Archivo mensual: octubre 2017

XXVII CONGRESO FEAE: DIÁLOGO Y CONSENSO EN LAS ORGANIZACIONES EDUCATIVAS

 

Gabilondojpg

Siguiendo con la crónica del XXVII Congreso FEAE al que asistimos, en esta entrada os traemos las palabras de Ángel Gabilondo. Ángel Gabilondo es catedrático de Filosofía y ex ministro de Educación, Doctor “Honoris Causa” por varias Universidades y sobre todo un orador excepcional. Es difícil escuchar a Ángel Gabilondo y no  dejar de asentir, sonreír y sobre todo es difícil no compartir sus palabras.

En esta ocasión el tema era “Diálogo y consenso en las organizaciones educativas”. Aquí termina nuestra voz y comienza la suya:

“Para ponerse de acuerdo con alguien no hace falta que piense como yo, los acuerdos hay que tenerlos con quienes no se coincide y no hay por qué sospechar de quienes no coinciden.

Consenso es tener un “senso común”. Diálogo no es intercambiar posiciones. Consenso es sumergirse con alguien en algo, pero no hay recetas para llegar a acuerdos porque cada uno de nosotros somos un acuerdo. Un acuerdo hecho de decisiones, dudas, sentidos, contrasentidos…

Plutarco decía que hay que preparar bien las conferencias pero” no por parte de quien la da,  sino por parte de quien asiste” para pensar si se está dispuesto a pensar de otra manera y ser de otro modo. Lo que caracteriza las cuestiones es estar siempre en duda. Tenemos que aprender a tomar decisiones en un mundo de controversia, en un mundo de incertidumbres y generar espacios de decisión compartida. Solo a través de las discusiones se pueden tomar decisiones con “con senso”.

Los acuerdos son pertinentes porque tenemos que preferir elegir y debatir de manera compartida. No basta tener valor sino tener poder para participar e implicarnos en el cambio del mundo, si no es así, no merece la pena vivir. La arrogancia y el engreimiento son los peores enemigos para el entendimiento. Ante ellos hay que ser rigurosos.

¿Qué acuerdos podemos lograr si no tenemos en cuenta el legado que se nos ha transmitido? Los acuerdos hay que construirlos, forjarlos, labrarlos, cultivarlos…verbos que implican trabajo, esfuerzo.

 El acuerdo supone poner las condiciones para conseguirlo, pero también el proceso es importante y no se puede llegar a acuerdos educativos sin la participación de todos los miembros de la comunidad educativa. Ser riguroso en el sistema educativo es ser flexible.

El acuerdo no es narrar lo ocurrido sino transformar,  el acuerdo es ir juntos tras algo, y cuando trabajas con alguien por algo, el vínculo que se crea es muy fuerte.

 Por ello, no es la búsqueda del término medio ni sustituir lo del uno por el otro. Acordar es comprender, objetivo de la educación, comprender otros modos de ver la vida, otras religiones, pensar en la inserción en un mundo donde se creen espacios éticos de convivencia  y, por ello, se necesitan los acuerdos porque la autoridad del consenso es superior a otras.

El mayor enemigo de un acuerdo es no desearlo, el enemigo es la indiferencia. Hace falta  voluntad y hay que vencer con la voluntad.

Si una propuesta está hecha con resentimiento, no suele triunfar y hay peritos en desanimar, en echar las cosas por tierra, en remarcar la negatividad…

Y para terminar dos afirmaciones :

  • Una de las cosas más innovadoras de educación es comprender que hay muchas maneras de hacer bien las cosas, no hay un manual para aprender.
  • Otra, hay que querer mucho al alumnado, si no se espera nada de un alumno,  fracasará.”

Gracias por esta lección de “cordura” y “sentido común”

 

Anuncios

XXVII CONGRESO FEAE: DIRECCIÓN Y LIDERAZGO EN CENTROS EDUCATIVOS

Enhorabuena a los ponentes, a los asistentes, y por supuesto, a la organización por unas jornadas de tan alta calidad. El trabajo callado durante un año ha cristalizado en un encuentro en el que hemos escuchado afirmaciones como:

“La innovación y la necesidad de cambios, de catarsis debe estar centrada en el alumnado. Hemos de establecer estrategias para que el alumnado sea capaz de moverse por el mundo y quizás rompiendo las asignaturas para tratar al alumnado de forma global y transversal… la educación es el arma más importante para transformar el mundo” …son palabras de Coral Regi, directora de la Escola Virolai de Barcelona,  una de las participantes del Congreso.

