Archivo de la categoría: Propuestas didácticas

LA DIVERSIDAD LINGÚÍSTICA…

 

imagen2

El próximo lunes, 26 de septiembre, se celebra una vez más el Día Europeo de las Lenguas y su conmemoración es un buen momento para reflexionar sobre cómo se trabaja el tema de la diversidad lingüística en las aulas.

Si nos atenemos a la interpretación que de este tema se hace en la mayor parte de materiales didácticos de ESO o Bachillerato, estos aspectos del aprendizaje lingüístico comunicativo se consideran contenidos de relleno y se despachan con unos apartados sobre la diversidad lingúística en dos unidades didácticas del programa: por un lado se afronta la caracterización de las lenguas del Estado y, por otro, se trabajan las variedades diastráticas y diafásicas de la lengua.

Sin embargo, apenas si aparecen aspectos como las relaciones de las lenguas entre sí, los fenómenos de contacto entre lenguas, los derechos de los hablantes, los procesos de sustitución de lenguas y sus causas… Hay todo un universo de temas relacionados con la diversidad lingüística y con las lenguas y los hablntes que quedan fuera de las interpretaciones habituales que del currículo hacen los libros de texto. Es posible que esta ausencia se deba a que, por lo general, estos aspectos son polémicos, esconden relaciones de fuerza y de poder, traslucen la manipulación a que se ven sometidas, en muchas ocasiones, las lenguas y su utilización interesada como herramienta política.

Pero, pensamos que en un Estado plurilingüe, con cuatro lenguas cooficiales, como el nuestro, este tipo de reflexiones debería formar parte del bagaje que desde la escuela se ofrece al alumnado.Mucho más, si queremos impulsar, como de hecho se hace, el aprendizaje de lenguas extranjeras para favorecer la comunicación y la movilidad en este mundo global al que pertenecemos. Y mucho más, todavía, si pensamos en el número cada vez mayor de lenguas presentes en nuestra sociedad y en las aulas debido a la fuerza de los movimientos migratorios. Solamente con reflexión y con conocimiento sobre los fenómenos lingüísticos se pueden erradicar los prejuicios sobre las lenguas y sus hablantes y favorecer las actitudes positivas hacia la diversidad lingüística.

El trabajo con estos contenidos es de carácter, fundamentalmente, actitudinal por lo que exige utilizar en su tratamiento metodologías participativas que favorezcan el análisis de las realidades lingüísticas y el libre debate sobre las mismas. Es un campo de trabajo que favorece el desarrollo de la Competencia en Comunicación Lingüística y de la Competencia Social y Cívica así como la Competencia de la conciencia y expresiones culturales. En el currículo de Lenguas de la CAPV hay un bloque de contenidos que recoge la Dimensión social de la Lengua en el que se proponen estos aspectos. El criterio de evaluación correspondiente está enunciado de la siguiente manera “Interpretar críticamente la diversidad de realidades lingüísticas y valorarla, mostrando respeto hacia las lenguas y la diversidad lingüística, utilizando conocimientos sociolingüísticos básicos.”

Dentro del proyecto “Hacemos cosas con palabras” integrado en los REA del proyecto Edia del CEDEC hay una propuesta didáctica de nombre las “Las lenguas que nos rodean”. Una de las secuencias de la propuesta, “¿Todas las lenguas son iguales?”,  tiene como objetivo que el alumnado  valore la pluralidad y diversidad lingüística, respete los derechos de los hablantes y destierre los prejuicios lingüísticos.

imagen1

A lo largo de diferentes actividades, los alumnos y alumnas reflexionan sobre el tema de la igualdad de las lenguas y de los prejuicios lingüísticos. Al finalizar esta secuencia deben elaborar un decálogo de acciones o principios en contra de esos prejuicios y en defensa de la diversidad lingüística, que formará parte del mural que es el producto final del todo el proyecto. Para redactar este decálogo utilizan una plantilla de planificación a partir de un modelo de decálogo.

Esperamos que las actividades de esta secuenia os den ideas para introducir la diversidad lingüística en vuestras programaciones.

