Archivo de la categoría: Reflexiones sobre didáctica

“FAKE INNOVATION” O… ¿TODO VALE EN INNOVACIÓN?

2613124992_175f859895_m

Crédito de la imagen

La incorporación de las nuevas tecnologías en el mundo educativo y la explosión de las redes sociales ha traído para las profesionales de la enseñanza una fuente impagable de información y la posibilidad de acceder a un número inmenso de materiales didácticos, así como de difundir y compartir las experiencias de trabajo que día a día se llevan a cabo en las aulas.

Este conocimiento es una fuente de riqueza para cualquier docente que puede encontrar de manera sencilla una gran cantidad de material y de recursos que le posibilitan enriquecer su práctica didáctica,  pero, como ocurre últimamente en el mundo de la actualidad informativa con conceptos como la postverdad o las “fake news”… en el mundo de la educación y de la innovación educativa se podría empezar a hablar de la “fake innovation”. ¿Quizás también en nuestro mundo más cercano, el de educación,  deberíamos pararnos a reflexionar sobre este fenómeno?

Es innegable que todo este caudal de propuestas y de innovación educativa que circula por las redes sociales y la red es una riqueza para cualquier profesor o profesora, pero también es innegable que no va siempre acompañado  de reflexión, valoración…, de algún tipo de filtro que diferencie el material que aporta una innovación, una nueva mirada,  de aquel otro que no supone ningún avance en la enseñanza aprendizaje  de las lenguas y que repite esquemas obsoletos aunque vestidos de nuevos oropeles: el viejo dicho de “vino viejo en odres nuevos” que ya se citaba a menudo cuando la revolución tecnológica llegó ya hace algunos años al mundo educativo aludiendo a ese riesgo al que actualmente nos referimos.

¿Es válido todo lo que se publica? ¿Todas las propuestas son adecuadas? Es necesario, desde nuestro punto de vista, introducir un punto de valoración y de mirada profesional al comentar muchas de las propuestas didácticas que circulan por la red, porque al lado de proyectos de gran interés y bien construidos, creemos que en algunas de ellas se olviden los elementos básicos de la innovación metodológica en la enseñanza aprendizaje de lenguas.

Por ejemplo, se pueden encontrar en las redes propuestas didácticas, tanto de editoriales como de diferentes profesionales, que son una mera transposición de la organización, secuenciación y selección de actividades del más tradicional y gramaticalista libro de texto, pero vestidas de un velo de gamificación o de “flipped”… Probablemente,  llevan detrás un enorme trabajo pero, en nuestra opinión, no tienen sentido… Si usamos las “nuevas” estrategias metodológicas para seguir haciendo lo mismo de siempre, para organizar las actividades de enseñanza aprendizaje siguiendo la lógica de las disciplinas de referencia de nuestra materia, si no proponemos un reto comunicativo, si no se da prioridad a los procesos de comprensión y de producción… por mucho que vistamos a las propuestas de “seda”, no habremos avanzado en el camino de transitar desde una enfoque gramatical de la enseñanza de las lenguas a un enfoque comunicativo. Nos seguiremos moviendo en una concepción de la lengua como objeto a describir y a diseccionar en lugar de concebirla como un instrumento de comunicación y de desarrollar una programación coherente con esta concepción.

Del mismo modo, es posible encontrar propuestas, aparentemente de ABP,  colocadas en soportes digitales novedosos y atractivos pero que no respetan los mínimos principios de un trabajo por proyectos. Son una mera enumeración de actividades en las que no hay coherencia interna, pero que, sobre todo, carecen de una situación de comunicación inicial, de un reto, de un producto comunicativo bien marcado que les dé sentido y las aglutine.

Asimismo, es posible encontrar propuestas relacionadas con los contenidos literarios, muy atractivas formalmente pero que, en nuestra opinión, no representan un verdadero avance y pueden ser muy engañosas ya que se siguen centrando en los aspectos informativos sobre la Literatura y se olvidan de la lectura y la comprensión en profundidad y la recreación de los textos literarios, finalidad primera de cualquier propuesta que se quiera englobar dentro del enfoque de la Educación literaria.

