Archivo de la categoría: Reflexiones sobre didáctica

Conversando con…Fernando Trujillo

El pasado 18 de noviembre nos visitó Fernando Trujillo (@ftsaez) en el Berritzegune de Getxo para dinamizar una sesión sobre el Proyecto Lingüístico de centro, de la que ya dimos noticia en el blog.

¿Qúe decir de Fernando? Además de que es un buen amigo con el que hemos colaborado en diferentes proyectos y eventos educativos, resaltar su gran profesionalidad. Es un innovador, dinamizador, formador  y experto sobre todo en didáctica de las lenguas y nuevas tecnologías.  Contar con Fernando es siempre un valor seguro.

Y siempre es un placer también coincidir con él en una cena informal o tomando un café. y charlar sobre los temas educativos que nos preocupan y apasionan.  En esta ocasión hemos querido compartir con vosotros/as también esta pequeña charla.

SESIÓN DE FORMACIÓN SOBRE PROYECTO LINGÜÍSTICO CON FERNANDO TRUJILLO

IMG_7507Este post de Blogge@ndo es en directo, estamos en plena sesión de trabajo con Fernando Trujillo y más de cuarenta docentes de Primaria y Secundaria debatiendo sobre el proyecto lingüístico.

Hemos comenzado con una dinámica de creación de grupos de trabajo en la que teníamos como tarea la construcción de una torre hecha con spaguettis, nubes y cello que fuera capaz de sostenerse por sí sola. Una metáfora que nos permite ser conscientes de la necesidad de hablar, de convencernos de que el proyecto lingüístico no es labor del profesorado de lenguas o de la dirección, que el proyecto lingüístico es tarea de todos porque si no, el proyecto lingüístico es un documento muerto antes de nacer.

Fernando nos da dos definiciones de Proyecto lingüístico:

“El PLC es un proyecto mínimo viable con carácter plurianual, construido con las aportaciones y el consenso de los miembros de la comunidad educativa”.

“El proyecto lingüístico es la organización de los recursos de un centro para la creación de posibilidades de comunicación y aprendizaje eficaces”.

Trujillo “Un abordaje global de la competencia lingüística”. Cuadernos de Pedagogía

Ambas definiciones podrían servir para que un centro se planteara cómo abordar la elaboración de su proyecto lingüístico.

La sesión continúa con una dinámica en el que cada equipo debe diseñar actuaciones relacionadas con el proyecto lingüístico.

Es una actividad práctica en la que partiendo de un supuesto en la que el grupo caracteriza un tipo de centro concreto (primaria o secundaria, entorno, tipo de alumnado, tamaño…) debe ir tomado decisiones planteadas en términos de resultados de aprendizaje, como por ejemplo: cómo fomentar el uso de la lengua oral, cómo mejorar la comprensión lectora , cómo abordar el tratamiento de la expresión escrita en varias lenguas…

Y a partir de ahí llegar a consensos con docentes de otras áreas que no siendo profesores de lenguas sí deben enseñar los géneros discursivos y el léxico propio de su materia. Hablamos de que el alumnado sea capaz de producir un texto escrito coherente, cohesionado y correcto para una actividad del área de ciencias, que sea capaz de realizar un exposición oral sobre un tema de ciencias sociales… Porque todos debemos obtener los resultados de aprendizaje deseados.

La conclusión de estas reflexiones nos lleva a decir que solo cuando hablamos de resultados de aprendizaje concretos nos movemos en la realidad y es cuando la elaboración del proyecto lingüístico es una tarea asumida por todos los docentes.

Un paso más que tenemos que plantearnos es la evaluación de esas actividades porque “Se toca suelo cuando me planteo cómo lo evalúo”

En nuestro proyecto lingüístico, si realmente queremos que no sea papel sin más, si queremos que sea una herramienta viva y que ayude en la mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje debemos plantearnos una serie de preguntas:

Preguntas macro

  • ¿Cómo se trabaja la CCL en las áreas lingüísticas?
  • ¿Qué relación hay entre las áreas lingüísticas?
  • ¿Cómo se trabaja la CCL en las áreas no lingüísticas?
  • ¿Qué relación hay entre las áreas lingüísticas y las no lingüísticas?

Preguntas micro

  • ¿Cómo se trabaja la oralidad en el aula?
  • ¿Cómo se trabajan las destrezas de lectura y escritura?
  • ¿Cómo se personaliza el aprendizaje?
  • ¿Cómo se evalúa la competencia en comunicación lingüística?