 

 

TRATAMIENTO INTEGRADO DE LENGUAS: ¿NECESARIO? ¿POSIBLE?

TIL

Es una preocupación recurrente entre los docentes de lenguas cómo gestionar eso tan difícil de “el tratamiento integrado de las lenguas”. En todos los centros hay quienes, cual “pepito grillo” insisten: “habría que hacer algo”, ”no puede ser eso de que cada lengua vaya por su lado”, “pero si nos estamos repitiendo”, “pero si estamos utilizando hasta un metalenguaje diferente”…, y casi todo el profesorado siente que es de lógica, que sería necesario hacer algo. Sin embargo, aunque se van dando pasos en esta dirección,  son pocos los centros que entran a fondo en este proceso que, en definitiva, supone una revisión de nuestra práctica y una propuesta de cambio metodológica. La necesidad la vemos todos, la solución parece que no se ve tan clara.

Pero ¿por qué y en qué consiste exactamente el tratamiento integrado de lenguas?

El Tratamiento Integrado de Lenguas es una opción organizativa y metodológica que aparece en el sistema educativo con la llegada de la Logse y la generalización de la enseñanza bilingüe al coexistir dos lenguas oficiales en varias  de las CCAA del Estado. Se ha extendido en el mundo de la enseñanza de las lenguas avalado por las investigaciones sobre el aprendizaje de las lenguas, sobre las transferencias de aprendizajes entre las lenguas y sobre la importancia de programar simultáneamente los aprendizajes lingüísticos y no lingüísticos.

Esta propuesta se basa en la constatación de que las diferentes lenguas son objetos de enseñanza y aprendizaje que comparten muchos más aspectos de aquellos que las diferencian. Si entendemos las lenguas como herramientas de comunicación y representación, es necesario reconocer que las lenguas comparten las mismas finalidades, que todas ellas se actualizan en los diferentes ámbitos de uso de la lengua de las personas y que todas ellas se concretan en el uso en diferentes géneros discursivos con determinadas características muy semejantes en todas las lenguas.

De hecho, el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas recoge la necesidad de este planteamiento integrador cuando afirma que “ (…) el individuo no guarda sus lenguas y culturas en compartimentos estancos estrictamente separados, sino que desarrolla una competencia comunicativa a la que contribuyen todos los conocimientos y las experiencias lingüísticas y en las que las lenguas se relacionan entre sí e interactúan”

El Tratamiento Integrado de Lenguas se entiende de una manera amplia como la elaboración de una programación consensuada entre las diferentes lenguas curriculares del centro basada en una metodología y en unos presupuestos didácticos comunes. Tan sencillo y tan complicado.

La noción de competencia, ya sea la de la “competencia comunicativa” procedente de las ciencias disciplinares y adaptada para su utilización didáctica, como la de la “competencia en comunicación lingüística” procedente de la recomendación del Parlamento Europeo a los estados miembros y presente en los currículos de la LOE y de la LOMCE como una de las competencias básicas, señala a todo el  profesorado una finalidad clara de la enseñanza-aprendizaje de las lenguas: la mejora de los usos lingüísticos del alumnado.

Este presupuesto que, en teoría, posiblemente comparte una gran parte del profesorado de lenguas, exige que este mismo profesorado comparta un enfoque metodológico semejante que debe basarse en la ideas eje del enfoque comunicativo de la enseñanza aprendizaje de las lenguas (cualquier metodología no  vale), y es ahí donde este proceso de integración en el aprendizaje de las lenguas comienza a complicarse. A veces, cada departamento y/o cada docente utiliza una programación, un libro de texto, una manera de hacer…, que además  no está precisamente basado en el enfoque comunicativo. Esto hace que no afloren las confluencias entre las lenguas sino las diferencias, en un planteamiento más ligado a la descripción del código que a su uso en diferentes situaciones de comunicación.

Sin embargo, a lo largo de estos últimos años, impulsado por el Programa de Tratamiento Integrado de Lenguas, se han ido elaborando en la comunidad materiales de aula que nos permiten trabajar con el Tratamiento integrado de lengua, y que se han plasmado en experiencias reales en los centros de primaria y secundaria. Estos materiales se pueden utilizar tal y como han sido concebidos o bien modificarlos en función de las características de los centros.

