Archivo de la categoría: Lectura

SÍ QUE SE ATREVIERON CON LOS BOOKTRAILERS…

Crédito de la imagen

Hace unos meses en otra entrada del blog os presentabamos una secuencia didáctica que tenía como producto final la elaboración de un booktrailer. La secuencia tenía la finalidad de utilizar el booktrailer como estrategia de animación a la lectura pues la elaboración del mismo requería de la cabal comprensión del libro que se iba a publicitar. Se trataba, en última instancia, de encontrar un valor, un sentido añadido a los libros de lectura que se trabajan en las asignaturas de lenguas y, así, aumentar la implicacióny el compromiso del alumnado hacia la misma.

Ahora, al cabo de cuatro meses podemos decir que sí, que algunos profesores y profesoras con su alumnado se han atrevido a meterse de lleno en la planificación y elaboración de un booktrailer previa lectura detallada de un libro elegido por ellos. Os dejamos en la imagen un enlace a los productos del alumnado.

En los trabajos que hemos recibido (muchísimas gracias a todos por compartirlos con nosotras…) hay gran diversidad de enfoques:

  • se pueden encontrar clásicos
  • aparecen libros de lectura juvenil
  • hay versiones diferentes de un mismo libro…

Esta variedad demuestra la versatilidad de la propuesta que puede ser utilizada con rntabilidad didáctica en los últimos cursos de Primaria así como en todos los cursos de Secundaria y de Bachillerato.

Todos los booktrailers son de gran calidad y ofrecen un campo muy interesante para observar las distintas miradas que sobre un libro elaboran los lectores. Seguro que al revisarlo, también vosotros os atrevéis el curso que viene.

¡GRACIAS DE NUEVO!

LA LECTURA COMPARTIDA: UNA ESTRUCTURA COOPERATIVA PARA DESARROLLAR ESTRATEGIAS DE LECTURA

crédito de imagen

En la entrada anterior  reseñábamos el curso organizado por el Berritzegune Nagusia CAMINOS PARA EL DESARROLLO DE LA COMPETENCIA LECTORA. En ella compartíamos las presentaciones de Daniel Cassany (@dancassany) e Isabel Solé, que nos ofrecieron el marco teórico de la competencia lectora. La otra parte del curso, como ya apuntábamos, constaba de diferentes experiencias de centros.

Un eje común entre las  experiencias que se presentaron en el curso fue el uso de la interacción entre iguales como potente estrategia para desarrollar la competencia lectora (tertulias dialógicas, lectura en pareja, lectura compartida…). Frente a la idea más extendida de la lectura como actividad solitaria, hay que decir que la interacción entre iguales ayuda de manera muy significativa a la mejor comprensión de un texto y puede ser igualmente una oportunidad para aprender las estrategias de lectura e incluso el gusto por los libros. Así lo señala Isabel Solé en su libro Estrategias de lectura.

La experiencia que nosotras presentamos en el curso está relacionada con el aprendizaje cooperativo que, como ya hemos comentado en entradas anteriores, venimos trabajando con los centros estos últimos años en un Seminario del Berritzegune de Basauri-Galdakao, vinculado al programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar del equipo de Père Pujolas y José Ramón Lago de la Universidad de Vic.

Aunque casi cualquiera de las estructuras cooperativas que trabajamos en el Ámbito B de este programa son apropiadas para trabajar muchas de las estrategias de lectura que se recomiendan para antes y después de la lectura de un texto (Folio giratorio, Lápices al centro, Parada de tres minutos, Juego de palabras…), hay una que nos interesa destacar especialmente porque  se vincula directamente con la competencia lectora y es muy adecuada para “durante la lectura”: La lectura compartida.

El sentido de esta estructura es que los alumnos en grupos de cuatro se repartan las tareas a la hora de leer un texto. Dividido el texto en cuatro partes, el primero lee el primer párrafo, el segundo hace un resumen de lo leído y los otros dos completan el resumen; ahora el segundo lee el segundo párrafo, el tercero hace el resumen… y así sucesivamente. Así, esa fase de la lectura del “durante” en la que a menudo les dejamos solos frente al texto se ve aquí favorecida por la ayuda mutua. Evidentemente, la comprensión del texto trabajada y conseguida entre los cuatro – incluido el contraste de puntos de vista, las argumentaciones para explicar o discutir el resumen realizado, etc.-  resulta mucho más rico y profundo que la que se puede lograr en una lectura en solitario, y los alumnos que más dificultades tienen contarán con un ayuda extra de sus iguales que colaborarán a que consiga una mejor comprensión del texto y de quienes aprenderá que hacen otras personas para comprender un texto.

