursos ante las dificultades de comprensión”, “si no entienden los textos cómo van a aprender los contenidos”, etc.

En una entrada anterior, reseñamos el libro “Estrategias de lectura”, de Isabel Solé, que, para nosotras fue y sigue siendo un referente en este campo. Hoy queremos traer al blog la obra de Emilio Sánchez de Miguel, también inspirador para nosotras desde sus primeros libros, como “Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión” (1986) o “Procedimientos para instruir en la comprensión de textos” (1989), ambos descatalogados actualmente (quizás podáis encontrar una versión en pdf en internet). En el 2010, nos reencontramos con él cuando publica, basado en una investigación de prácticas de aula, “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” junto con una Guía para el profesorado que nos parece un material realmente útil y que queremos compartir con vosotros.

Emilio Sánchez de Miguel es catedrático en el Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Salamanca, y con un grupo de profesores de la Universidad de Salamanca dedicados a la Psicología de la Educación lidera el Grupo A.I.A.P.E. (Aprendizaje, Instrucción y Análisis de la Práctica Educativa)

El propósito principal de este grupo, como ellos mismos apuntan es ” plantearnos cómo conectar los conocimientos generados en el mundo académico con la práctica profesional.”, lo cual es muy de agradecer en un ámbito universitario que, a menudo, teoriza sin buscar demasiados puentes con la experiencia docente de las aulas.

Con dos de compañeros del A.I.A.P.E., García Pérez, José Ricardo y Rosales Pardo, Javier, publica en 2010, en la editorial Grao, el libro “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” .

Este libro, que os recomendamos, da soporte teórico y recoge la experiencia de investigación llevada a cabo con docentes de primaria y secundaria sobre las prácticas de aula en torno a la lectura. Como los autores dicen: “… el núcleo del libro no son los conocimientos teóricos sobre la lectura, sino el análisis de lo que ocurre en las aulas cuando alumnos y profesores leen y usan textos relacionados con objetivos y contenidos instruccionales”.

El libro se divide en tres grandes partes o retos, como ellos los denominan.

El primero es el “Reto del alumno” , que se centra en qué significa comprender, cuáles son las las competencias de un buen lector y cómo se fomenta la comprensión lectora desde la idea de “ayudar a comprender” frente a la de “enseñar a comprender”.

El segundo es el “Reto del profesor”, donde los autores recogen y explican la investigación realizada y se fijan en aspectos del “qué se hace” y “que se podría hacer”, en base a “que se debería hacer”: cómo se organiza la participación de alumnos y profesores durante el desarrollo de una lectura en el aula, si se planifica y cómo se planifica la lectura, qué estrategias de lectura se utilizan, que tipos de ayuda se presta a los alumnos en el proceso de lectura y qué obstáculos hacen tan difícil el cambio.

El tercer y último reto es el “Reto del asesor” que nos da pistas sobre cómo ayudar al profesorado para que ayude a sus alumnos/as.

Vinculada con el libro y la investigación realizada se publicó también en Leer.es, portal al que Sánchez Miguel ha estado muy vinculado desde su inicio, una “Guía para mejorar y trabajar la comprensión durante la lectura del libro de texto en clase” (Secundaria) dirigida más directamente al profesorado (hay una versión que incluye también la experiencia de Primaria), cuya lectura y aplicación os recomendamos muy especialmente. Esta Guía es un material aún más enfocado a analizar la practica de aula con respecto a la lectura de los textos y a proponer estrategias para planificarla desarrollarla y evaluarla mejor. Todo ello con un sentido práctico y realista, sabiendo que las dinámicas de aula creadas no se cambian de la noche a la mañana, y por lo tanto proponiendo un camino, paso a paso, para mejorara nuestras prácticas educativas con respecto a la lectura,

La Guía se divide en cuatro grandes partes:

  • Cómo planificar
  • Cómo evaluar
  • Cómo ayudar
  • Lo que cuesta cambiar

Cada una de los tres primeras, a su vez, tienen la misma estructura dividiéndose en cinco apartados fijos:

  • I ¿Por qué es importante…(en cada caso)?
  • II Algunos ejemplos.
  • III Para pensar en cómo…(en cada caso).
  • IV Un camino hacia el cambio.
  • V Para seguir pensando.

