Archivo de la categoría: Reflexiones sobre didáctica

ESTRATEGIAS DE LECTURA

ESTRATEGIAS

Las prácticas lectoras están cambiando a causa de diferentes factores. Leemos otro tipo de textos, con objetivos diferentes, en contextos nuevos, en diferentes soportes… lo que supone que la escuela debe tener en cuenta todos estos elementos y asegurar que el alumnado, cuando acceda a un texto, sea capaz de apropiarse de los diferentes significados del mismo y de utilizar ese texto para conseguir diferentes objetivos.

Todo este proceso pasa por adiestrar en la comprensión superficial y profunda del texto. En ese proceso nos encontramos con alumnado que utiliza de manera autónoma diferentes estrategias para acceder al texto pero también encontramos alumnado al que debemos enseñar y guiar.

En esta tarea el libro” Estrategias de lectura” de Isabel Solé sigue siendo un referente fundamental.

La primera edición de este libro es de 1992, es decir, hace ya 28 años, y esos son los años en los que para nosotras ha sido una referencia imprescindible si hablamos de los procesos que implica el trabajo con la comprensión textual.

El prólogo de Cesar Coll y  la propia autora en la introducción, nos anuncian que la intención del libro es ayudar a los docentes y a otros profesionales de la educación en la tarea de promover en los alumnos la utilización autónoma de estrategias de comprensión lectora que les permitan interpretar y comprender  de forma profunda los textos escritos.

El libro está dividido en ocho capítulos. En el primer capítulo: “El reto de la lectura” se expone su concepción de la lectura así como las funciones de la misma en la educación escolar.

El segundo capítulo: “Leer, comprender y aprender” se centra en los elementos y factores necesarios para que los lectores puedan  interpretar el lenguaje escrito.

A partir del tercer capítulo se ocupa de la enseñanza de la lectura. En concreto el tercer capítulo en la enseñanza inicial de la lectura, alfabetización, código, conciencia metalingüística…

El cuarto capítulo tiene como eje la enseñanza de estrategias de comprensión lectora: qué es una estrategia, qué estrategias enseñar, y cómo enseñarlas, tipos de textos…

El quinto capítulo se ocupa de las estrategias antes de la lectura; el sexto, en el proceso de comprensión durante la lectura y en las estrategias que se utilizan para ir construyendo una interpretación del texto; así como para resolver problemas en el proceso; y el séptimo se centra en el qué hacer después de la lectura y en aspectos como trabajar la idea principal, el resumen, la formulación de preguntas.

Un último capítulo titulado “Cajón de sastre” aborda la evaluación, la creación de situaciones de aprendizaje…

Una referencia imprescindible para cualquier profesional del mundo educativo interesado en el desarrollo de la competencia lectora.

ISABEL SOLÉ,   Estrategias de lectura, Ed Grao. 2009

Y también os proponemos “Leer, comprender y aprender” de la misma autora publicado por Horsori editorial en el 2019.

GRAFEIN, teoría y práctica de un taller de escritura

grafein_tapa

“Un libro te salva la vida”

“Cuanto más se lee menos se imita”

“Dime lo que lees y te diré quién eres”

“Los libros deben ser como rompehielos”

Es difícil quedarse con una de esas frases porque Grafein fue un poco un conglomerado de todo lo anterior al igual que muchos  de los libros que os estamos reseñando.

Eran nuestros primeros años de profesoras de la materia en diferentes centros, con perfiles de alumnado muy dispares y, sobre todo, con muy poca experiencia docente.

Quedan en el recuerdo aquellos libros de texto con los morfemas y las desinencias verbales, las funciones del lenguaje, el origen de la lengua… y la multicopista a la que metíamos unos clichés muy largos con listas interminables de ejercicios…

Y en el aula… nuestros alumnos, al otro lado de la mesa, con una cara de insatisfacción y aburrimiento todavía mayor que la nuestra.

Encontramos en una librería, a la que solíamos acudir, un  pequeño libro cuya portada la llenaba una gran máquina de escribir. Se titulaba “Grafein, Teoría y práctica de un taller de escritura”.

Descubrirlo fue un antes y un después porque en él estaba y está el germen de  muchas propuestas de escritura que llevamos al aula. Porque ese libro nos descubrió que nuestra asignatura hay que sentirla y vivirla y para ello…hay que sacudirse mucho prejuicios, estereotipos, rutinas… nos descubrió que el aula es, precisamente, un  ser vivo al que hay que cuidar y mimar cada día para que vaya creciendo.