Como ya sabemos,  realizar el resumen de cada párrafo según se va leyendo el texto -que es la estrategia que aquí se utiliza- es una de las estrategias que se recomiendan  durante la lectura, pero a nuestro entender esta estructura cooperativa se puede enriquecer  integrando en ella no sólo esta sino otras de las estrategias de lectura propias de la fase de “durante la lectura”, como por ejemplo: marcar y tratar de explicar las palabras desconocidas o difíciles, adjudicar un título o palabra clave a cada párrafo, fijarse en los elementos gráficos si los hubiera, elaborar hipótesis al hilo de la lectura, etc. Así, el primer alumno puede leer el primer párrafo pero el segundo puede, por ejemplo, haber apuntado las palabras desconocidas o difíciles y tratar de explicarlas con la ayuda de los demás, el siguiente hacer el resumen y el último adjudicar una palabra clave al párrafo, o hacer una hipótesis; o el primero, antes de leer el párrafo que le corresponde, se debe fijar en los elementos gráficos, el segundo leerlo, el tercero…, y así sucesivamente, incluyendo diferentes estrategias de lectura. Es decir, que no perdiendo de vista las dos condiciones que deben cumplir las estructuras cooperativas como son la participación equitativa y la interacción simultánea, podemos flexibilizar y adecuar la estructura para convertirla en una potente oportunidad para desarrollar en el alumnado las estrategias de lectura a través de su entrenamiento sistemático dentro de un equipo cooperativo.

En definitiva, se trata de brindar a los alumnos y alumnas situaciones de aprendizaje en las que, ayudados de sus iguales y favoreciendo el intercambio entre ellos/as, tengan mejores experiencias de lectura y puedan ir incorporando estrategias que les permitan poco a poco convertirse en lectores autónomos y competentes

Os dejamos aquí la presentación que utilizamos en el curso para presentar la experiencia.

LEER PARA APRENDER, LEER PARA APRENDER A LEER

tomado de la casa del árbol

Para seguir comentando alguna de las actividades realizadas al inicio del curso, en el Berritzegune de Getxo propusimos realizar una sesión de trabajo en torno a la comprensión lectora en las aulas. El curso tuvo una gran acogida, acudieron más de cien docentes de primaria y secundaria y contamos con la excelente colaboración de Felipe Zayas, @fzayas.

El tema de la comprensión lectora y cómo trabajarla en las aulas es uno de los temas que aparece de forma constante en los Planes de mejora que los centros elaboran a partir de los resultados de la Evaluación de diagnóstico. Por la preocupación que el desarrollo de la competencia lectora suscita en los centros, será un tema sobre el que vamos a hacer especial hincapié a lo largo del curso.

En su intervención, Felipe partió de la diferenciación entre Leer para aprender, tema en el que están implicadas todas las asignaturas,  leer para aprender a leer,  en donde las asignaturas de lenguas tenemos especial relevancia y leer para aprender a disfrutar de la lectura,  donde la lectura se convierte en una actividad libre.

A partir de esa clara diferenciación, fuimos introduciéndonos en los diferentes aspectos de la competencia lectora, en las estrategias de lectura (antes, durante y después)… así como en la lectura de diferentes ejemplos y modelos. Debemos tener muy presente que la competencia lectora es necesaria más allá del mundo de la escuela, es una competencia vital en una sociedad alfabetizada como esta en la que vivimos por lo que quien no tenga desarrollada su competencia lectora de manera suficiente sufre riesgo de exclusión social. Esta afirmación tan  contundente es cada día más evidente según se  hace más complejo el concepto de alfabetización que ha evolucionado desde la alfabetización funcional hasta el concepto de alfabetización múltiple, alfabetización mediática…

El concepto de competencia lectora ha cambiado. Hasta hace unos años se consideraba que leer era básicamente reconocer grafías y palabras lo que implicaba que el objetivo de la educación era memorizar información. Está claro que esta concepción no se sustenta hoy en día. Parafraseando algunas líneas del informe Eurydice 2002 “ en una sociedad en la que el acceso a la información es cada vez  más rápido, la necesidad de memorizar es cada vez menor, por ello se requiere dotar a la sociedad de los instrumentos necesarios para seleccionar, procesar y aplicar el conocimiento … lo que implica desarrollar competencias en lugar de enseñar conocimientos de  hechos”.