La cuarta parte, sin embargo, con otra estructura, se divide en estos cuatro apartados:

  • I Falta de conciencia del texto.
  • II Confundir temas con logros.
  • III No dar importancia al texto.
  • IV Desmigar.

Esta Guía presenta ejemplos de prácticas reales de profesores/as, tomados de la investigación, sobre cómo planifican y evalúan la compresión de un texto leído en clase y qué tipos de ayudas brindan al alumnado en este proceso. Una virtualidad interesante de este material es que utiliza textos normales, de los que usamos habitualmente en cualquier área cuando vamos a introducir o trabajar un tema, pero el reto es cuestionarnos ¿cómo presentamos el texto al alumnado? ¿proporcionamos alguna ayuda? ¿damos alguna instrucción de cómo hacer la lectura? ¿planificamos la lectura? ¿cómo comprobamos si están comprendiendo? ¿cómo les ayudamos a comprender mejor?… La investigación parece demostrar que hay una distancia importante entre lo que decimos/creemos que hacemos y lo que realmente hacemos. En ese sentido, ver los ejemplos, que los autores van desgranando en base a un protocolo modelo que plantean, es una buena forma de diagnosticar nuestra práctica y ver, a la vez, cómo ir incorporando pequeños cambios que ayuden a que le comprensión del texto sea más efectiva.

La Guía es un material que está en la red en un formato pdf descargable y en formato de presentación digital (el que incorpora también la parte de primaria). Al utilizar ejemplos de textos de sociales u otras áreas nos parece un material muy interesante para compartirlos con todo el profesorado en el caso de querer desarrollar un Plan lector de centro, por ejemplo. Plantea un protocolo de actuación realista, abordable por cualquier profesor de cualquier área y nos hace más conscientes de cómo trabajamos la comprensión de los textos en el aula porque, como decíamos en el título, lo que nos interesa a todos/as es ayudar a nuestro alumnado a comprender lo que leen. Esa es la llave para el resto de los aprendizajes, en la escuela, y en la vida, dentro de la sociedad alfabetizada del siglo XXI.

Es un material fácil de leer y muy vinculado a la práctica. Nosotras lo hemos trabajado en seminarios con profesorado de Primaria y Secundaria y nos parece muy recomendable.

El discurso oral formal o el reto de trabajar la oralidad en el aula

Cuando hablamos de lengua oral y de enseñar la competencia oral en el aula nuestro referente durante todos estos años ha sido y es Montserrat Vilà,

Desde que en el 84 -cuando el trabajo de lengua oral era casi inexistente en las aulas-  descubrimos ese librito (ya descatalogado, por supuesto) llamado Expresión oral, en el que  nos ofrecía importantes claves y actividades para desarrollar la didáctica de la lengua oral, hasta la lectura de sus últimas aportaciones -mucho más elaboradas-, Montserrat Vilà nos ha guiado al igual que ese faro de la portada de su libro, para caminar hacia un planteamiento serio y sistemático del trabajo de la expresión oral en las aulas.

En todo este tiempo, además, hemos tenido la oportunidad de tomar parte en varios de los cursos que imparte sobre el tema, e incluso organizarlos desde los Berritzegunes, y siempre nos han maravillado, no solo su fundamentación teórica y sus propuestas didácticas, sino también su extraordinaria competencia oral que constituye un magnífico modelo práctico para el profesorado. 

Estaremos de acuerdo seguramente en que tradicionalmente la lengua oral ha sido la gran olvidada en las aulas. Seguro que si preguntamos a cualquier docente de lenguas si le parece importante trabajar la lengua oral nos dirá que por supuesto, sin embargo esto no ha tenido un reflejo real en las programaciones didácticas ni en la práctica de aula. 