Materiales del programa de Tratamiento integrado de lenguas

Materiales del seminario de  HTB/ TIL del Berritzegune de Getxo

La experimentación de materiales de este tipo es un camino para comenzar a trabajar de manera coordinada entre los departamentos de lenguas e ir encontrando estrategias, criterios, decisiones comunes en torno a la enseñanza de las lenguas. Hay muchas trayectorias posibles para desarrollar este trabajo pero eso sí, todas pasan por un proceso conjunto de reflexión sobre nuestra práctica y de renovación metodológica. Lo importante es empezar a caminar juntos.

En esta presentación podéis ver algunas ideas sobre el TIL y su desarrollo en esta comunidad.

Imagen2

CONVERSANDO CON… RAMÓN BREU SOBRE CINE Y EDUCACIÓN

El cine ha sido tradicionalmente un recurso educativo relevante en las aulas, a veces para trabajar desde diferentes áreas (lenguas, sociales, filosofía…) y a menudo también como vehículo para trabajar la educación en valores, pero habitualmente el cine se ha utilizado más como pretexto o vehículo que como objeto de aprendizaje. Sin embargo, en las últimas décadas se ha visto la necesidad ineludible de incorporar en las aulas la alfabetización audiovisual, es decir,  dotar al alumnado de herramientas para analizar e interpretar de manera crítica el discurso cinematográfico, y de los medios de comunicación, en general. Este contenido es además muy apropiado, aunque toque también otras áreas, para el trabajo de las áreas lingüísticos.

Hay experiencias  muy interesantes, en este sentido, como el trabajo que viene realizando la Tribu del cine (@Latribudelcine). Un  ejemplo son sus dos últimas propuestas sobre la película Altamira o sobre la última cinta de Iciar Bollaín, El olivo, en la que ha participado nuestra compañera Lourdes Domenech.

Otro de estos profesionales, referente en el campo del cine y la educación, es precisamente Ramón Breu, entre otras cosas, fundador y coordinador del portal educativo CineEskola y autor de numerosos libros y artículos sobre alfabetización mediática y competencia audiovisual, así como de interesantes propuestas didácticas del uso del cine en educación.

Es con él con quien tuvimos el gusto de conversar hace un tiempo sobre todo ello. Una charla que hoy queremos compartir con todos vosotros.

 

¿DAR CLASE A LOS QUE NO QUIEREN?

 classroom-824120_960_720Crédito de la imagen

El pasado mes de Marzo tuvimos la oportunidad de escuchar a Joan Vaello de la mano de FEAE  en el edificio de  La Bolsa, psicopedagogo, profesor de la UNED, impartidor de múltiples cursos de formación, Vaello impartió una charla coloquio en la que participaron un alto número de docentes que aportaron gran valor a las reflexiones del ponente.

Hay muchas ideas que se pueden extraer de la intervención de Joan Vaello y muchas de ellas están recogidas en el blog de FEAE,  El profesorado emocionalmente competente.

Nos gustaría en esta entrada reflejar fundamentalmente el mensaje de las actitudes que favorecen una actitud proactiva frente a los comportamientos reactivos.

No es sencillo pero ” vacunarse contra la reactividad” en todos los ámbitos de nuestra vida profesional y personal, es una forma de crecer.Sustituir los “es que” por ” podría” y de ahí buscar posibles soluciones resulta, en apariencia, obvio, sin embargo nos encontramos de manera habitual con demasiados ” es que” que dificultan y en muchos casos imposibilitan avanzar.

Vacunar contra la tentación de la queja o de la pasividad es una buena receta que en ocasiones resulta dificil llevar adelante en muchas de nuestras reuniones.

