Archivo de la categoría: Lectura

El inmenso placer de la lectura…

Durante estos últimos cursos hemos compartido en el blog algunas de las lecturas profesionales sobre diferentes aspectos de la enseñanza/aprendizaje de las lenguas que han sido y son referentes para nosotras.

A estas alturas de un curso que ha sido especialmente intenso y complicado por motivo de la pandemia, la verdad es que, al pensar en qué lectura reseñar, solo podíamos pensar en la lectura como una promesa de descanso, relax, tiempo libre… Solo queríamos pensar en la lectura como placer, en el placer de la lectura.

Es por eso que en esta última entrada quereos compartir con vosotros y vosotras algunos libros, también ya emblemáticos, que celebran el gusto y el deseo de leer. Evidentemente hay muchos y muy variados pero nosotras hemos escogido tres ensayos y una novela, de diferentes épocas, que nos han conmovido especialmente y nos han hecho reafirmarnos en el tesoro que supone disfrutar con la lectura.

Empezamos por el último y vamos hacia atrás…

El Infinito en un junco

Empezamos en la actualidad con el celebradísimo y galardonado El infinito en un junco (2019) de Irene Vallejo. Un ensayo que trata de bucear en la historia de los libros retrotrayéndose a sus orígenes en la Antigüedad pero conectándolos también con el presente en una suerte de viaje de ida y vuelta recurrente.

El ensayo se plantea como un viaje a través de la Historia, espléndidamente documentado, que pretende responder a grandes preguntas como ¿Cuándo aparecieron los libros? ¿Cómo se han conservado hasta nuestros días? ¿Por qué algunos se convirtieron en clásicos? ¿Cuáles se han perdido?… Pero el hallazgo de la autora es abandonar el tono académico para escribir desde su propia experiencia personal de lectora y desde la emoción que los libros le provocan

“De niña creía que los libros habían sido escritos para mí, que el único ejemplar del mundo estaba en mi casa. (…)  Mis historias favoritas, que yo saboreaba en la cama, con la manta hasta la barbilla, en la voz inconfundible de mi madre, existían, claro está, solo para que yo las escuchase. (…) He crecido pero (…) cuando un relato me invade, cuando su lluvia de palabras cala en mí, cuando comprendo de forma dolorosa casi lo que cuenta, cuando tengo la seguridad -íntima, solitaria- de que su autor ha cambiado mi vida, vuelvo a creer que yo, especialmente yo, soy la lectora a quien ese libro andaba buscando.” (pag. 110)

Y, como buena narradora, consigue además hacer partícipe al lector de esta vivencia, nos involucra, nos seduce.

En definitiva, es el homenaje de una lectora apasionada a los libros y a todas las personas que a lo largo de 30 siglos de Historia han protegido y han salvado los libros para que hayan llegado hasta nosotros.

Leer contra la nada

Yendo hacia atrás en el tiempo, recuperamos ahora el ensayo “Leer contra la nada” (2017) de Antonio Basanta que, casualmente suele ser citado también por Irene Vallejo en algunas de sus entrevistas. De hecho, así se refiere a él en esta cita:

«Un festín en la estantería, un libro que siempre me inspira y nutre mi curiosidad. Cualquier página abierta al azar nos reserva un placer, un hallazgo, frases que reverberan. En este pequeño abecedario cabe una cartografía universal del amor a la lectura».  (Irene Vallejo)

Antonio Basanta ha dedicado toda su vida al fomento de la lectura y durante más de veinticinco años ha sido director general de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, de la que actualmente es vicepresidente.  Escucharle es un placer (podéis encontrar muchas intervenciones suyas en Youtube) pero leerle lo es aún más. 

«Me declaro lector enamorado de las palabras. Tal vez porque amar es la condición que más se asemeja al leer, también él, como el amor, pura emoción. Diálogo permanente. Mutua entrega». (pag. 12) Es una de tantas frases del libro con las que expresa su amor por le lectura. Pero al lado del amor, habla también de rebeldía “porque quien lee profunda y comprometidamente, se rebela…” (pag. 169)

Antonio Basanta parte de su propia experiencia lectora desde la infancia para ir desgranando todas las vivencias que nos ofrece la lectura, desde las de dejar volar nuestra imaginación perdiéndonos entre islas del tesoro y viajes espaciales hasta las de la rebeldía y el compromiso con el mundo que nos rodea y con nuestra propia vida.

