ENSEÑAR Y APRENDER

                                   pizarra 

Hace un año, mi buen amigo Rafa Pilar,   me recomendó la lectura de un artículo titulado “La nueva educación para la Sociedad del Conocimiento”, escrito por Javier Martínez Aldanondo. Era un artículo largo, ameno, provocador. Después de leerlo, busqué su dirección de correo y le mostré mi reconocimiento por lo que consideré un análisis bastante certero de algunos de los males que padece nuestro actual sistema educativo.

Como profesor de Lengua, el artículo me hizo reflexionar y me planteó algunas preguntas:

¿Priorizamos el aprendizaje de las competencias que sabemos que serán básicas para la vida?¿Enseñamos a que aprendan?¿Enseñamos lo que necesitan aprender? ¿Por qué los profesores estamos más preocupados por lo que enseñamos que por lo que necesitan aprender? ¿Por qué en una materia tan instrumental como la nuestra, los profesores seguimos siendo, en general, más actores que facilitadores? ¿Por qué muchos jóvenes terminan la enseñanza obligatoria sin ganas de leer y con escasa competencia para escribir?

La semana pasada leí otro artículo similar del mismo autor, “La dictadura de la educación”. No tiene desperdicio. Vuelve a plantear cuestiones tan fundamentales como qué y cómo enseñamos. Según él, preparamos a los niños para memorizar, aprobar exámenes y sacar buenas notas y no para ser autónomos, capaces de decidir, de aprender…La escuela sigue enseñando muchas cosas que sabemos con certeza que no van a necesitar en el futuro. Seguimos educando para el mundo de ayer, a pesar de saber que muchas de las habilidades requeridas para el mundo de hoy no forman parte d el curriculum. En fin.

Anuncios

2 Respuestas a “ENSEÑAR Y APRENDER

  1. Acabo de leer el comentario ENSEÑAR Y APRENDER, y tengo que felicitar a su autor por lo acertado del tema. Como profesor que soy es una constante duda que me planteo, un espejo ante el que me enfrento. Aldanondo da en el clavo. Sus artículos, además de amenos, son libros abiertos de la farsa que supone, en ocasiones, el sistema educativo.
    Tengo ante mí la tarea de describir el perfil de un profesor para un proyecto de innovación. Aldanondo diría simplemente, que este dispuesto a poner sus sistemas y conocimientos al servicio del aprendizaje vital de sus alumnos. Entiendo vital como aquello que les servirá en su vida, tanto personal como laboral. Sin duda ese profesor verá de cerca el precipicio del sistema educativo, pero sus alumnos no le olvidarán jamás. Intuyo que el autor de ENSEÑAR Y APRENDER es uno de ellos. Gracias por ponernos ante el precipicio.

  2. Gracias a tu comentario he tenido oportunidad de leer el artículo que mencionas en el mismo. La verdad es que hay muchos aspectos interesantes y con capacidad para suscitar profundos debates. La idea de la escasa evolución del sistema educativo frente a otros aspectos de la vida es una absoluta realidad. ¡Qué poco ha cambiado en las aulas con todo lo que ha cambiado la vida! Nos aferramos al papel de transmisores de información cuando la saturación informativa del alumnado es total y llega por otros canales.
    También la idea de aprender a hacer haciendo es básica. Así lo estamos intentando en nuestro Seminario, esperemos que dé los frutos que esperáis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s