Macroestrategias

  • ¿Cómo se abre el centro y el aula al entorno?
  • ¿Cómo se atiende a la diversidad desde el trilingüísmo?
  • ¿Cómo se define el plan de lectura y biblioteca?
  • ¿Qué uso se hace de las TIC?
  • ¿Qué participación se tiene en programas de internacionalización?

Terminamos la sesión hablando de metodología de trabajo en el aula, hablando del sentido que tiene el trabajo por proyectos en el centro.

IMG_7511

Finalmente, Fernando  nos da una serie de claves que hay que tener en cuenta a la hora de abordar la realización del Proyecto Lingüístico

  • El PL requiere la toma decisiones.
  • Describe un camino a seguir.
  • Debe estar bien trazado y ser real.
  • Mejor pequeños cambios que se conviertan en grandes éxitos que grandes documentos vacíos de contenido “mejor una hoja con sentido que doscientas”.
  • No hay dos centros iguales pero mantener líneas de comunicación entre centros es importante.
  • El PL debe caminar y avanzar según las necesidades, el historial y el ritmo del centro.
  • El PL debe hacerse con el centro y debe ser compartido por el centro.
  • El PL debe ser gradual.

Una última cita para despedir la jornada tomada de la biografía de Juan Belmonte y escrita por Chaves Nogales:

“La empresa era superior a nuestra imaginación, y estuvimos a punto de fracasar, no por falta de dinero, sino de fantasía, que es por lo que se fracasa siempre”

En esta misma entrada, os pondremos la presentación utilizada en el curso.

Gracias Fernando , te esperamos de nuevo

LA EVALUACIÓN DEL PROFESORADO

pizarra

En el último Congreso de FEAE celebrado en Madrid, el tema central fue la evaluación tanto de los centros como del profesorado y el sistema.

En esta entrada recogemos algunos de los puntos expuestos por Enrique Roca, ex-director del Instituto de Evaluación, con relación a “La evaluación del profesorado, exigencia de la mejora del rendimiento educativo: la experiencia TALIS-PISA”.

Partiendo de la premisa de que la evaluación del profesorado debe tener unos objetivos muy precisos y debe servir para conocer y mejorar el trabajo docente y el rendimiento del alumnado, el sistema educativo debe:

  • Conseguir un profesorado bien capacitado
  • Comprometido con el sistema educativo
  • Comprometido con la mejor del trabajo docente y el rendimiento del sistema educativo

Este proceso implica:

  • Formación inicial de los docentes
  • Selección de los más capacitados y mejor dispuestos
  • Formación en el ejercicio de la docencia
  • Disposición de recursos adecuados por parte del profesor del profesorado
  • Evaluación y como consecuencia reconocimiento, promoción y gratificaciones convenientes

Y ¿qué es ser un buen docente?

Vocación, severidad y probidad en la conducta (aspectos ya recogidos en los estatutos de la Institución libre de enseñanza). Lo que implica disposición y capacidad para involucrar a los estudiantes en las tareas escolares y promover su aprendizaje así como:

  • Capacitación y dominio de las áreas.
  • Conocimientos indispensables en los fundamentos de la psicología de la educación.
  • Conocimiento de la gestión del aula (liderazgo, tratamiento del alumnado, comprensión de las circunstancias, reconocimiento de las diferencias individuales, resolución de conflictos…).
  • Disposición para la participación y la mejora efectiva del rendimiento de conjunto del centro educativo.

Todos y cada uno de estos elementos, bien definidos, pueden ser objeto de evaluación.

Y ¿ Cuáles serían los própositos de la evaluación?

  • Certificar logros
  • Ordenar y seleccionar al profesorado
  • Incentivar o sancionar

La tarea docente no se puede evaluar por los resultados de una prueba externa del alumnado, exige formular un tipo de evaluación específica que puede ser individual con el objetivo de incentivar y mejorar y cuyos responsables serían la Administración educativa, la inspección y los equipos docentes. Por otro lado, la evaluación de los colectivos tiene como objetivo valorar al profesorado, la escuela y el centro para mejorar el trabajo docente y los resultados del alumnado.

Ambas exigen la creación de protocolos precisos y ajustados para obtener la información suministrada por los diferentes agentes educativos desde la administración hasta el alumnado y las familias.

La evaluación docente es una tarea compleja, sujeta a muchas variables y a diferentes agentes pero de lo que no hay duda es de que todos y todas trabajamos en la mejora día tras día.

