“Reparar la escritura” para aprender a escribir

Descubrimos a Daniel Cassany, hacia 1990, a través de su primer título “Describir el escribir. Cómo se aprende a escribir” y la lectura de esta obra fue como un fogonazo porque por primera vez encontrábamos a alguien que explicaba de manera clara cómo se aprendía a escribir y, en consecuencia, como se podía enseñar a escribir. Eran contenidos que a lo largo de los años de la carrera no habíamos ni atisbado y que, sin embargo, habíamos echado en falta desde el primer momento en el que entramos en las aulas. No sabíamos cómo hacer para ayudar al alumnado a escribir porque no sabíamos en que consistía este proceso. Daniel Cassany nos lo explicaba con la prosa rigurosa pero clarísima que caracteriza todas sus publicaciones. Desde entonces, sus libros (Enseñar lengua, La cocina de la escritura…) nos han acompañado en el camino de explorar nuevas maneras de abordar la didáctica de la lengua en las últimas décadas. Hemos aprendido y disfrutado de su escritura y, también, de su palabra en los múltiples cursos, congresos… que hemos compartido. 

Es difícil escoger uno de sus libros para reseñarlo y, aunque en los últimos tiempos se ha centrado más en el ámbito de la lectura crítica -al que volveremos en otra entrada- nos ha apetecido recuperar este Reparar la escritura, su segundo libro editado, porque nos parece que en su momento abrió nuevas perspectivas en un campo de trabajo tan necesario, y a su vez tan frustrante a menudo para el profesorado, como es la revisión y corrección de textos, y que por otra parte, a nuestro entender, sigue teniendo total vigencia en nuestros días.

¿Quién no se ha cuestionado más de una vez en su práctica de corrección si realmente servía de algo lo que hacía, a dónde iba ese papel lleno de marcas rojas que devolvía al estudiante, qué incidencia tenia en el aprendizaje y mejora de la escritura del alumnado? En este libro de apenas 129 páginas Cassany pone en cuestión ya en el año 93 (la ultima reimpresión es del 2009), cómo corregimos los textos para realmente “reparar la escritura”, es decir, mejorarla,  que debería ser nuestro verdadero objetivo.

Parte de un marco teórico en el que apuesta por una corrección procesual, siempre dentro del proceso de composición del texto, en la fase de revisión, ya que esta es la única manera de que el alumnado se haga consciente de sus errores y pueda/deba corregirlos, reescribiendo el texto para llegar a un texto final, si no perfecto si, al menos, “reparado”. ¿De qué se trata,ju de constatar lo mal que escriben los alumnos y ponerles una nota? o ¿de ayudarles a aprender a analizar y mejorar sus textos dándoles herramientas (criterios, listas de control, fichas de autoevaluación…) y tiempo (fase de revisión) para mejorar su escritura? La queja a menudo en este sentido es la falta de tiempo, lo arduo de las revisiones de los textos, lo que se alarga el proceso de escritura, etc.  Pero, como nos dice Cassany, y todos sabemos, la única manera de aprender a escribir, de mejorar un texto, es reescribirlo una y otra vez hasta llegar a una versión que resulte aceptable. Y es precisamente en ese proceso de cambiar un elemento por otro y ver cómo funciona, de eliminar, de añadir, de cambiar el orden…  cuando aprendemos a escribir. 

A partir de ahí, Cassany plantea una serie de preguntas clave: ¿Qué objetivos tiene la corrección? ¿Vale la pena corregir? ¿Qué errores es preciso corregir? ¿Quién tienen que corregir? ¿Cuándo es preciso corregir? ¿Qué hacen los alumnos con las correcciones? etc. A través de sus respuestas va configurando una forma diferente de corregir frente a la corrección tradicional. En aquel momento parecía muy osado cuestionar si había que corregir todos los errores en todos los textos (¡cómo no!) o si había que corregir todos los textos de los alumnos (¡por supuesto!), o cuál es la diferencia entre un error y una falta y hasta que punto no nos centrábamos excesivamente en estas últimas, dejando de lado los elementos que más obstruyen realmente la eficacia de un texto escrito (coherencia, cohesión, adecuación).

La tercera parte del libro ofrece diferentes técnicas de corrección (Negociación sobre la corrección, Marcas de corrección, Listas de control, Bitacoras, Reformulación de un texto, La subasta…) con ejemplos de textos reales que nos sirven de modelo para llevar al aula.

Por último “Diez consejos para mejorar la corrección” y una “Hoja informativa para los alumnos” que resumen un poco todo el planteamiento del libro.

Quizás algunas de sus propuestas ya son conocidas. Seguro que muchos de estos criterios ya se han ido incorporando en algunas prácticas de aula pero creemos que la revisión y corrección de textos formativa y eficaz sigue siendo un reto para el profesorado de lenguas y este libro de Cassany sigue siendo una buena brújula para orientarnos. Os animamos a que conozcáis o revisitéis este clásico de la didáctica de la lengua. Un libro fácil de leer, dinámico y muy práctico. ¡Qué lo disfrutéis!

Datos del libro: Reparar la escritura. Didáctica de la corrección de lo escrito, Biblioteca de aula. Serie Didáctica de la lengua y de la literatura. 1º Edición: abril 1993. 14ª reimpresión: septiembre 2009. Editorial GRAÓ, Barcelona. 

Datos del autor: Daniel Cassany es profesor e investigador de Análisis del Discurso del Departament de Traducció i Ciències del Llenguatge, en la Universitat Pompeu Fabra, en Barcelona (España). Es licenciado en Filología Catalana y doctor en Didáctica de la lengua. Ha publicado más de 16 monografías sobre comunicación escrita y enseñanza de la lengua, en catalán, español y portugués, como Describir el escribir (1987); La cocina de la escritura (1993); Reparar la escritura (1993); Construir la escritura (1999); Tras las líneas (2006); Taller de textos (2006), Afilar el lapicero (2007), Enseñar lengua (1993, en coautoría), En_línea: leer y escribir en la red (2015) y Laboratorio lector (2019). Ha publicado unos 100 textos entre artículos científicos en boletines y actas en congresos, también en inglés y francés. Forma parte del consejo asesor de unas 15 revistas de letras, humanidades y enseñanza de la lengua en el ámbito catalán e hispano. Ha sido profesor invitado de postgrados, maestrías y doctorados de calidad en universidades e instituciones de más de 25 países, en Europa, América y Asia. Ha colaborado con los ministerios de educación de Catalunya, Galicia, Euskadi, España, Argentina, Chile y México, en programas de promoción de la lectura y la escritura. Desde 2004 dirige el grupo de investigación sobre Literacidad crítica.

Pero quizás mejor que esta serie de datos es ver su propio vídeo de presentación.

Una respuesta a ““Reparar la escritura” para aprender a escribir

  1. Pingback: TRAS LAS LÍNEAS |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s