“Quid pro quo” 2

26781.jpg

“-¿Aún oyes los corderos, Clarice?” Aún los oigo, Dr. Lécter, aún los oigo…

Resulta que una de las cosas que más me sorprendió cuando comencé a asomarme de puntillas al mundo de la Web 2.0. es que todo el mundo ofreciera libremente su tiempo, su trabajo, su vida. Sorprendente sí, en este mundo en el que todo se compra y todo se vende, que haya personas que ofrezcan su trabajo sin pedir nada a cambio. Un trabajo que, en la mayoría de los casos, estaría más que justificado que supusiese, al menos, un esfuerzo conseguirlo. No, en absoluto. “Alegremente”, van y lo cuelgan y, claro, “alegremente” van y lo copian. 

Ciertamente todo lo que gira en torno a la Web 2.0 está basado en la filosofía de mi mentor, el Ilustrísimo Sir Aníbal Lécter, -sí, así con tildes y todo-: “quid pro quo, Clarice, quid pro quo…”, aún resuenan en mi cabeza aquellas palabras. Y así es: quien algo quiere, algo tiene que ofrecer, quien algo da, algo tiene que recibir; esto es así desde los tiempos del trueque –hermosa palabras, por cierto-. Pero resulta que algunos no están por la labor o no han querido entenderlo así, lo que es peor.

Leo en diferentes blogs (Lu, Isidro, Felipe, Lourdes) que hay un problema con el blog Planeta Educativo de Víctor Cuevas y Luis Barriocanal. Al parece hay un nuevo Avellaneda en la red, como dice Lu, con intereses más que comerciales que se ha apropiado del nombre y de contenidos del blog. El desconocido muestra su enfado y cuelga en pdf a cuantos se atreven a denunciarlo. Hasta aquí lo sucedido…

Aquí es donde yo quería llegar. Lo que Isidro se temía en “Copy – Paste – Copia – Pega” se ha hecho realidad. El trabajo de cada cual es absolutamente sagrado y absolutamente respetable. Deberían habilitarse unas normas mínimas de educación, de reconocimiento de autoría y de utilización de un trabajo con su cita correspondiente, como se ha hecho toda la vida en cualquier trabajo de investigación. Este es el “quid pro quo”.Quizás sea una labor futura que haya que clarificar cuanto antes. ¿Ayerbe, tal vez?

Marcos Cadenato Chaning

planetaeducativo.png

3 Respuestas a ““Quid pro quo” 2

  1. Muy fino, Marcos. Escribes con acierto y además de apuntar soluciones interesantes, recoges las ideas de otros (bien citadas, por supuesto). Esto es el blog y tú eres un bloguero. A ver para cuándo ese blog personal…

  2. Gracias, Marcos, por esta reflexión. El rostro amenazante de Anibal mirándonos desde arriba da un poco de miedo, exactamente igual que esos nuevos vámpiros informáticos que hincan el diente a todo lo que pueden. Choca esa mezquindad con la enorme generosidad de todas las personas que ponen al servicio de todos nosotros su creatividad y su trabajo. Seguro que Ayerbe puede ser un buen sitio para pensar sobre esto y buscar soluciones efectivas. En cualquier caso hay que encontrarlas.

  3. Muchas gracias, Patxo. Muchas gracias, Irene. No sé si lo soy o no, pero que empiezo a tener conciencia de bloguero, quizá. En cualquier caso, aún es pronto, muy pronto, para atreverme a semejante osadía. Mi querido Dr. Lécter se comería mi hígado con quianti, como el de tantos y tantos vampiros telemáticos. En fin, todo se andará y, de momento, vamos aprendiendo, que no es poco.

    Marcos Cadenato Chaning

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s