Quizás en este momento en el que estamos rodeados de estrategias metodológicas diversas que aparecen sin cesar, podría estar bien recordar cuáles son los principios mínimos que deben regir la elaboración de un proyecto de trabajo en las áreas lingüísticas, según la literatura profesional.

images

Crédito de la imagen

Un proyecto de trabajo para las materias lingüísticas en la educación obligatoria debiera:

  1. Partir de una situación comunicativa, de un reto comunicativo contextualizado que dé sentido y funcionalidad al conjunto de actividades que forman la secuencia didáctica de enseñanza aprendizaje.
  2. Plantear como objetivo final la realización de un producto comunicativa (oral, escrito, audiovisual…) cuyos parámetros (emisor, receptor, finalidad…) estén claros desde el comienzo del proyecto y se compartan con el alumnado.
  3. Desarrollar una secuencia de actividades de diferente tipo (motivación, análisis, reflexión aplicación, evaluación…) que estén al servicio de la realización del producto comunicativo previsto en el proyecto.
  4. Organizar las diferentes actividades del proyecto en fases diferenciadas: inicial, desarrollo y aplicación o comunicación.
  5. Priorizar las actividades relacionadas con la comprensión y la producción textual frente a las actividades.
  6. Organizar las actividades dando importancia  al trabajo de los procesos y las fases de la comprensión y producción, tanto oral como escrita, guiando y “andamiando” el trabajo del alumnado.
  7. Seleccionar y secuenciar las contenidos de trabajo teniendo como criterio principal la tarea que ha de realizarse y no la lógica epistemológica de las disciplinas de referencia.
  8. Integrar la reflexión sobre la lengua como vía imprescindible para la mejora de los usos lingüísticos comunicativos del alumnado.
  9. Utilizar e integrar en el desarrollo del proyecto la evaluación formativa y procesual como medio de favorecer la metacognición del alumnado y la reflexión sobre su propio aprendizaje.
  10. Proponer la utilización de la tecnología digital como medio para el aprendizaje y la comunicación, haciendo que su uso sea transparente, sin que se convierta en el objetivo del proyecto.

Es seguro que estas ideas, en forma de decálogo, no son las únicas que hay que tener en cuenta al formular un proyecto de trabajo en las materias lingüísticas, pero si estamos convencidas de que todas ellas se han de tener en cuenta al planificar y elaborar un proyecto.

 ¿Os animáis a ir añadiendo otros rasgos imprescindibles en un proyecto de trabajo que represente una verdadera innovación metodológica? Esperamos vuestras contribuciones para elaborar una lista de control de las características de un proyecto para las áreas y materias de lenguas.

 

 

 

 

Anuncios

¿Qué leen y cómo leen los jóvenes en la actualidad?

crédito de la imagen

Terminamos el curso pasado hablando de lectura  y retomamos el tema casi al comienzo de este nuevo curso. Hay muchas razones para ello. Por una parte, en nuestra comunidad es el tema estrella para este curso escolar: la elaboración del Plan Lector del centro, la presentación de la nueva página del Departamento sobre lectura Irakurgunea, (el enlace es a la versión en castellano y aporta muchos materiales para el Plan Lector) la preocupación por las evaluaciones PISA…. Y por otro lado -y más importante aún porque nace desde dentro-, la preocupación de cada uno de los profesores/as de lengua por el hecho de que sus alumnos y alumnas lean, entiendan y disfruten con la lectura.

Pero para que todo este esfuerzo y preocupación empiece a dar sus frutos lo primero que debemos hacer, a nuestro entender, es -como siempre que queremos poner un proyecto en marcha- conocer nuestro punto de partida, investigar  la realidad de  nuestro alumnado. hacer un diagnóstico de qué leen, cómo leen, dónde leen,… nuestros chicos y chicas…, en definitiva,  entender qué significa leer en el siglo XXI para la población joven y adolescente.

Es cierto que el profesorado hace su propio diagnóstico de la situación porque conoce la realidad de las aulas pero a veces se nos olvida que hay una realidad más allá, la del contexto social en el que se mueven los jóvenes de hoy en día, que está condicionando esa realidad, y que si no la conocemos difícilmente podremos influir en ella.

Precisamente, este curso pasado, en los cursos de verano de la UPV  pudimos contar con la presencia de Gemma Lluch que dentro del curso “El Plan Lector en el centro: leer para aprender, leer para disfrutar” nos ofreció los resultados de su investigación sobre  “¿Cómo leen los jóvenes en la actualidad?”. Podemos decir que nos dio algunas claves muy interesantes para ese diagnóstico: ha cambiado lo que leen pero sobre todo cómo leen. La lectura se mueve actualmente en la Red, y dentro de ella en las redes sociales, especialmente Youtube. La aparición de los Booktubers, por ejemplo, ha dado un espaldarazo a la lectura entre los jovenes y adolescentes que comparten sus gustos y sus experiencias lectoras en un ámbito informal que les resulta mucho más motivador que el de las cuatro paredes del aula. Se puede decir que el alumnado lee bastante más de lo que pensamos pero en gran medida fuera de nuestro alcance, y entiende la lectura, hoy más que nunca, como un hecho social. Podemos discutir sobre si nos gusta más o menos este nuevo modelo pero es el que se descubre en las últimas investigaciones realizadas. Como dice la propia Gemma: “Ni mejor, ni peor. Diferente”.