En su intervención Felipe, partiendo del concepto de competencia lectora que aparece en PISA 2009  “Comprender, utilizar, reflexionar, y comprometerse con textos escritos para alcanzar los propios objetivos, desarrollar el conocimiento y potencial personales  y participar en la sociedad “, se detuvo en el papel de la lectura en contextos de aprendizaje  así como en los aspectos de la competencia lectora dado que los lectores interactuamos de forma diferente con los textos según lo que necesitemos hacer con ellos.

competencialectora

Se abordaron las estrategias de lectura utilizando un dossier de textos de carácter diverso, tanto de primaria como de secundaria, que sirvieron para mostrar de forma práctica cómo podemos trabajar en las aulas. Como decíamos al principio, este es un tema que abordaremos en nuestro blog desde diferentes perspectivas.

Ahora os dejamos la presentación utilizada por Felipe y algunos enlaces y publicaciones  que pueden resultar de interés.

Presentación de Felipe Zayas

10 IDEAS CLAVE. La competencia lectora según PISA Felipe Zayas

Orientaciones para la lectura. CAPV. Primaria

Orientaciones para la lectura. CAPV. Secundaria

En Blogge@ndo

Leer versus aprender

Orientaciones en torno a la lectura

 

LA LECTURA EN LA ERA DIGITAL

Crédito de la imagen

En otras entradas anteriores os comentábamos como una de nuestras tareas de este curso ha sido mejorar o dar cuerpo a nuevas propuestas de formación en torno a las habilidades lingüísticas y su relación con las tecnologías de la información y de la comunicación.

Así, hemos renovado un curso que hemos trabajado en bastantes ocasiones con el profesorado “Lengua oral y competencia digital” y hemos puesto en marcha un nuevo curso “Escribir en línea”. Los dos cursos los hemos impartido dentro del antiguo programa Garatu (actual Prest Gara) que es el plan institucional de formación del profesorado del País Vasco.

Pero, además hemos tenido la oportunidad de que desde la Consejería de Educación de la Rioja y desde el CFIE de Burgos  nos invitaran a dar un curso sobre Lectura Digital.

Esto nos obligó a tratar de reunir las ideas, propuestas o proyectos en los que habíamos ido trabajando en los últimos años en relación con el tema. El resultado ha sido un curso con diferentes calas en el mundo de la lectura digital y del hecho digital. Por un lado, hemos tratado de caracterizar lo que supone leer textos digitales, cuáles son sus características, qué habilidades específicas precisan los lectores para su lectura eficaz y cuáles pueden ser los indicadores más relevantes para evaluar el grado de desarrollo de este componente de la competencia lectora del alumnado. Y por otro lado, hemos reflexionado sobre qué aplicaciones digitales pueden ayudar al desarrollo de las estrategias de lectura antes, durante y después del proceso lector, así como qué herramientas digitales nos ayudan en el trabajo sobre los diferentes procesos lectores.  En nuestra última entrada de Educ@contic adelantábamos ya algunas ideas fundamentales en torno al tema.

La utilización masiva de la red ha hecho que los textos digitales se conviertan en indispensables en todos los ámbitos de la actividad humana. Es evidente que muchas de las destrezas necesarias para la lectura de los textos analógicos son las mismas que requieren los textos digitales pero también es cierto que estos últimos, por sus propias características, exigen habilidades especiales que es necesario trabajar en el aula.

