Contrato TIC

1417635775_fdbcbbdde9_m.jpg 

Durante algunos encuentros blogueros, memes o wikis he preguntado en más de una ocasión a los profes más avezados en el uso de las TIC por algo que aún me sigue preocupando. Me refiero al tiempo que los alumnos dedican a chatear, jugar o mirar el correo en el ordenador a la menor distracción del profesor. Sé –lo sé desde hace mucho, lo confieso- que es un mal menor, que siempre que los alumnos tengan tareas concretas y perfectamente definidas evitamos la tentación, pero también la práctica diaria me demuestra que los ratones y el cuadradito de minimizar bailan al son de mis pasos. Casi siempre. Independientemente de que la actividad sea más o menos interesante, amena o entretenida. Indefectiblemente tengo que alzar la voz y reprender la conducta de uno o varios alumnos por lo que considero una mala utilización del ordenador.

Por ello y consciente de su valor simbólico –nada más y nada menos- he decidido este curso crear el contrato TIC donde, además de mostrarles la manera correcta de encender y apagar el ordenador, les enseño el nombre de usuario y contraseña –necesarios en la red del centro- y los principales programas que utilizaremos durante el curso, a través de una pequeña presentación obligo a que los alumnos participen y aclaren algunos términos que lo conforman. He aquí el listado de reflexiones que hemos elaborado y discutido entre todos: 

  • Un ordenador escolar es un ordenador especial.
  • El aula de informática no es un salón recreativo. 
  • El aula de informática no es ciber-café.
  • En el aula de informática se precisa material escolar (bloc, lápiz. boli…).
  • El ordenador no es un discman.
  • Internet es más que Google.
  • Internet es más que Messenger.
  • Internet es más que Correo Electrónico (e-mail).
  • El ordenador es sólo un medio, nunca un fin.
  • Las herramientas TIC tienen que ser transparentes.
  • Lo importante son los contenidos curriculares.

Una vez revisadas todas las ideas del Contrato, les invito a firmarlo con libertad, pero con responsabilidad. Exactamente los términos del contrato dicen así:

“Yo, Asier Urrutia de 3º de la ESO, DECLARO que comprendo y acepto los términos del Contrato TIC y me comprometo a utilizar con responsabilidad el ordenador, con una finalidad exclusivamente académica.”

Lo repito: sé que es un mero acto simbólico, pero de símbolos está lleno nuestro quehacer diario, así que estos pequeños guiños éticos y educativos, creo que son útiles, aunque mi duda inicial no llegue nunca a disiparse. ¿Alguien me sugiere algo más eficaz y comprobado con éxito?

Imagen tomada de Flicrk

4 Respuestas a “Contrato TIC

  1. Muy interesante, Marcos. Evidentemente, las dudas siempre están ahí, pero me pregunto porqué tenemos tanto miedo al mal uso del ordenador y no tanto al del cuaderno tradicional (se puede jugar a barquitos, dibujar mientras el profe explica, pasar mensajitos al compañero…). Es verdad que internet es un campo inmenso y diverso al que es difícil ponerle puertas pero creo que iniciativas como la que propones es más crealista y efectiva que negarse a usar el ordenador por miedo a … La competencia digital pasa no sólo por usar la tecnología sino también por tener criterios acerca de su uso, saber discriminar, adecuarse a diferentes tgipos de uso… Hacer reflexionar al alumnado sobre todo ello me parece muy educativo y seguro que, en alguna medida, eficaz para un mejor aprovechamiento de la clase que se desarrolla ante el ordenador. ¡Buena idea!

  2. Según iba leyendo tu entrada se me estaban ocurriendo las mismas ideas que ha expuesto Irene. En el ordenador se ve palpablemente la falta de atención pero en una clase tradicional ¿ qué tiempo hay de atención y cuánto de distracción? ¿Cuánto tiempo muerto sin concentrarse en ninguna tarea? (muchas veces porque no las hay.
    El contrato me parece una idea genial y merece la pena extenderla. Si me das permiso en los cursos de este año la pasaré. Otro paso más.

  3. Muchas gracias a ambas. Me daba un poco de vergüenza -lo confieso- mostrar en público algo que parece un tanto ingenuo, un tanto pueril, pero es lo único que se me ha ocurrido para hacerles ver a mis alumnos que es algo que me preocupa mucho y para que reflexionen ahora que estamos a tiempo de corregir actitudes y comportamientos equivocados. Por supuesto que la idea la puedes utilizar, Marimar, aunque sigo manteniendo mi duda existencial: ¿servirá par algo?

  4. Marcos, sirve para que otros tomemos ejemplo. A mí el modelo de contrato me parece muy útil, si como tú dices, es el resultado de una reflexión conjunta y se redacta en grupo. En nuestro centro, usamos los contratos de conducta. Los compromisos se redactan con el alumno y éste los firma. Si no cumple el contrato, se le expedienta.
    Es una estrategia dialogante que enseña a comprometerse a unos jóvenes a los que no se les enseña a contraer responsabilidades. Creo que hay un aprendizaje en valores muy importante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s