Pero hay algo más, la Red no sólo es vehículo para compartir las lecturas o recomendar libros. La propia Red genera una lectura diferente (ver Competencia lectora: leer para aprender), en el contenido y en la forma: el hipertexto, los nuevos géneros textuales digitales (fragmentados, multimodales, interactivos, colaborativos, remixeados…) vinculados a menudo a las redes sociales (blogs, Twiter, Facebook, Instagram…), los medios de comunicación digitales o incluso una nueva forma de literatura que crece y nace en la Red.

Para ahondar en el tema os recomendamos un libro publicado por Ariel y la Fundación Telefónica  titulado “¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores” en el que varios autores, entre ellos la propia Gemma Lluch, reflexionan sobre estas nuevas formas de lectura. El libro, que se puede descargar en PDF, tiene capítulos tan sugerentes como  “Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”, “El Quijote o Tirant lo Blanc entre blogs y Google Maps”,  “Itinerarios del yo en un cuarto propio conectado”, “Mujeres que leen”, etc. 

 

Tenemos, por tanto, que conocer esta nueva realidad si queremos desarrollar la competencia lectora y el hábito lector en nuestro alumnado. Como dice Gemma en uno de los artículos del libro (“Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”)“(…) se han reemplazado los espacios tradicionales donde habitualmente se practicaba la lectura (la escuela y la biblioteca) por la Red o, dicho con otras palabras, los lectores adolescentes y jóvenes atraídos por los influencers se han mudado de los edificios de ladrillos a la nube, de las estructuras fijas a las estructuras líquidas”.

A partir de aquí es posible hacer propuestas que respondan a las necesidades y a los intereses de los chicos y chicas. Fuera de ese contexto es muy posible que nuestro esfuerzo sea en vano. 

Conversando con Josean Prado: la novela gráfica en el aula

Hace unas semanas tuvimos el placer de participar, invitadas por Josean Prado (@joseanprado), en una vídeo-conferencia que organizó para su alumnado con Nadar (@nadar_comics), autor de la novela gráfica “El mundo a tus pies” -que están trabajando actualmente en el aula-, y el periodista Jon Spinaro (@Jonspinaro).

El alumnado tomó parte activa en la vídeo-conferencia preguntando al autor sobre diferentes aspectos de la novela que habían leído, así como acerca de su  trabajo como dibujante de cómics, y luego tuvimos la oportunidad de charlar con ellos en profundidad sobre su experiencia con la lectura de la novela, los temas sociales que trata y el trabajo que de todo ello se deriva, que es una fotonovela que están ahora mismo diseñando.

Aprovechando esta circunstancia hemos aprovechado para conversar con Josean sobre su experiencia con la novela gráfica en el aula. Ya nos habló de ello en las Jornadas del Berritzegune de este año, con su presentación “Viñetas en el aula” y sabemos que es un recurso que ha usado en los últimos años con una gran rentabilidad didáctica. Pero ¿quién mejor que él para explicarlo?

Sobre PISA…

10_questions_for_pisa

En fechas cercanas tendrá lugar una nueva edición de la prueba PISA centrada en la competencia lectora en el entorno digital. Este año también se incorporará un área innovadora, la competencia global, entendida como la capacidad de analizar asuntos globales e interculturales y valorar distintas perspectivas para emprender acciones por el bien común y el desarrollo sostenible.

Las pruebas PISA se centran en el examen de las competencias adquiridas por los estudiantes, es decir, en la capacidad para aplicar los conocimientos y las destrezas en situaciones de la vida adulta cotidiana en áreas de conocimiento importantes, y en la capacidad para analizar, razonar y transmitir ideas de modo eficaz. Así como plantear, interpretar y resolver problemas en contextos y situaciones diversos.

PISA evalúa tres competencias ditintas: Lectura, Matemáticas y Ciencias por ser materias comunes a todos los sistemas educativos. Una de las características de esta evaluación es que no es esencialmente curricular. Los ítems están formulados de tal manera que su resolución no está directamente unida a los currículos específicos de cada área; tienen más un carácter transversal, que permite evaluar la funcionalidad de lo aprendido para responder a situaciones reales que se plantean en la vida cotidiana.