En épocas pasadas, y especialmente en el caso de las primeras lenguas, se creía que la lengua oral se adquiría en la familia o en los primeros años de escolarización, por lo que la escuela tenía que centrarse casi exclusivamente en la lengua escrita. En las últimas décadas, siendo ya conscientes de la importancia que el dominio de la lengua oral tiene para el aprendizaje y para la competencia social y profesional del alumnado, no ha sido tampoco fácil sistematizar en las programaciones didácticas el trabajo sobre lengua oral debido a la dificultad para explicitar los contenidos y estrategias a trabajar, al esfuerzo añadido que suponen estas actividades para la gestión del aula, a la problemática para registrar adecuadamente las prácticas orales, a la falta de criterios y herramientas de evaluación del discurso oral, etc.

Es verdad que las nuevas tecnologías han venido a subsanar algunos de estos inconvenientes y, hoy en día, podemos decir que el alumnado realiza más prácticas orales y que incluso crea discursos  orales o audiovisuales más a menudo, pero quizás no es tan claro que haya un trabajo previo sistemático que permita que esa competencia oral que ahora ponemos más en juego mejore y resulte más eficaz. No se trata solo de hablar sino de aprender a hablar mejor, en diferentes contextos y con diferentes finalidades.

Ahí es donde la aportación de Montserrat nos puede ayudar sobre manera. Y, entre sus libros, hemos escogido  El discurso oral formal. Contenidos de aprendizaje y secuencias didácticas, que recoge muchas de sus propuestas anteriores de una manera más desarrollada y estructurada y que da respuesta a muchos de esos interrogantes o dificultades con los que nos hemos topado en este tema. Es un libro coordinado por ella y compartido con otros autores con los que a menudo colabora (J.M. Castellà, A. Cros, M. Grau…).

Como el subtítulo ya anuncia, el libro, tiene  dos grandes partes. La primera, más teórica, se centra en los aspectos discursivos y en las estrategias retóricas que caracterizan a los géneros discursivos orales, y que constituyen el corpus de contenidos propios de la lengua oral formal. Entre ellos se analizan las estrategias comunicativas de la exposición oral, los rasgos lingüísticos y discursivos de la argumentación oral,  los recursos de modalización para adecuarse a la situación comunicativa, el valor de los elementos no verbales en la comunicación oral, etc.

La segunda parte se centra, por contra, en los aspectos metodológicos y es eminentemente práctica. Se aportan criterios metodológicos para orientar la didáctica de la lengua oral en el aula y se propone el modelo de la secuencia didáctica como el vehículo ideal para poner en práctica este trabajo. El resto del libro son precisamente varios ejemplos de secuencia didácticas que muestran cómo seleccionar los objetivos y contenidos de aprendizaje, qué tipo de actividades proponer, cómo llevar a cabo una evaluación formativa y cómo organizar la interacción en el aula… Son propuestas ya elaboradas que nos pueden servir de base para nuestra programación. Sus títulos son los siguientes:

  • La explicación de un tema académico
  • La discusión oral: argumentos y falacias
  • La defensa de un punto de vista
  • La modalización
  • La lectura en voz alta: enseñar a leer para comunicar

Leer -y escuchar si es posible- a Montse Vilá es siempre un placer. Por eso, antes de acabar queremos citar también otras publicaciones suyas que nos parecen fundamentales como “Juegos de expresión oral y escrita” que ofrece una colección de recursos sencillos basados en el juego, “Entender(se) en clase. Estrategias discursivas y habilidades comunicativas” sobre las estrategias comunicativas de los docentes  o la imprescindible  “Enseñar la competencia oral en clase. Aprender a hablar en público”, dentro de la colección 10 ideas clave, de Editorial Grao. Esperamos que su lectura os resulte tan inspiradora como lo ha sido siempre para nosotras.