Al igual que Coral, muchas de las intervenciones se centraron en el papel de los docentes y de las direcciones escolares en el cambio educativo. Hoy queremos dejaros las palabras de Adela Cortina. Ella fue la encargada de abrir las jornadas, y mientras realizaban su presentación, la filósofa se enteró de la concesión de la alta distinción de la Generalitat Valenciana 2017. Miembro de la Real Academia de Ética, Doctora Honoris Causa de varias Universidades, Premio Nacional de Ensayo, autora de múltiples publicaciones e investigaciones, impartió la conferencia inaugural con una ponencia sobre “Ética de las Organizaciones. Responsabilidad social corporativa aplicada a los centros”.

Vamos a comenzar destacando esta afirmación: “Difundir valores éticos es una tarea fundamental.”
Y vamos a continuar desgranando algunas citas significativas escuchadas en su intervención: Kant hablaba de dos retos, el reto del gobierno y el de la educación y este último es mucho más complejo ¿por qué? La persona lo es por la educación, es lo que la educación le hace ser y ésta es la tarea más importante que tiene la sociedad.
Siguiendo con las citas de Kant, Adela subrayó una idea que debería estar presente en la educación y que ya enunciaba el filósofo sobre la importancia de educar para el futuro mejor: “la educación debe fortalecer la semilla del cosmopolitismo que llevamos dentro y nos hace ser mejores personas y ciudadanos del mundo”.
Pero ¿para qué futuro?, ¿en qué educar? ¡ Si ni sabemos con qué se van a encontrar y en qué entorno van a vivir! … La única salida inteligente es crear el futuro de forma anticipada porque el futuro depende de lo que hagamos ya que tendremos el futuro que vayamos construyendo.
Adela hablaba de la absoluta necesidad de establecer unos mínimos en los que todos debemos estar de acuerdo y de ver la educación como una actividad igual que la sanidad o la política en la que hay que pensar. En concreto, en la actividad educativa es importante pensar la meta a la que se dirige, ¿educación para qué?… porque” la educación oferta un bien pero si ese bien no está correctamente dirigido y no está claro el para qué, no sirve para nada.”

En la comunidad educativa intervienen diferentes agentes: padres, educadores, redes sociales, medios de comunicación… y debería haber unos mínimos de justicia en los que todos deberíamos educar. Luego, cada uno trabajará por los máximos, pero no trabajar en los mínimos sería caer en la injusticia social, en la inhumanidad.

Con relación a la ética de las personas y las organizaciones, Adela subrayó que por supuesto que las personas deben ser éticas, pero también las organizaciones. Y en concreto,  las organizaciones educativas ya que son agentes morales y deben ser éticas. Si una organización, en este caso la organización educativa, no cumple los valores de la organización, eso implica que  quienes están dentro  de la organización deben ser héroes y no podemos pedir eso a sus miembros, por ello la premisa de partida es tener organizaciones éticas que sean responsables de las actuaciones de sus miembros .

Adela Cortina ha creado un término que formará parte del diccionario de la RAE  en breve  “Aporofobia” “el rechazo al pobre”del  griego “aporos”, el que no tiene recursos y, como ella citó, es necesario poner nombre a las cosas, porque lo que no tiene nombre parece que no existe.

Los seres humanos somos seres necesitados de que nos den cosas  “Tú haces y yo te hago” pero tenemos tendencia a incentivar las iniciativas de los que nos pueden devolver algo y se satisfacen expectativas falsas. Los centros deben saber qué expectativas se satisfacen porque debemos educar para la inclusión. Es fundamental que todos eduquemos satisfaciendo las expectativas legítimas no la de aquellos colectivos que por poder o por otras causas puedan devolver algo y sin mirar quién puede ser el “aporos”.

Para ir terminando, estos fueron algunos de los puntos que Adela destacó en relación  a los valores de las organizaciones:

  • Manejar el material humnado con un proyecto compartido
  • Tener mínimos
  • Comunicación transparente
  •  Participación y corresponsabilidd
  • Agilidad en las organizaciones y contar con las iniciativas de todos
  • Generar confianza
  • Satisfacer las expectativas de sus miembros
  • Tener en cuenta la inclusividad
  •  Asumir la responsabilidad

Y los ejes de la educación

  • Educar en conocimientos (que van a evolucionar por supuesto) y habilidades.
  • Educar para intentar buscar la felicidad y tener la prudencia inteligente de buscar una vida de calidad.
  • Educar en sabiduría moral, educar en la justicia social porque las sociedades con bienestar se sienten incómodas con la justicia.
  • Educar en el S. XXI es educar ciudadanos  bien informados, prudentes, personas con corazón, sentido de la justicia y  gratuidad y fomentar la compasión (empatía de sufrir con el otro y ayudarlo a salir de su situación).

Después de leer sus palabras nos toca reflexionar…