INVERTIR LA CLASE/REPENSAR EL AULA: LA EFICACIA DE LA FLIPPED CLASSROOM

crédito de la imagen

Hace ya unos años comenzamos a escuchar hablar de un nuevo término relacionado con la educación y las nuevas tecnologías, “The Flipped Classroom”, que poco a poco se ha ido asentando entre el profesorado más innovador. Así lo pudimos comprobar  este verano al participar en un curso  organizado por el MECD  en convenio con la UIMP (Universidad Internacional Menendez Pelayo) que tuvo lugar en Valencia en torno a la idea de  Flipped Classroom: un grupo de más de sesenta docentes con una gran pasión y creatividad dispuestos a dar la vuelta a su clase, y no sólo en el sentido más tecnológico de la palabra sino en un sentido profundo de repensar el aula y las metodologías que allí se utilizan. No se trataba sólo de “invertir el aula”, sino también de “invertir en el aula” como comentaron varios de los ponentes.

La polémica que estos últimos días ha surgido en Twitter a partir de un artículo de Jordi Martí, en el que se cuestionaba de forma bastante radical la eficacia de este modelo y algunas entradas al respecto de Manuel Jesús Fernandez y José Luis Redondo -con quienes tuvimos la suerte de compartir la experiencia del curso-, aportando matices muy interesantes al tema  (hay que diferenciar buenas y malas praxis de la “Flipped classroom”…) nos ha hecho retomar de nuevo este concepto para hacer también desde aquí nuestra pequeña reflexión sobre su potencial educativo.

En el sitio colaborativo dedicado al tema Flipped Classroom definen así el término:

“El Flipped Classroom (FC) es un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula.”

Es verdad que este modelo parte, en principio, de un planteamiento tradicional de la clase y se vale de las nuevas tecnologías para su desarrollo: si el tiempo del aula se centra habitualmente, sobre todo en secundaria, en la exposición magistral y los ejercicios de aplicación se hacen en casa, darle la vuelta a esto, según este modelo  es una buena oportunidad para que el alumnado desarrolle la parte más pasiva en su casa, a través de vídeos, infografías o exposiciones grabadas por el profesor/a -con la opción que esto da de escucharlo/visionarlo más de una vez-, y permite que la parte activa (la realización de ejercicios o actividades de aplicación) se desarrolle en el aula donde la ayuda del profesor/a es básico para el éxito escolar y una mejor atención a la diversidad (las pegas de que esto crea una brecha digital entre el alumnado son bastante cuestionables desde el punto de vista de que, como señala José Luis Redondo, prácticamente todo el alumnado tiene al menos un teléfono móvil con conexión a internet que le permite acceder a la información).

Hasta ahí diríamos que hemos dado un primer paso. Pero lo que a nosotras más nos interesa es que este primer paso abre el camino de repensar el aula, la oportunidad de replantear qué hacemos en el tiempo de aula: si el tiempo de aula debe ser un tiempo en el que el alumnado “hace cosas” y no “escucha pasivamente”, estamos ante una gran oportunidad de pasar de los ejercicios repetitivos y reproductivos a actividades creativas que desarrollen el pensamiento y la actitud crítica, de las actividades de aplicación a menudo descontextualizadas a el trabajo por proyectos, del trabajo individualista al aprendizaje cooperativo,  de la evaluación del profesor a la autoevaluación y la autorregulación del propio aprendizaje a través del uso de rúbricas, listas de control diarios de aprendizaje…, es decir, pasar de la clase centrada en el profesor a la clase centrada en el alumno; en definitiva,todo lo que nos lleva a una metodología activa que es la única que nos puede conducir al desarrollo de un aprendizaje real por competencias. 

laboratorio-424743_640

Es este, a nuestro entender, el planteamiento que se encuentra en la mayoría de los docentes que abrazan este modelo pedagógico, aunque algunos , no lo dudamos, lo aprovechen para impartir más materia y más rápido, pero no es  lo  habitual. Invertir el aula, en el sentido de la Flipped Classroom, quizás no asegura (sin duda, habrá malas praxis, como en todos los modelos pedagógicos) pero sí promueve y facilita un cambio metodológico muy necesario en nuestras aulas.