“Leer es una forma de ser y de estar en la vida. Una forma de vivir nunca ajena a la emoción, al asombro, a la sorpresa. Leer es también como la vida, un misterio que se desvela poco a poco, lectura tras lectura” (pag. 47)

Pero además se remonta a la Antigüedad y va recorriendo el camino que los libros han recorrido hasta nuestros días, hasta recalar en las nuevas prácticas lectoras que supone la aparición de internet.

Pero entre todo ello, recomendamos especialmente el apartado “Lecturas de lectura” -que el autor va intercalando de manera recurrente entre los capítulos del libro- en el que nos regala una miscelánea de citas de grandes autores relacionadas con la lectura y los libros. Un verdadero placer.

Como una novela

Curiosamente, nuestro siguiente eslabón hacia atrás en el tiempo es el famoso ensayo “Como una novela” (1993) de Daniel Pennac que, por cierto, es citado también ampliamente por Basanta en su libro.

El libro de Pennac es un libro escrito, en realidad, para los adolescentes, con el objetivo de reconciliarlos con la lectura, pero arrasó en su momento entre el profesorado y entre la población en general. Es un canto al placer de leer, a la libertad del lector. La famosa frase con la que comienza el libro “El verbo leer no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo «amar»…, el verbo «soñar»…” (pag. 11) se convirtió en una máxima a la hora de plantear una nueva manera de entender la lectura en las aulas..

El ensayo de Pennac es un gran elogio a la lectura y su acierto fue, sin duda, el ir a contracorriente de toda una tradición académica que trataba con demasiada solemnidad el acto de leer para optar por recuperar su condición lúdica. Esto se refleja en su famoso decálogo sobre los Derechos del lector que, por su carácter revolucionario, se convirtió, desde su publicación, en un auténtico referente del propio libro y de una manera innovadora de entender la experiencia lectora. Seguro que lo conocéis pero nunca está de más recordarlo

Blogge@ndo

84 Charing Cross Road

Por último nos apetecía reseñar esta pequeña novela que nos parece una joya y un homenaje a la literatura.  “84 Charing Cross Road” (2002) de Helene Hanff. que luego se convirtió en una obra de teatro, una obra para televisión y una película.

La obra parte de la experiencia real de la autora y su correspondencia durante veinte años con Frank Doel, el jefe de compras de la librería anticuario Marks & Co., situada en esa misma la dirección en Londres.

Se trata de una novela epistolar que comienza con la carta que Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía en 1949 desde Nueva York a Marks & Co con un listado de libros difíciles de encontrar. Esta carta inaugura la relación epistolar entre la lectora y el librero. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, en una relación que mezcla el amor por los libros con los acontecimientos de sus vidas personales. Poco a poco, casi sin darse cuenta, pasan de la relación profesional a la familiaridad y de ahí a una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y conmovedora que no ocupa más de 126 páginas es un pequeño canto al lugar que ocupan en nuestra vida los libros y las librerías.

¡Feliz verano y felices lecturas!

TRAS LAS LÍNEAS

Hace tiempo escribimos una entrada sobre el libro Reparar la escritura de Daniel Cassany y señalamos que no sería la única obra a la que haríamos referencia porque Daniel, desde el comienzo de su tarea como investigador, divulgador y profesor, nos ha enseñado y guiado en aspectos fundamentales relacionados con la didáctica y metodología en la enseñanza aprendizaje de las lenguas.

De Daniel destaca su capacidad para hacer comprensible y sencillo lo complejo, su capacidad para ver más allá del día a día y ofrecer pautas y caminos que sirven de ayuda real y práctica a los docentes preocupados en su tarea.

Tal y como comentamos en el post anterior, su trabajo en los últimos tiempos se ha centrado más en el ámbito de la lectura crítica por lo que hoy vamos a referenciar un ensayo publicado por Anagrama en el año 2006   y cuyo título es Tras las líneas. Sobre la lectura contemporánea. En él se abordan aspectos relacionados con las nuevas prácticas de lectura en el S XXI.

Daniel Cassany profesor de discurso en la Universidad Pompeu y Fabra afirma que uno de los factores que está transformando el acto de leer es “nuestra conciencia de que todo texto esconde una ideología, desde un artículo científico hasta una sentencia judicial”. Esto implica que es esencial “enseñar a la ciudadanía a leer ideología” lo que supone enseñar a aproximarse a los textos de forma crítica.