En Grafein, cuya primera edición data del 1981, casi cuarenta años, se encuentran propuestas diversas que sirven como base para talleres de escritura creativa, para incluir actividades a modo de “kit kat”, para fomentar la imaginación y, como no, forman parte importante de los proyectos de escritura como aliado indiscutible para fomentar las ganas de escribir.

Además Grafein hace que nuestra cabeza se despierte, que de las propuestas que aparecen en el libro, creemos un sinfín de nuevas propuestas, que las creen nuestros alumnos y alumnas…

Así comienza el prólogo:

“Este libro no es un ensayo, no es una crónica, no es un manifiesto.

Es un lugar de trabajo…Para usted lector, una tarea que realizar. Escribir. O hacer escribir.

Tras una introducción, que hay que leer, comienzan las consignas, ochenta consignas de diferentes tipos: desde las que invitan a continuar y rellenar textos pasando por las que marcan una operación, las que permiten crear textos diferentes, las que obligan a seguir pautas fijas y también las inclasificables.

La ruleta, completar el diálogo, con nombres propios, informar, collage, recontar, muro descascarado, traducción imaginaria, geminar palabras, versear, cuento policial colectivo…¿las recordáis?

A continuación, una sección denominada TEORÍA. En ella podemos encontrar textos de Borges, Cummings, Octavio Paz, Cesar Vallejo…

El impulsor del grupo-taller fue Mario Tobelem, escritor y profesor en la Facultad de Filosofía y letras en Buenos Aires.

Con el colaboraron talleristas como Silvia Adela Kohan y Ariel Lucas (1991) quienes definieron los “talleres de escritura” como:

“Un espacio para intentar infinitas variaciones, fusiones, negaciones, y digresiones…-Un lugar de juego: el trabajo incluye la diversión en este caso”

El lugar central de la actividad del grupo era la invención y exploración lúdica para producir escritura -no literatura- a partir de consignas. En la actualidad muchas de las tareas que aparecen en Grafein han sido recogidas, transformadas, ampliadas en muchos de los libros que hacen referencia a talleres literarios pero, sin lugar a dudas, este pequeño libro mantiene la frescura que tenía y en manos de un buen docente sigue teniendo un gran potencial.

Maite Alvarado, Mª Carmen Rodriguez, Mario Tobelem (1981)  Grafein Teoría y práctica de un taller de escritura.Madrid. Ed Altalena. 

Volver a empezar…

number-605342_960_720

Dominio público

La idea de Blogge@ndo surgió en Roa de Duero, en el I Encuentro de Aulablog, en julio de 2006, que fue a su vez el comienzo de muchas cosas. A la vuelta de esos días llenos de emoción y de descubrimientos decidimos crear un blog, Casi sin saber cómo se mantenía y se ponía en pie esta herramienta de comunicación, reflexión, creación… llamada blog, pusimos en marcha el nuestro con una finalidad muy clara: tratar de convertirlo en una fuente de recursos y de reflexión compartidos para el profesorado de Lenguas. Y así nació Blogge@ndo.

Desde entonces han pasado 13 años y creemos que, ni por asomo, podíamos imaginar la enorme evolución que en todas las formas de comunicación iba a provocar (estaba provocando ya…) el avance de la tecnología digital. A lo largo de estos 13 años, Blogge@ndo, como tantos otros blogs de la blogosfera, ha pasado por etapas diferentes. Ha habido momentos de descubrimiento, de entusiasmo total, de crear redes, de lanzar proyectos, de crear material… Ha tenido un papel importante en nuestra vida profesional, nos ayudó a crecer como profesionales y nos gustaría creer que en algún momento sirvió también de ayuda o inspiración a algunos otros profesionales como nosotras.

Pero, también, con el transcurso de los años y, fundamentalmente con el auge de las redes sociales, ha habido momentos de más silencio, de cierta confusión, de replantear de nuevo el objetivo y la finalidad de mantener abierta esta bitácora. Además, no solo ha cambiado el papel de los blogs en el mundo educativo, también va cambiando nuestra situación personal y profesional.