Buscar soluciones sencillas y evitar procesos que requieran demasiados papeles, demasiadas personas, hacer propuestas sencillas que tiendan a la resolución de los problemas se deberían incorporar en nuestras prácticas diarias…se trata de buscar soluciones y estrategias que podamos utilizar docentes de diferentes áreas y materias y que son antídotos contra diferentes problemas que surgen en las aulas y que compartimos.Porque es una realidad que cuando nos preguntamos sobre los problemas que más nos preocupan en nuestras prácticas docentes, las respuestas suelen converger en problemas compartidos, sin embargo, tendemos a centrarnos en los problemas específicos, aquellos que se centran en nuestra materia. Abordar de manera compartida y transversal muchas de las cuestiones espinosas y que dificultan las prácticas docentes es una forma de buscar soluciones globales.

La evaluación ” post mortem” suele carecer de eficacia. Evaluar para motivar, para ofrecer soluciones, proponer criterios compensatorios y no tanto cognitivos que valoren lo que hace y no hace, no solo lo que sabe, atacar las causas desde el comienzo…Deberían estar presentes en nuestras propuestas…porque “la fuente de poder más poderosa es la empatía”.

Nada de lo dicho es nuevo, nada de lo expuesto es desconocido por ninguno de nosotros y nosotras, sin embargo, con frecuencia, instalarse en la reactividad resulta habitual y con ello la dificultad de avanzar.

Podéis encontrar muchas de las conferencias de Joan Vaello en la red, aquí os dejamos una de ellas y unos apuntes por si los queréis leer.

COMPETENCIAS, PROBLEMAS, SITUACIONES…

problemas

Crédito de la imagen

Desde que las competencias básicas empezaron, en el 2007, a asomar en el currículo, comenzamos a escuchar de manera asidua los términos “situación”, “problema”… Desde las primeras definiciones de las competencias básicas, podemos observar su presencia. DeSeCo  ya en el 2003  definió el concepto competencia como “la capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada”. Además, la competencia “supone una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones, y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz”. En el documento de MEC sobre las competencias clave se expone …”Las competencias, por tanto, se conceptualizan como un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales.”

Con el paso del tiempo, el concepto de situación problema como motor de una secuencia de aprendizaje de tipo competencial ha ido ganando terreno. No es que no existiera con anterioridad, puesto que la contextualización de los aprendizajes, las tareas ligadas al aprendizaje activo, etc. llevan ya mucho tiempo formando parte de nuestro quehacer didáctico. Pero, en estos momentos, en los que las competencias básicas son el eje del currículo y en los que el aprendizaje del alumnado se mide por el grado de desarrollo de las mismas, estos conceptos se hacen indispensables para guiar la tarea didáctica.

En efecto, para promover el desarrollo de competencias es necesario plantear retos, problemas, situaciones a los que el alumnado tenga que responder movilizando sus conocimientos, estrategias, habilidades, actitudes… y adquiriendo en ese proceso otros nuevos.

El desarrollo de las competencias exige unidades de aprendizaje que como punto de partida planteen una SITUACIÓN, en un CONTEXTO concreto, que suponga un RETO o PROBLEMA y que desemboque en una TAREA que intente dar respuesta al problema planteado. Estos tres elementos son los componentes básicos de las situaciones problema que configuran el archivo de situaciones en el que hemos estado trabajando a lo largo de este trimestre desde el Berritzegune Nagusia.

Imagen2

Las situaciones problema pueden tener en el marco de una unidad didáctica dos finalidades diferenciadas:

  • Antes de los aprendizajes: como motor de la unidad didáctica para introducir los contenidos y hacer progresar al alumnado.
  • Después de los aprendizajes: para evaluar los contenidos adquiridos en función de las competencias esperadas.

Este conjunto o archivo de situaciones tiene como finalidad dar al profesorado ideas y modelos que puedan introducir en su práctica para otorgar a sus unidades didácticas un sentido más competencial.

El archivo de situaciones está organizado por etapas y dentro de cada una de ellas, por áreas, materias o ámbitos según la organización de cada una de ellas. Todas ellas siguen una misma estructura y tienen los mismos componentes. Os dejamos su referencia como material de ayuda. Podéis encontrarlo en esta página web, en la subpágina correspondiente.

Imagen1