“Tras las líneas” explora, mediante ejemplos prácticos, las transformaciones que ha sufrido la lectura en su paso del papel a la pantalla y las repercusiones que esto trae, como la necesidad de aprender a leer webs, a discernir el “grano de la paja” … y todo ello en un marco escolar que evoluciona a un ritmo menor del que evoluciona la sociedad.

“Tras las líneas” intenta posicionar al lector y motivar una lectura crítica, para ello introduce “tres falsedades premeditadas” que se deben descubrir y cuyas soluciones se encuentran en la página personal del autor.

En palabras de Cassany “En cada lugar, en cada momento, leer y escribir han adoptado practicas propias, en forma de géneros discursivos particulares”. Conocer esos géneros es necesario para saber dónde se encuentra la información relevante y dónde “está socialmente permitido hacer nuestra aportación como lectores”.

La primera parte del libro denominada “Leer la ideología” nos introduce en el sesgo ideológico que tienen todos los discursos y, por lo tanto, en la necesidad de comprender su contenido y la ideología que en ellos hay oculta.

Cassany distingue tres planos en la comprensión de los textos: él que denomina las líneas y hace referencia a la lectura literal del texto. Entre líneas que tiene que ver con lo que está implícito en el texto y detrás de las líneas que permite comprender el texto con la ideología que en él subyace.

El autor señala que la comprensión crítica de un texto implica analizar el discurso a partir de la elaboración de inferencias que requieren una conciencia crítica y propone una serie de recursos para propiciar dicha comprensión.

La segunda parte del libro Leer en otras lenguas se centra en la complejidad de leer en otras lenguas que no sean la materna estableciendo las diferencias entre lo que él denomina lectura intracultural y lectura interculturual  y donde aparece el término “multiliteracidad “entendida como el uso de varias lenguas, registros, géneros discursivos, entre otros aspectos.

La tercera parte del libro Leer en la pantalla nos habla de nuevo de literacidad, pero asociada a nuevas prácticas y estrategias de lectura. “La literacidad electrónica nos hace más conscientes de la naturaleza social del discurso y de la función de coautoría que ejercemos todos en la construcción del entramado discursivo de una comunidad”.

La última parte de libro, Leer ciencia se centra en los textos de divulgación científica como medio para democratizar el conocimiento y, por lo tanto, la necesidad de asumir una postura crítica ante ellos dado ese “carácter de divulgación” necesario para llegar a la comunidad, lo que implica un peligro de sesgo ideológico al” tener que seleccionar algunos datos de acuerdo a la relevancia que puedan tener en la sociedad”.

Finaliza este ensayo con unas reflexiones que nos llevan a replantearnos la concepción de comprensión lectora que teníamos hasta el momento.

Siempre es recomendable leer a Daniel Cassany y el libro que hoy os referenciamos, seguro que nos plantea muchas cuestiones como docentes.

Autor: Daniel Cassany

Título: Tras las líneas. sobre la lectura contemporánea

Editorial: Anagrama 2006

Ayudando a comprender los textos en el aula

Seguro que los problemas de comprensión lectora son unos de los que más preocupan al profesorado, en general, y al profesorado de lenguas, en particular. “No entienden lo que leen” , “no tienen recursos ante las dificultades de comprensión”, “si no entienden los textos cómo van a aprender los contenidos”, etc.

En una entrada anterior, reseñamos el libro “Estrategias de lectura”, de Isabel Solé, que, para nosotras fue y sigue siendo un referente en este campo. Hoy queremos traer al blog la obra de Emilio Sánchez de Miguel, también inspirador para nosotras desde sus primeros libros, como “Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión” (1986) o “Procedimientos para instruir en la comprensión de textos” (1989), ambos descatalogados actualmente (quizás podáis encontrar una versión en pdf en internet). En el 2010, nos reencontramos con él cuando publica, basado en una investigación de prácticas de aula, “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” junto con una Guía para el profesorado que nos parece un material realmente útil y que queremos compartir con vosotros.