Así, como cada año por estas fechas, surge la gran pregunta: ” ¿Vamos a seguir o cerramos el blog? Es una duda repetida porque al contestar, como hasta ahora que sí, asumimos el compromiso de tener una publicación  más o menos regular con el esfuerzo que eso implica. Y otra duda más relevante: ¿tendremos algo que decir?. Por eso, analizamos las razones que nos han llevado hasta ahora a contestar afirmativamente y a seguir manteniendo Blogge@ndo y la que destaca sobre todas ellas es que seguimos creyendo en la idea de compartir y difundir conocimiento en la red y el blog nos parece un soporte privilegiado para ello.

Por ello, al cumplirse este décimo tercer cumpleaños -y sin ningún miedo al número 13- hemos decidido renovar el compromiso con nuestro blog (¡ya casi vetusto según el computo temporal de lo digital…!) y hemos pensado encarar esta última etapa centrándonos en un único tema: la bibliografía profesional. En efecto, queremos hacer un repaso de aquellas lecturas que en los diferentes temas relacionados con la didáctica de las lenguas nos ayudaron a nosotras a formarnos y están en la base de nuestra actividad profesional. Muchas de ellas pueden tener algunos años ya, otras no tanto, pero, en cualquier caso consideramos que hay textos fundacionales que siguen estando vigentes en el quehacer de las nuevas generaciones de profesionales,  ¿o es que alguien dejaría de lado las sugerencias de la “Gramática de la fantasía”, por ejemplo, por estar publicado en 1973?

A partir de ahora y de modo regular, por tanto, iremos publicando reseñas de estas lecturas. La selección es absolutamente personal y las iremos clasificando en torno a diferentes temáticas: lectura, escritura, reflexión sobre la lengua… Iremos, así, realizando un compendio, humilde, de los documentos que nos hicieron crecer… con la esperanza de que puedan, también, servir de guía a otros compañeros y compañeras.

Así que … nos disponemos, alegres e ilusionadas a iniciar la senda de nuestro décimo cuarto año porque hacemos nuestro el dicho “las viejas blogueras nunca mueren….”, Comenzamos a “escribir” este año que seguro que nos traerá como los anteriores un puñado de entradas, unos cuantos proyectos y  un montón de amigos…

¡¡¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!!!

 

“FAKE INNOVATION” O… ¿TODO VALE EN INNOVACIÓN?

2613124992_175f859895_m

Crédito de la imagen

La incorporación de las nuevas tecnologías en el mundo educativo y la explosión de las redes sociales ha traído para las profesionales de la enseñanza una fuente impagable de información y la posibilidad de acceder a un número inmenso de materiales didácticos, así como de difundir y compartir las experiencias de trabajo que día a día se llevan a cabo en las aulas.

Este conocimiento es una fuente de riqueza para cualquier docente que puede encontrar de manera sencilla una gran cantidad de material y de recursos que le posibilitan enriquecer su práctica didáctica,  pero, como ocurre últimamente en el mundo de la actualidad informativa con conceptos como la postverdad o las “fake news”… en el mundo de la educación y de la innovación educativa se podría empezar a hablar de la “fake innovation”. ¿Quizás también en nuestro mundo más cercano, el de educación,  deberíamos pararnos a reflexionar sobre este fenómeno?

Es innegable que todo este caudal de propuestas y de innovación educativa que circula por las redes sociales y la red es una riqueza para cualquier profesor o profesora, pero también es innegable que no va siempre acompañado  de reflexión, valoración…, de algún tipo de filtro que diferencie el material que aporta una innovación, una nueva mirada,  de aquel otro que no supone ningún avance en la enseñanza aprendizaje  de las lenguas y que repite esquemas obsoletos aunque vestidos de nuevos oropeles: el viejo dicho de “vino viejo en odres nuevos” que ya se citaba a menudo cuando la revolución tecnológica llegó ya hace algunos años al mundo educativo aludiendo a ese riesgo al que actualmente nos referimos.

¿Es válido todo lo que se publica? ¿Todas las propuestas son adecuadas? Es necesario, desde nuestro punto de vista, introducir un punto de valoración y de mirada profesional al comentar muchas de las propuestas didácticas que circulan por la red, porque al lado de proyectos de gran interés y bien construidos, creemos que en algunas de ellas se olviden los elementos básicos de la innovación metodológica en la enseñanza aprendizaje de lenguas.