En la edición de 2015 participaron 72 países , entre ellos los 35 que pertenecen a la OCDE.

pisa

El número de artículos, publicaciones, jornadas… en torno a PISA es incalculable. En esta ocasión queremos ofreceros algunas publicaciones como el informe elaborado por el ISEI-IVEI (Instituto Vasco de Evaluación e Investigación educativa ) PISA 2015 informe de resultados.   La página de la OCDE PISA para centros educativos presenta un material de gran interés.También el Instituto Naciona de Evaluación Educativa (INEE) ofrece una prolija información sobre los resultados de la prueba PISA en España desde el año 2000.

 Además,  queremos reseñar de manera especial el material de la jornada organizada el pasado mes de octubre por la Facultad de Educación, Filosofía y Antropología de la UPV en la que diferentes ponentes realizaron sus aportaciones sobre esta prueba que tan omnipresente se está haciendo. Podéis acceder a las presentaciones, los vídeos…utilizados en las jornadas. Esperamos que el material resulte de vuestro interés.

XXVII CONGRESO FEAE: DIÁLOGO Y CONSENSO EN LAS ORGANIZACIONES EDUCATIVAS

 

Gabilondojpg

Siguiendo con la crónica del XXVII Congreso FEAE al que asistimos, en esta entrada os traemos las palabras de Ángel Gabilondo. Ángel Gabilondo es catedrático de Filosofía y ex ministro de Educación, Doctor “Honoris Causa” por varias Universidades y sobre todo un orador excepcional. Es difícil escuchar a Ángel Gabilondo y no  dejar de asentir, sonreír y sobre todo es difícil no compartir sus palabras.

En esta ocasión el tema era “Diálogo y consenso en las organizaciones educativas”. Aquí termina nuestra voz y comienza la suya:

“Para ponerse de acuerdo con alguien no hace falta que piense como yo, los acuerdos hay que tenerlos con quienes no se coincide y no hay por qué sospechar de quienes no coinciden.

Consenso es tener un “senso común”. Diálogo no es intercambiar posiciones. Consenso es sumergirse con alguien en algo, pero no hay recetas para llegar a acuerdos porque cada uno de nosotros somos un acuerdo. Un acuerdo hecho de decisiones, dudas, sentidos, contrasentidos…

Plutarco decía que hay que preparar bien las conferencias pero” no por parte de quien la da,  sino por parte de quien asiste” para pensar si se está dispuesto a pensar de otra manera y ser de otro modo. Lo que caracteriza las cuestiones es estar siempre en duda. Tenemos que aprender a tomar decisiones en un mundo de controversia, en un mundo de incertidumbres y generar espacios de decisión compartida. Solo a través de las discusiones se pueden tomar decisiones con “con senso”.

Los acuerdos son pertinentes porque tenemos que preferir elegir y debatir de manera compartida. No basta tener valor sino tener poder para participar e implicarnos en el cambio del mundo, si no es así, no merece la pena vivir. La arrogancia y el engreimiento son los peores enemigos para el entendimiento. Ante ellos hay que ser rigurosos.

¿Qué acuerdos podemos lograr si no tenemos en cuenta el legado que se nos ha transmitido? Los acuerdos hay que construirlos, forjarlos, labrarlos, cultivarlos…verbos que implican trabajo, esfuerzo.

 El acuerdo supone poner las condiciones para conseguirlo, pero también el proceso es importante y no se puede llegar a acuerdos educativos sin la participación de todos los miembros de la comunidad educativa. Ser riguroso en el sistema educativo es ser flexible.

El acuerdo no es narrar lo ocurrido sino transformar,  el acuerdo es ir juntos tras algo, y cuando trabajas con alguien por algo, el vínculo que se crea es muy fuerte.

 Por ello, no es la búsqueda del término medio ni sustituir lo del uno por el otro. Acordar es comprender, objetivo de la educación, comprender otros modos de ver la vida, otras religiones, pensar en la inserción en un mundo donde se creen espacios éticos de convivencia  y, por ello, se necesitan los acuerdos porque la autoridad del consenso es superior a otras.

El mayor enemigo de un acuerdo es no desearlo, el enemigo es la indiferencia. Hace falta  voluntad y hay que vencer con la voluntad.

Si una propuesta está hecha con resentimiento, no suele triunfar y hay peritos en desanimar, en echar las cosas por tierra, en remarcar la negatividad…

Y para terminar dos afirmaciones :

  • Una de las cosas más innovadoras de educación es comprender que hay muchas maneras de hacer bien las cosas, no hay un manual para aprender.
  • Otra, hay que querer mucho al alumnado, si no se espera nada de un alumno,  fracasará.”

Gracias por esta lección de “cordura” y “sentido común”