Emilio Sánchez de Miguel es catedrático en el Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Salamanca, y con un grupo de profesores de la Universidad de Salamanca dedicados a la Psicología de la Educación lidera el Grupo A.I.A.P.E. (Aprendizaje, Instrucción y Análisis de la Práctica Educativa)

El propósito principal de este grupo, como ellos mismos apuntan es ” plantearnos cómo conectar los conocimientos generados en el mundo académico con la práctica profesional.”, lo cual es muy de agradecer en un ámbito universitario que, a menudo, teoriza sin buscar demasiados puentes con la experiencia docente de las aulas.

Con dos de compañeros del A.I.A.P.E., García Pérez, José Ricardo y Rosales Pardo, Javier, publica en 2010, en la editorial Grao, el libro “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” .

Este libro, que os recomendamos, da soporte teórico y recoge la experiencia de investigación llevada a cabo con docentes de primaria y secundaria sobre las prácticas de aula en torno a la lectura. Como los autores dicen: “… el núcleo del libro no son los conocimientos teóricos sobre la lectura, sino el análisis de lo que ocurre en las aulas cuando alumnos y profesores leen y usan textos relacionados con objetivos y contenidos instruccionales”.

El libro se divide en tres grandes partes o retos, como ellos los denominan.

El primero es el “Reto del alumno” , que se centra en qué significa comprender, cuáles son las las competencias de un buen lector y cómo se fomenta la comprensión lectora desde la idea de “ayudar a comprender” frente a la de “enseñar a comprender”.

El segundo es el “Reto del profesor”, donde los autores recogen y explican la investigación realizada y se fijan en aspectos del “qué se hace” y “que se podría hacer”, en base a “que se debería hacer”: cómo se organiza la participación de alumnos y profesores durante el desarrollo de una lectura en el aula, si se planifica y cómo se planifica la lectura, qué estrategias de lectura se utilizan, que tipos de ayuda se presta a los alumnos en el proceso de lectura y qué obstáculos hacen tan difícil el cambio.

El tercer y último reto es el “Reto del asesor” que nos da pistas sobre cómo ayudar al profesorado para que ayude a sus alumnos/as.

Vinculada con el libro y la investigación realizada se publicó también en Leer.es, portal al que Sánchez Miguel ha estado muy vinculado desde su inicio, una “Guía para mejorar y trabajar la comprensión durante la lectura del libro de texto en clase” (Secundaria) dirigida más directamente al profesorado (hay una versión que incluye también la experiencia de Primaria), cuya lectura y aplicación os recomendamos muy especialmente. Esta Guía es un material aún más enfocado a analizar la practica de aula con respecto a la lectura de los textos y a proponer estrategias para planificarla desarrollarla y evaluarla mejor. Todo ello con un sentido práctico y realista, sabiendo que las dinámicas de aula creadas no se cambian de la noche a la mañana, y por lo tanto proponiendo un camino, paso a paso, para mejorara nuestras prácticas educativas con respecto a la lectura,

La Guía se divide en cuatro grandes partes:

  • Cómo planificar
  • Cómo evaluar
  • Cómo ayudar
  • Lo que cuesta cambiar

Cada una de los tres primeras, a su vez, tienen la misma estructura dividiéndose en cinco apartados fijos:

  • I ¿Por qué es importante…(en cada caso)?
  • II Algunos ejemplos.
  • III Para pensar en cómo…(en cada caso).
  • IV Un camino hacia el cambio.
  • V Para seguir pensando.

La cuarta parte, sin embargo, con otra estructura, se divide en estos cuatro apartados:

  • I Falta de conciencia del texto.
  • II Confundir temas con logros.
  • III No dar importancia al texto.
  • IV Desmigar.

Esta Guía presenta ejemplos de prácticas reales de profesores/as, tomados de la investigación, sobre cómo planifican y evalúan la compresión de un texto leído en clase y qué tipos de ayudas brindan al alumnado en este proceso. Una virtualidad interesante de este material es que utiliza textos normales, de los que usamos habitualmente en cualquier área cuando vamos a introducir o trabajar un tema, pero el reto es cuestionarnos ¿cómo presentamos el texto al alumnado? ¿proporcionamos alguna ayuda? ¿damos alguna instrucción de cómo hacer la lectura? ¿planificamos la lectura? ¿cómo comprobamos si están comprendiendo? ¿cómo les ayudamos a comprender mejor?… La investigación parece demostrar que hay una distancia importante entre lo que decimos/creemos que hacemos y lo que realmente hacemos. En ese sentido, ver los ejemplos, que los autores van desgranando en base a un protocolo modelo que plantean, es una buena forma de diagnosticar nuestra práctica y ver, a la vez, cómo ir incorporando pequeños cambios que ayuden a que le comprensión del texto sea más efectiva.