Por ejemplo, se pueden encontrar en las redes propuestas didácticas, tanto de editoriales como de diferentes profesionales, que son una mera transposición de la organización, secuenciación y selección de actividades del más tradicional y gramaticalista libro de texto, pero vestidas de un velo de gamificación o de “flipped”… Probablemente,  llevan detrás un enorme trabajo pero, en nuestra opinión, no tienen sentido… Si usamos las “nuevas” estrategias metodológicas para seguir haciendo lo mismo de siempre, para organizar las actividades de enseñanza aprendizaje siguiendo la lógica de las disciplinas de referencia de nuestra materia, si no proponemos un reto comunicativo, si no se da prioridad a los procesos de comprensión y de producción… por mucho que vistamos a las propuestas de “seda”, no habremos avanzado en el camino de transitar desde una enfoque gramatical de la enseñanza de las lenguas a un enfoque comunicativo. Nos seguiremos moviendo en una concepción de la lengua como objeto a describir y a diseccionar en lugar de concebirla como un instrumento de comunicación y de desarrollar una programación coherente con esta concepción.

Del mismo modo, es posible encontrar propuestas, aparentemente de ABP,  colocadas en soportes digitales novedosos y atractivos pero que no respetan los mínimos principios de un trabajo por proyectos. Son una mera enumeración de actividades en las que no hay coherencia interna, pero que, sobre todo, carecen de una situación de comunicación inicial, de un reto, de un producto comunicativo bien marcado que les dé sentido y las aglutine.

Asimismo, es posible encontrar propuestas relacionadas con los contenidos literarios, muy atractivas formalmente pero que, en nuestra opinión, no representan un verdadero avance y pueden ser muy engañosas ya que se siguen centrando en los aspectos informativos sobre la Literatura y se olvidan de la lectura y la comprensión en profundidad y la recreación de los textos literarios, finalidad primera de cualquier propuesta que se quiera englobar dentro del enfoque de la Educación literaria.

Quizás en este momento en el que estamos rodeados de estrategias metodológicas diversas que aparecen sin cesar, podría estar bien recordar cuáles son los principios mínimos que deben regir la elaboración de un proyecto de trabajo en las áreas lingüísticas, según la literatura profesional.

images

Crédito de la imagen

Un proyecto de trabajo para las materias lingüísticas en la educación obligatoria debiera:

  1. Partir de una situación comunicativa, de un reto comunicativo contextualizado que dé sentido y funcionalidad al conjunto de actividades que forman la secuencia didáctica de enseñanza aprendizaje.
  2. Plantear como objetivo final la realización de un producto comunicativa (oral, escrito, audiovisual…) cuyos parámetros (emisor, receptor, finalidad…) estén claros desde el comienzo del proyecto y se compartan con el alumnado.
  3. Desarrollar una secuencia de actividades de diferente tipo (motivación, análisis, reflexión aplicación, evaluación…) que estén al servicio de la realización del producto comunicativo previsto en el proyecto.
  4. Organizar las diferentes actividades del proyecto en fases diferenciadas: inicial, desarrollo y aplicación o comunicación.
  5. Priorizar las actividades relacionadas con la comprensión y la producción textual frente a las actividades.
  6. Organizar las actividades dando importancia  al trabajo de los procesos y las fases de la comprensión y producción, tanto oral como escrita, guiando y “andamiando” el trabajo del alumnado.
  7. Seleccionar y secuenciar las contenidos de trabajo teniendo como criterio principal la tarea que ha de realizarse y no la lógica epistemológica de las disciplinas de referencia.
  8. Integrar la reflexión sobre la lengua como vía imprescindible para la mejora de los usos lingüísticos comunicativos del alumnado.
  9. Utilizar e integrar en el desarrollo del proyecto la evaluación formativa y procesual como medio de favorecer la metacognición del alumnado y la reflexión sobre su propio aprendizaje.
  10. Proponer la utilización de la tecnología digital como medio para el aprendizaje y la comunicación, haciendo que su uso sea transparente, sin que se convierta en el objetivo del proyecto.

Es seguro que estas ideas, en forma de decálogo, no son las únicas que hay que tener en cuenta al formular un proyecto de trabajo en las materias lingüísticas, pero si estamos convencidas de que todas ellas se han de tener en cuenta al planificar y elaborar un proyecto.

 ¿Os animáis a ir añadiendo otros rasgos imprescindibles en un proyecto de trabajo que represente una verdadera innovación metodológica? Esperamos vuestras contribuciones para elaborar una lista de control de las características de un proyecto para las áreas y materias de lenguas.