La primera gran diferencia radica en las características propias de los textos digitales. Leer en la red significa pasar de un texto plano, lineal, a un texto abierto, plural, que se desdobla en muchos otros textos; es decir pasamos del texto al hipertexto que abre nuevos caminos a la lectura lineal pero que, por ello mismo, fragmenta y dificulta el proceso de lectura. En los textos digitales el lector se encuentra ante diferentes itinerarios posibles en la lectura por lo que es necesario fijar la finalidad de ésta y definir un itinerario de lectura en función de la misma…
Por otro lado, la red trae consigo la aparición de nuevos géneros textuales (entrada, “tuit”, comentarios…), en nuevos entornos comunicativos (foros, redes sociales…), que poseen características propias; son textos, por lo general, breves, fragmentados, menos definidos, multimodales, remixeados, interactivos y cooperativos. A la hora de leer uno de estos textos hay que hacerse con las convenciones propias de cada uno de los géneros. Asimismo, las características de los géneros textuales habituales se difuminan en su versión digital, se diluyen en cierta medida, con lo que es más difícil que el lector se pueda servir de sus conocimientos previos sobre los diferentes géneros para posicionarse ante el texto al comenzar la lectura.

Imagen2
Por otro lado, los textos digitales son con frecuencia textos multimodales, lo cual obliga a ampliar el concepto de alfabetización y de competencia lectora. Por una parte, el uso de elementos gráficos o icónicos pueden apoyar el texto y ayudar a la comprensión, pero, por otro lado, en estos textos, el lector debe establecer el sentido de los diferentes componentes (sonido, imagen, texto…) y las relaciones entre ellos para construir el significado global.
Otra de las características distintivas de la lectura digital es la posibilidad de la interacción. Así pues, también el uso de la interacción debe ser objeto de reflexión en el aula, de alguna manera, estas prácticas van configurando nuestra identidad digital en el sentido de crear una imagen pública de cuáles son nuestros intereses, nuestras opiniones, etc.
Además de todas estas características de los textos digitales, es necesario tener en cuenta otro elemento decisivo que es la sobreabundancia de información generada en la red y la gestión eficaz de la misma. En este sentido, todos los procedimientos de búsqueda, selección y gestión de la información adquieren un nuevo carácter en la red y precisan de habilidades (uso de la búsqueda avanzada, desarrollo de criterios de selección de páginas web…) y herramientas nuevas ( lectores de RSS, gestores de favoritos en línea…) para poder hacer frente con éxito a los objetivos de la lectura.

Asimismo, desde otro punto de vista, proponemos diferentes aplicaciones y herramientas digitales que pueden ser de ayuda a  la hora de desarrollar en el alumnado las estrategias de lectura antes (tablones virtuales, cuestionarios interactivos…), durante (pizarra digital, las herramientas de anotación, subrayado, etc. de aplicaciones como Diigo u otras similares…) y después (mapas conceptuales digitales, infografías…), tanto en la lectura de textos digitales como analógicos.

En esta página podéis encontrar todo el contenido del curso:

Imagen3

CONVERSANDO CON DANIEL CASSANY (II)

Otra entrega con el cuarto y último vídeo de la serie. Enriquecido con un mapa conceptual.

CONVERSANDO CON DANIEL CASSANY

                                                     Crédito de la imagen

Como reseñamos en una entrada del blog, en noviembre se celebró en Bilbao una Jornada sobre lectura “Competencia lectora: caminos para conseguir lectores competentes”, organizada por el grupo de asesorías de lenguas del Berritzegune Nagusia.

Una de las ponencias de la mañana estuvo a cargo de Daniel Cassany que bajo el título de “Nuevas perspectivas de la lectura: lectura digital y lectura crítica fur desgranando las nuevas características y formas de lectura que han propiciado los cambios socioculturales y la evolución tecnológica.

Su estancia en Bilbao nos dio la oportunidad de mantener una charla con él de manera conjunta con Joanba Bergara, responsable de Formación de HABE, en la que abordar de manera más detallada y reposada algunos de los aspectos de la charla de la mañana.

Esta conversación a tres bandas fue grabada por nuestro compañero del Berritzegune Nagusia, Josi Sierra @josi, que la ha dividido y editado en varios vídeos que os dejamos hoy aquí. Desde aquí le agradecemos su trabajo y buenhacer.