La Guía es un material que está en la red en un formato pdf descargable y en formato de presentación digital (el que incorpora también la parte de primaria). Al utilizar ejemplos de textos de sociales u otras áreas nos parece un material muy interesante para compartirlos con todo el profesorado en el caso de querer desarrollar un Plan lector de centro, por ejemplo. Plantea un protocolo de actuación realista, abordable por cualquier profesor de cualquier área y nos hace más conscientes de cómo trabajamos la comprensión de los textos en el aula porque, como decíamos en el título, lo que nos interesa a todos/as es ayudar a nuestro alumnado a comprender lo que leen. Esa es la llave para el resto de los aprendizajes, en la escuela, y en la vida, dentro de la sociedad alfabetizada del siglo XXI.

Es un material fácil de leer y muy vinculado a la práctica. Nosotras lo hemos trabajado en seminarios con profesorado de Primaria y Secundaria y nos parece muy recomendable.

ESTRATEGIAS DE LECTURA

ESTRATEGIAS

Las prácticas lectoras están cambiando a causa de diferentes factores. Leemos otro tipo de textos, con objetivos diferentes, en contextos nuevos, en diferentes soportes… lo que supone que la escuela debe tener en cuenta todos estos elementos y asegurar que el alumnado, cuando acceda a un texto, sea capaz de apropiarse de los diferentes significados del mismo y de utilizar ese texto para conseguir diferentes objetivos.

Todo este proceso pasa por adiestrar en la comprensión superficial y profunda del texto. En ese proceso nos encontramos con alumnado que utiliza de manera autónoma diferentes estrategias para acceder al texto pero también encontramos alumnado al que debemos enseñar y guiar.

En esta tarea el libro” Estrategias de lectura” de Isabel Solé sigue siendo un referente fundamental.

La primera edición de este libro es de 1992, es decir, hace ya 28 años, y esos son los años en los que para nosotras ha sido una referencia imprescindible si hablamos de los procesos que implica el trabajo con la comprensión textual.

El prólogo de Cesar Coll y  la propia autora en la introducción, nos anuncian que la intención del libro es ayudar a los docentes y a otros profesionales de la educación en la tarea de promover en los alumnos la utilización autónoma de estrategias de comprensión lectora que les permitan interpretar y comprender  de forma profunda los textos escritos.

El libro está dividido en ocho capítulos. En el primer capítulo: “El reto de la lectura” se expone su concepción de la lectura así como las funciones de la misma en la educación escolar.

El segundo capítulo: “Leer, comprender y aprender” se centra en los elementos y factores necesarios para que los lectores puedan  interpretar el lenguaje escrito.

A partir del tercer capítulo se ocupa de la enseñanza de la lectura. En concreto el tercer capítulo en la enseñanza inicial de la lectura, alfabetización, código, conciencia metalingüística…

El cuarto capítulo tiene como eje la enseñanza de estrategias de comprensión lectora: qué es una estrategia, qué estrategias enseñar, y cómo enseñarlas, tipos de textos…

El quinto capítulo se ocupa de las estrategias antes de la lectura; el sexto, en el proceso de comprensión durante la lectura y en las estrategias que se utilizan para ir construyendo una interpretación del texto; así como para resolver problemas en el proceso; y el séptimo se centra en el qué hacer después de la lectura y en aspectos como trabajar la idea principal, el resumen, la formulación de preguntas.

Un último capítulo titulado “Cajón de sastre” aborda la evaluación, la creación de situaciones de aprendizaje…

Una referencia imprescindible para cualquier profesional del mundo educativo interesado en el desarrollo de la competencia lectora.

ISABEL SOLÉ,   Estrategias de lectura, Ed Grao. 2009

Y también os proponemos “Leer, comprender y aprender” de la misma autora publicado por Horsori editorial en el 2019.