 

 

 

 

¿Qué leen y cómo leen los jóvenes en la actualidad?

crédito de la imagen

Terminamos el curso pasado hablando de lectura  y retomamos el tema casi al comienzo de este nuevo curso. Hay muchas razones para ello. Por una parte, en nuestra comunidad es el tema estrella para este curso escolar: la elaboración del Plan Lector del centro, la presentación de la nueva página del Departamento sobre lectura Irakurgunea, (el enlace es a la versión en castellano y aporta muchos materiales para el Plan Lector) la preocupación por las evaluaciones PISA…. Y por otro lado -y más importante aún porque nace desde dentro-, la preocupación de cada uno de los profesores/as de lengua por el hecho de que sus alumnos y alumnas lean, entiendan y disfruten con la lectura.

Pero para que todo este esfuerzo y preocupación empiece a dar sus frutos lo primero que debemos hacer, a nuestro entender, es -como siempre que queremos poner un proyecto en marcha- conocer nuestro punto de partida, investigar  la realidad de  nuestro alumnado. hacer un diagnóstico de qué leen, cómo leen, dónde leen,… nuestros chicos y chicas…, en definitiva,  entender qué significa leer en el siglo XXI para la población joven y adolescente.

Es cierto que el profesorado hace su propio diagnóstico de la situación porque conoce la realidad de las aulas pero a veces se nos olvida que hay una realidad más allá, la del contexto social en el que se mueven los jóvenes de hoy en día, que está condicionando esa realidad, y que si no la conocemos difícilmente podremos influir en ella.

Precisamente, este curso pasado, en los cursos de verano de la UPV  pudimos contar con la presencia de Gemma Lluch que dentro del curso “El Plan Lector en el centro: leer para aprender, leer para disfrutar” nos ofreció los resultados de su investigación sobre  “¿Cómo leen los jóvenes en la actualidad?”. Podemos decir que nos dio algunas claves muy interesantes para ese diagnóstico: ha cambiado lo que leen pero sobre todo cómo leen. La lectura se mueve actualmente en la Red, y dentro de ella en las redes sociales, especialmente Youtube. La aparición de los Booktubers, por ejemplo, ha dado un espaldarazo a la lectura entre los jovenes y adolescentes que comparten sus gustos y sus experiencias lectoras en un ámbito informal que les resulta mucho más motivador que el de las cuatro paredes del aula. Se puede decir que el alumnado lee bastante más de lo que pensamos pero en gran medida fuera de nuestro alcance, y entiende la lectura, hoy más que nunca, como un hecho social. Podemos discutir sobre si nos gusta más o menos este nuevo modelo pero es el que se descubre en las últimas investigaciones realizadas. Como dice la propia Gemma: “Ni mejor, ni peor. Diferente”.

Pero hay algo más, la Red no sólo es vehículo para compartir las lecturas o recomendar libros. La propia Red genera una lectura diferente (ver Competencia lectora: leer para aprender), en el contenido y en la forma: el hipertexto, los nuevos géneros textuales digitales (fragmentados, multimodales, interactivos, colaborativos, remixeados…) vinculados a menudo a las redes sociales (blogs, Twiter, Facebook, Instagram…), los medios de comunicación digitales o incluso una nueva forma de literatura que crece y nace en la Red.

Para ahondar en el tema os recomendamos un libro publicado por Ariel y la Fundación Telefónica  titulado “¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores” en el que varios autores, entre ellos la propia Gemma Lluch, reflexionan sobre estas nuevas formas de lectura. El libro, que se puede descargar en PDF, tiene capítulos tan sugerentes como  “Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”, “El Quijote o Tirant lo Blanc entre blogs y Google Maps”,  “Itinerarios del yo en un cuarto propio conectado”, “Mujeres que leen”, etc. 

 

Tenemos, por tanto, que conocer esta nueva realidad si queremos desarrollar la competencia lectora y el hábito lector en nuestro alumnado. Como dice Gemma en uno de los artículos del libro (“Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”)“(…) se han reemplazado los espacios tradicionales donde habitualmente se practicaba la lectura (la escuela y la biblioteca) por la Red o, dicho con otras palabras, los lectores adolescentes y jóvenes atraídos por los influencers se han mudado de los edificios de ladrillos a la nube, de las estructuras fijas a las estructuras líquidas”.

A partir de aquí es posible hacer propuestas que respondan a las necesidades y a los intereses de los chicos y chicas. Fuera de ese contexto es muy posible que nuestro esfuerzo sea en vano.