Ayudando a comprender los textos en el aula

Seguro que los problemas de comprensión lectora son unos de los que más preocupan al profesorado, en general, y al profesorado de lenguas, en particular. “No entienden lo que leen” , “no tienen recursos ante las dificultades de comprensión”, “si no entienden los textos cómo van a aprender los contenidos”, etc.

En una entrada anterior, reseñamos el libro “Estrategias de lectura”, de Isabel Solé, que, para nosotras fue y sigue siendo un referente en este campo. Hoy queremos traer al blog la obra de Emilio Sánchez de Miguel, también inspirador para nosotras desde sus primeros libros, como “Los textos expositivos. Estrategias para mejorar su comprensión” (1986) o “Procedimientos para instruir en la comprensión de textos” (1989), ambos descatalogados actualmente (quizás podáis encontrar una versión en pdf en internet). En el 2010, nos reencontramos con él cuando publica, basado en una investigación de prácticas de aula, “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” junto con una Guía para el profesorado que nos parece un material realmente útil y que queremos compartir con vosotros.

Emilio Sánchez de Miguel es catedrático en el Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Universidad de Salamanca, y con un grupo de profesores de la Universidad de Salamanca dedicados a la Psicología de la Educación lidera el Grupo A.I.A.P.E. (Aprendizaje, Instrucción y Análisis de la Práctica Educativa)

El propósito principal de este grupo, como ellos mismos apuntan es ” plantearnos cómo conectar los conocimientos generados en el mundo académico con la práctica profesional.”, lo cual es muy de agradecer en un ámbito universitario que, a menudo, teoriza sin buscar demasiados puentes con la experiencia docente de las aulas.

Con dos de compañeros del A.I.A.P.E., García Pérez, José Ricardo y Rosales Pardo, Javier, publica en 2010, en la editorial Grao, el libro “La lectura en el aula: qué se hace, que se debe hacer y qué se puede hacer” .

Este libro, que os recomendamos, da soporte teórico y recoge la experiencia de investigación llevada a cabo con docentes de primaria y secundaria sobre las prácticas de aula en torno a la lectura. Como los autores dicen: “… el núcleo del libro no son los conocimientos teóricos sobre la lectura, sino el análisis de lo que ocurre en las aulas cuando alumnos y profesores leen y usan textos relacionados con objetivos y contenidos instruccionales”.

El libro se divide en tres grandes partes o retos, como ellos los denominan.

El primero es el “Reto del alumno” , que se centra en qué significa comprender, cuáles son las las competencias de un buen lector y cómo se fomenta la comprensión lectora desde la idea de “ayudar a comprender” frente a la de “enseñar a comprender”.

El segundo es el “Reto del profesor”, donde los autores recogen y explican la investigación realizada y se fijan en aspectos del “qué se hace” y “que se podría hacer”, en base a “que se debería hacer”: cómo se organiza la participación de alumnos y profesores durante el desarrollo de una lectura en el aula, si se planifica y cómo se planifica la lectura, qué estrategias de lectura se utilizan, que tipos de ayuda se presta a los alumnos en el proceso de lectura y qué obstáculos hacen tan difícil el cambio.

El tercer y último reto es el “Reto del asesor” que nos da pistas sobre cómo ayudar al profesorado para que ayude a sus alumnos/as.

Vinculada con el libro y la investigación realizada se publicó también en Leer.es, portal al que Sánchez Miguel ha estado muy vinculado desde su inicio, una “Guía para mejorar y trabajar la comprensión durante la lectura del libro de texto en clase” (Secundaria) dirigida más directamente al profesorado (hay una versión que incluye también la experiencia de Primaria), cuya lectura y aplicación os recomendamos muy especialmente. Esta Guía es un material aún más enfocado a analizar la practica de aula con respecto a la lectura de los textos y a proponer estrategias para planificarla desarrollarla y evaluarla mejor. Todo ello con un sentido práctico y realista, sabiendo que las dinámicas de aula creadas no se cambian de la noche a la mañana, y por lo tanto proponiendo un camino, paso a paso, para mejorara nuestras prácticas educativas con respecto a la lectura,

La Guía se divide en cuatro grandes partes:

  • Cómo planificar
  • Cómo evaluar
  • Cómo ayudar
  • Lo que cuesta cambiar

Cada una de los tres primeras, a su vez, tienen la misma estructura dividiéndose en cinco apartados fijos:

  • I ¿Por qué es importante…(en cada caso)?
  • II Algunos ejemplos.
  • III Para pensar en cómo…(en cada caso).
  • IV Un camino hacia el cambio.
  • V Para seguir pensando.

La cuarta parte, sin embargo, con otra estructura, se divide en estos cuatro apartados:

  • I Falta de conciencia del texto.
  • II Confundir temas con logros.
  • III No dar importancia al texto.
  • IV Desmigar.

Esta Guía presenta ejemplos de prácticas reales de profesores/as, tomados de la investigación, sobre cómo planifican y evalúan la compresión de un texto leído en clase y qué tipos de ayudas brindan al alumnado en este proceso. Una virtualidad interesante de este material es que utiliza textos normales, de los que usamos habitualmente en cualquier área cuando vamos a introducir o trabajar un tema, pero el reto es cuestionarnos ¿cómo presentamos el texto al alumnado? ¿proporcionamos alguna ayuda? ¿damos alguna instrucción de cómo hacer la lectura? ¿planificamos la lectura? ¿cómo comprobamos si están comprendiendo? ¿cómo les ayudamos a comprender mejor?… La investigación parece demostrar que hay una distancia importante entre lo que decimos/creemos que hacemos y lo que realmente hacemos. En ese sentido, ver los ejemplos, que los autores van desgranando en base a un protocolo modelo que plantean, es una buena forma de diagnosticar nuestra práctica y ver, a la vez, cómo ir incorporando pequeños cambios que ayuden a que le comprensión del texto sea más efectiva.

La Guía es un material que está en la red en un formato pdf descargable y en formato de presentación digital (el que incorpora también la parte de primaria). Al utilizar ejemplos de textos de sociales u otras áreas nos parece un material muy interesante para compartirlos con todo el profesorado en el caso de querer desarrollar un Plan lector de centro, por ejemplo. Plantea un protocolo de actuación realista, abordable por cualquier profesor de cualquier área y nos hace más conscientes de cómo trabajamos la comprensión de los textos en el aula porque, como decíamos en el título, lo que nos interesa a todos/as es ayudar a nuestro alumnado a comprender lo que leen. Esa es la llave para el resto de los aprendizajes, en la escuela, y en la vida, dentro de la sociedad alfabetizada del siglo XXI.

Es un material fácil de leer y muy vinculado a la práctica. Nosotras lo hemos trabajado en seminarios con profesorado de Primaria y Secundaria y nos parece muy recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s