¿Qué leen y cómo leen los jóvenes en la actualidad?

crédito de la imagen

Terminamos el curso pasado hablando de lectura  y retomamos el tema casi al comienzo de este nuevo curso. Hay muchas razones para ello. Por una parte, en nuestra comunidad es el tema estrella para este curso escolar: la elaboración del Plan Lector del centro, la presentación de la nueva página del Departamento sobre lectura Irakurgunea, (el enlace es a la versión en castellano y aporta muchos materiales para el Plan Lector) la preocupación por las evaluaciones PISA…. Y por otro lado -y más importante aún porque nace desde dentro-, la preocupación de cada uno de los profesores/as de lengua por el hecho de que sus alumnos y alumnas lean, entiendan y disfruten con la lectura.

Pero para que todo este esfuerzo y preocupación empiece a dar sus frutos lo primero que debemos hacer, a nuestro entender, es -como siempre que queremos poner un proyecto en marcha- conocer nuestro punto de partida, investigar  la realidad de  nuestro alumnado. hacer un diagnóstico de qué leen, cómo leen, dónde leen,… nuestros chicos y chicas…, en definitiva,  entender qué significa leer en el siglo XXI para la población joven y adolescente.

Es cierto que el profesorado hace su propio diagnóstico de la situación porque conoce la realidad de las aulas pero a veces se nos olvida que hay una realidad más allá, la del contexto social en el que se mueven los jóvenes de hoy en día, que está condicionando esa realidad, y que si no la conocemos difícilmente podremos influir en ella.

Precisamente, este curso pasado, en los cursos de verano de la UPV  pudimos contar con la presencia de Gemma Lluch que dentro del curso “El Plan Lector en el centro: leer para aprender, leer para disfrutar” nos ofreció los resultados de su investigación sobre  “¿Cómo leen los jóvenes en la actualidad?”. Podemos decir que nos dio algunas claves muy interesantes para ese diagnóstico: ha cambiado lo que leen pero sobre todo cómo leen. La lectura se mueve actualmente en la Red, y dentro de ella en las redes sociales, especialmente Youtube. La aparición de los Booktubers, por ejemplo, ha dado un espaldarazo a la lectura entre los jovenes y adolescentes que comparten sus gustos y sus experiencias lectoras en un ámbito informal que les resulta mucho más motivador que el de las cuatro paredes del aula. Se puede decir que el alumnado lee bastante más de lo que pensamos pero en gran medida fuera de nuestro alcance, y entiende la lectura, hoy más que nunca, como un hecho social. Podemos discutir sobre si nos gusta más o menos este nuevo modelo pero es el que se descubre en las últimas investigaciones realizadas. Como dice la propia Gemma: “Ni mejor, ni peor. Diferente”.

Pero hay algo más, la Red no sólo es vehículo para compartir las lecturas o recomendar libros. La propia Red genera una lectura diferente (ver Competencia lectora: leer para aprender), en el contenido y en la forma: el hipertexto, los nuevos géneros textuales digitales (fragmentados, multimodales, interactivos, colaborativos, remixeados…) vinculados a menudo a las redes sociales (blogs, Twiter, Facebook, Instagram…), los medios de comunicación digitales o incluso una nueva forma de literatura que crece y nace en la Red.

Para ahondar en el tema os recomendamos un libro publicado por Ariel y la Fundación Telefónica  titulado “¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores” en el que varios autores, entre ellos la propia Gemma Lluch, reflexionan sobre estas nuevas formas de lectura. El libro, que se puede descargar en PDF, tiene capítulos tan sugerentes como  “Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”, “El Quijote o Tirant lo Blanc entre blogs y Google Maps”,  “Itinerarios del yo en un cuarto propio conectado”, “Mujeres que leen”, etc. 

 

Tenemos, por tanto, que conocer esta nueva realidad si queremos desarrollar la competencia lectora y el hábito lector en nuestro alumnado. Como dice Gemma en uno de los artículos del libro (“Los jovenes y adolescentes comparten la lectura”)“(…) se han reemplazado los espacios tradicionales donde habitualmente se practicaba la lectura (la escuela y la biblioteca) por la Red o, dicho con otras palabras, los lectores adolescentes y jóvenes atraídos por los influencers se han mudado de los edificios de ladrillos a la nube, de las estructuras fijas a las estructuras líquidas”.

A partir de aquí es posible hacer propuestas que respondan a las necesidades y a los intereses de los chicos y chicas. Fuera de ese contexto es muy posible que nuestro esfuerzo sea en vano.