En cualquier caso, y aunque podemos especular -y seguro que todos podemos tener algo de razón en ello-, quizás lo fundamental es saber qué opinan los profesores que están poniendo en práctica este modelo pedagógico.  En un reciente artículo de  Javier Touron se recoge un estudio publicado por Faculty Focus en el que los docentes lo encuentran eficaz y significativo en la mejora del aprendizaje de su alumnado. Estos son algunos de los datos:

  • La mayor parte de los profesores que han invertido su enseñanza lo han encontrado positivo, tanto para ellos (70,3%) como para sus alumnos (64,8%).
  • En términos de los beneficios reales, casi las tres cuartas partes veían mayor compromiso de estudiantes (74,9%), mientras que más de vio evidencia de la mejora del aprendizaje (54,66)
  • El 69,5% de los profesores han intentado invertir alguna actividad, clase o curso y se plantean hacerlo de nuevo.

El alumnado del curso al que nos referíamos arriba está ahora en plena fase experiemental elaborando sus proyectos para darle la vuelta a sus clases. Seguro que de ahí salen grandes propuestas innovadoras, que no pretenden sólo que su alumnado vea un vídeo en casa sino que ponen en juego diferentes estrategias y variable metodológicas (aprendizaje cooperativo, rutinas de prensamiento, proyectos de trabajo, propuestas interdisciplinares, autoevaluación…) para desarrollar una metodología activa que haga a los chicos y chicas protagonistas de su proceso de aprendizaje.

Y tú ¿qué opinas?, ¿te animas a invertir tu clase?, ¿a repensar tu aula?

Os dejamos algunas referencias que os pueden ayudar a entender mejor este enfoque pedagógico y en las que encontraréis orientaciones y recursos para su puesta en práctica:

JORNADAS FEAE SOBRE LA EVLAUACIÓN SOCIAL DE LA EDUCACIÓN

logofeae

Este fin de semana se han celebrado  en Madrid  las XXV jornadas del Fórum Europeo de Administradores de la Educación. El tema central fue la evaluación social de la evaluación y contó con la presencia de importantes expertos en el campo de la educación y la evaluación como Jorge Calero, Miguel López Melero, Enrique Arnaiz, Alejandro Tiana, Francisco Luna, Enrique Roca, Javier Valle, Miguel Ángel Santos.

La inauguración corrió a cargo de Federico Mayor Zaragoza quien habló de “El papel y la responsabilidad de la sociedad en la educación”.

En su intervención realizó una férrea defensa de los derechos de la educación así como del papel de los docentes, protagonistas en todos los niveles de evaluación que se realicen. Zaragoza, quien destacó la necesidad de formar personas libres y responsables para el siglo XXI, habló también de la necesidad de aprovechar la experiencia docente y de realizar informes y pruebas pero siempre que, después, seamos capaces de realizar una buena interpretación de los resultados y seamos capaces de personalizarlos.

En este sentido y en una férrea apología de las libertades personales y de las organizaciones, Mayor Zaragoza, destacó que hay que educar a las personas en la evolución, guardar lo bueno y cambiar lo que no funciona bien porque de evolución a revolución solo hay una letra, la R, de responsabilidad.

Enrique Arnanz, por su parte, abordó el tema de la educación y el desarrollo económico y de su intervención destacar los cinco campos en los que se debería educar:

  • Desde el diálogo
  • Desde el consenso
  • Desde la disidencia
  • Desde el optimismo inteligente
  • Desde la austeridad

Los cinco elementos son fundamentales para el desarrollo integral de las personas pero si resultó de interés que palabras como disidencia y austeridad se postulen hoy en día como acuciantes y necesarias en una sociedad desenfocada en la que nuestros jóvenes deben desarrollar su capacidad de crítica para rebelarse contra políticas uniformes.

Las ponencias se alternaron con paneles de expertos y con comunicaciones de gran interés dado el tema.

En otro post abordaremos el tema de la evaluación del profesorado. Ahora terminamos con algunos principios de la evaluación de los   centros expuestos por AlejandroTiana:

  • La evaluación de las escuelas constituye un factor importante para la mejora de la calidad en la educación.
  • El objetivo central debería ser el estímulo de la mejora del funcionamiento de las escuelas.
  • Los modelos aplicados deberían contemplar las distintas dimensiones de la vida escolar.
  • El proceso de evaluación debería ser participativo, y contar con todos los actores interesados.
  • Es conveniente combinar la perspectiva interna con la externa.
  • Es necesario asegurar que el uso de los datos no resulte dañino para la escuela.
  • La clave del éxito de la evaluación de las escuelas se encuentra en el desarrollo de una capacidad institucional reflexión crítica encaminada a lograr un compromiso con la mejora.