FELIZ REFLEXIÓN

LEER VERSUS COMPRENDER: la mejora de la competencia lectora

crédito de la imagen

Durante las últimas semanas el profesorado de nuestra Comunidad anda involucrado en la elaboración de los Planes de Mejora relacionados con la Evalaución Diagnóstica. Desde que este proceso comenzó, en el año 2009, uno de los leiv motiv entre los objetivos de mejora que los centros establecen en sus planes es el trabajo sobre la lectura. El profesorado se queja de que su alumnado no comprende bien los textos y hay un consenso generalizado acerca de que, independientemente del área al que nos refiramos, la escasa competencia lectora influirá definitivamente en el éxito escolar.

Pero leer es un proceso personal y social complejo que exige que el lector ponga en juego diferentes habilidades cognitivas  y que active su conocimiento del mundo y sus conocimientos lingüísticos para poder interactuar con el texto, comprenderlo y construir conocimiento a partir de él. Así pues, cuando un centro se plantea la mejora de la competencia lectora como un objetivo, se enfrenta con un trabajo complejo, que exige tiempo y un compromiso del profesorado para analizar sus prácticas e ir incorporando pequeños objetivos de mejora en relación a algunas de estas preguntas claves:

LECTURA IRMADEL

Uno de los aspectos que estamos trabajando actualmente en los centros es qué tipos de tareas planteamos al alumnado para trabajar y evaluar la comprensión de un texto, ya que esto condiciona, en realidad, todos los demás aspectos. Para ello debemos partir de qué es leer y qué tienen que saber hacer nuestros alumnos cuando se enfrentan a un texto. 

El Marco de Lectura de PISA 2009 define la competencia lectora como “comprender, utilizar, reflexionar y comprometerse con textos escritos para alcanzar los propios objetivos, desarrollar el conocimiento y potencial personales y participar en la sociedad” 1

Según esta descripción, ser lector competente implica ser capaz de llevar a cabo los siguientes procesos:

  • Obtener información.
  • Comprender el texto en su globalidad.
  • Elaborar una interpretación.
  • Reflexionar y valorar la forma del texto.
  • Reflexionar y valorar el contenido del texto.

A partir de ahí, podemos reflexionar sobre ¿qué tipos de tareas de lectura proponemos a nuestro alumnado?, ¿cómo y con qué criterios evaluamos su capacidad lectora?, ¿qué tipos de prácticas y actividades utilizamos para evaluarla?, si usamos cuestionarios ¿qué tipos de preguntas hacemos?, ¿a qué procesos cognitivos se refieren?

Aunque indudablemente hay muchas experiencias interesantes con respecto a la lectura, el propio profesorado reconoce (y así parecen confirmarlo las evaluaciones externas o las diferentes investigaciones) que, a menudo las tareas de lectura que proponemos son tareas simples que activan los procesos más básicos de comprensión pero no favorecen procesos cognitivos más profundos y por lo tanto no generan construcción de conocimiento. Así lo explica, en este breve vídeo, Isabel Solé:

Para un posible trabajo sobre este aspecto en los centros, os ofrecemos dos materiales que nos parecen de gran ayuda para el análisis de la práctica y la mejora de las tareas de lectura.
Por una parte, un material elaborado ya hace unos años por el Gobierno de Navarra dentro del “Marco teórico de la Evaluación Diagnóstica”  que da pistas sobre qué tipos de preguntas proponer al alumnado con respecto a los diferentes subprocesos o habilidades lectoras (obtener/recuperar información, comprender el texto en su globalidad, elaborar una interpretación del texto, reflexionar y valorar sobre la forma del texto, reflexionar y valorar sobre el contenido del texto): Procesos lectores y preguntas ejemplo .

Por otra parte, un material elaborado por las diferentes asesorías de área del Berritzegune Nagusia,  en el que se proponen “Actividades para evaluar la comprensión lectora”,  con ejemplos concretos de tareas para evaluar la comprensión de un texto. Son tareas, todas ellas, que se plantean dentro de proyectos o secuencias didácticas, para trabajar la lectura en las diferentes áreas y que van acompañadas de cuestionarios en los que se pone en práctica la reflexión teórica anterior, proponiendo preguntas referidas a todas las habilidades necesarias para la comprensión profunda de un texto (obtener/recuperar información, comprender el texto en su globalidad, etc.).

1 La lectura en PISA 2009. Marcos y Pruebas de la Evaluación, http://www.educacion.gob.es/dctm/ievaluacion/

internacional/lectura-en-pisa.pdf?documentId=0901e72b8072f8d9.